martes, 17 de enero de 2012

La mirada final


Cuando adiviné la expresión de tu rostro, sabía que no había ningún tipo de escapatoria. Yo, casi de manera infantil, creía que evitando tu mirada podría demorar el momento de escuchar las palabras tan temidas. Cuánta inocencia!

A esta altura, yo debería saber que hay momentos en la vida de una pareja que son impostergables.

Claramente yo tenía una cuota de responsabilidad en lo que te pasaba. Algo en mi actitud pesaba en esa sensación que casi te obligaba a decirlo. Esa frase que, inevitablemente, pondría punto final al momento ideal que estaba viviendo.  

Y yo que creía que los dos estábamos disfrutando juntos! Qué iluso!
Cómo pude ser tan ciego? Cómo pude no notar que vos ibas tomando distancia y que, más temprano que tarde, me harías despertar de ese idilio de los sentidos en que me encontraba?  

Sabía lo que ibas a decir. Creo que hubieramos podido soltar las temidas palabras casi al unísono.

Pero decidí callar y postergar aunque sea unos pocos segundos el dictamen de  tu voz que, como una bofetada, se estamparía en mi mejilla, poniendo abrupto epílogo a una novela de la que hubiera deseado no ver su final.

Cuando no pude más, tomé coraje y clavé mi mirada en tus ojos. Vi la expresión de tu cara y supe que había llegado el momento. Tu boca se abrió y tus labios dijeron lo que yo no quería afrontar:

-Gordo, no te parece que ya comiste suficiente? Aflojá con la parrillada, si? Y la dieta? Y los triglicéridos? Cortala, dale?

No hay caso. No aprendo nunca. Parrillada completa se come solamente con amigos.


Foto: Head in hands by Alex E. Proimos

miércoles, 4 de enero de 2012

Por simple despecho





-Y asi nomás le cortaste el chorro?

-Si!!-contestó con vehemencia-Qué esperabas que hiciera?

-No se… pensá que en ningún momento te dijo que eras… bueno, vos sabés… laaaa, suuuu…-le faltaba la palabra exacta que sea gráfica pero no demasiado cruda.

-“Laaaaa…” “Suuuu…”-la interrumpió tajante- Dale, querida! Parece que tuvieras miedo de hablar! Igual tranqui, que la bronca no es con vos. Es con ese turro. Ya se que nunca me prometió nada, que su foco estaba en otro lado y todo el bla, bla, bla que ya sabemos. Pero igual, jode.

-Pero te dijo algo o simplemente desapareció?

-No, me avisó que venía una época medio jodida, que iba a estar con las pilas puestas en “la formal” y que yo tenía que entenderlo. Según él, eran sólo unos días, hasta estabilizarse y listo. Pero podés creer que pasó un mes? TODO-UN-MES!!! Y nada… ni pelota.

-Bueno, che, tenele un poco de paciencia. A lo mejor calculó mal.

-Ah! Ese es SU problema. A mi me dijo “unos pocos días” pero fue demasiado. Hace poco quiso medio empezar algo…

-Y??

-Nada! Ahí me puse firme y fue cuando empecé mi “huelga”. Ha! No se la voy a hacer tan fácil.

-Quién te entiende? Primero estás a las puteadas porque no te da bola y cuando te pide que estés… Puf! Te borrás y que se arregle como pueda?

-Y… si. Mirá, yo sabía de entrada que no era su “ocupación principal” y que la intención no era que lo sea. Pero es que hicimos tantas cosas juntos y lo disfrutamos tanto!! Vos sabés, había semanas en que no parábamos.

-Si, me acuerdo.-le dijo con una sana envidia- Todo el tiempo con cosas nuevas y encima, contándoselo a todo el mundo.

-Aha! Claro que, por el propio desgaste de esa relación que el llevaba y que era tan formal y de tanto tiempo, también lo nuestro se había resentido. Pero yo seguía con él.

-Y entonces?

-Es que cuando decidió dejarla y agarrar para otro lado, reemplazando una formalidad por otra y esperando que yo siga siendo... me dio como un arranque de bronca.

-Bronca o celos?

-Bronca, celos, sed de venganza… llamalo como quieras. En definitiva, yo se que voy a aflojar y, más temprano que tarde, vamos a volver a hacer y ser lo que éramos, pero por ahora que se la banque. Quiso cambiar y que yo siga siendo “un escape”? Bueno, este “escape” se tomó unas merecidas vacaciones.

-Mirá que sos jodida, eh? Primero protestás y después te pones de culo.

-Si, lo reconozco. Pero no me importa. Sabes qué?Ahora que espere y si quiere escribir algo para su blog, que se joda. Yo no colaboro. Me cansé de ser sólo su "escudero". Por lo menos hasta que se me pasen los celos por el tiempo que le dedica a su nuevo laburo. Prerrogativas que una tiene por ser la neurona creativa, viste? A ver si levanta solito el bloquéo... je!

////////////////////////////////////////////

N. del A.: cuando me di cuenta que ya hacía mucho que no escribía, me sorprendí. Y como no quiero asumir mis culpas, le eché el fardo a mi neurona creativa, que es tan jodida que no pudo aceptar que, por ahora, esto de escribir es sólo una actividad recreativa. Saludos!

Foto: Match by .robbie