martes, 27 de marzo de 2012

Adiestramiento animal



Hace unos meses comenté acerca de mi enemistad declarada con el perro de la casa, enemistad que es mutua y creciente.

En el mismo post hablaba de la postura protectora que mi mujer adquiere para con mi Némesis canino.

Al día de hoy, no termino de entender por qué extraña razón dejar una toalla tirada en el baño merece una actitud reprobatoria mucho más enérgica que mear el sillón, la mesa del living y (en más de una oportunidad) MI almohada.

Finalmente y ante el fracaso de las técnicas intuitivas que nunca funcionaron, decidimos encarar el tema asesorándonos con una profesional en comportamiento animal. Encaramos un proceso coordinado de elevar la jerarquía, acompañado de acciones más directas: un reto, un buen golpe con un diario, refregar la trompa por el lugar del “evento” y con una orden enérgica, sacar al "transgresor" al patio por un rato ignorando sus protestas.

Para que la técnica tenga éxito, también mis hijos se tuvieron que acoplar al proceso participando activamente del adiestramiento.

Hoy, que ya pasaron unos meses, podemos decir que todo ha funcionado de maravillas. Claramente el adiestramiento ha rendido sus frutos.

El perro sigue meando donde se le ocurre, sobre todo en mi almohada, pero ahora, cada vez que dejo una toalla tirada no espero el reto: tomo el diario, me pego en la cabeza, refriego mi cara sobre la toalla y con la actitud sumisa adquirida en este período de adiestramiento, salgo solito al patio, cierro la puerta y espero que me den la orden de volver a entrar.

Mientras tanto, aprovecho para escribir esto. 

14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Se agradece! Sobre todo viniendo de una autoridad como usted.
      Será mucho pedir un empujoncito viralizador??

      Abrazo!

      Eliminar
  2. Aguante la ficción, carajo! jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mire Doña Ro´, con todo respeto... no se de qué ficción me habla!! Encima acá en el patio hace un frííó!! :-)

      Eliminar
  3. No tengo el gusto de conocerte, pero me siento muy cerca tuyo...
    Pienso y pienso y nunca llego a entender en que momento y por que inexplicables razones acepte que un animal comparta mi residencia.
    Ahora YA es tarde, no hay vuelta atras, al menos sin tener que pagar un precio alto, ya sea infringiendo alguna ley o con enrome rechazo de la familia.
    Solo nos queda compartir la historia para prevenir que a mas hombres les siga pasando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas, Dany, debemos compartir nuestras experiencias para evitarles a otros nuestro calvario.
      Deberíamos hacer un llamamiento:
      "Despertad, congéneres!! Ese pequeño cachorro que tanta ternura despierta, sólo está tratando de usurpar vuestro lugar. A poco de llegar, habréis perdido toda posibilidad de ser el dueño de casa. Despertad a tiempo!! Elegid una mascota acorde a vuestra naturaleza: un canario embalsamado, por ejemplo!"
      Saludos y gracias!!

      Eliminar
  4. Ya vas a aprender wacho! Alas wenas o alas malas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será a las malas, como corresponde!

      Saludos!!

      Eliminar
  5. Definitivamente lo tuyo no son los perros proba con los gatos.

    El chora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo, Chora!!!! Llego a probar con un gato y me paso el resto de mi vida en el patio castigado... ;-)

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. No creas, Matias. Domos mucho más que dos.
      Ahora que lo pienso... a esto se refería Benedetti?

      Saludos!

      Eliminar
  7. jajajajaja!

    muy bueno! espero que mientras vaya pasando el tiempo, por lo menos empaten!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil... el cuadrúpedo me viene ganando por goleada.
      Por suerte ya me estoy encariñando con el patio.

      Saludos!

      Eliminar