viernes, 15 de julio de 2011

Reencuentros





Hoy, por razones que ustedes  sabrán entender, no escribo desde el humor. Confío en que les va a gustar.

Cuando se fue, de golpe y sin aviso, sentí la tristeza más profunda que jamás había vivido. 

A medida que pasaban los años y, aunque nunca lo olvidé, pensé que debería confiar exclusivamente en mi memoria para mantener su imagen junto a mí.

Me equivoqué.

Lo extraño es que lo volví a encontrar en el lugar y el momento más inesperado. Me tomó un rato reaccionar, más que nada por la sorpresa.

No lo puedo olvidar. Fue hace 8 años y a decir verdad, no estaba preparado. Estábamos a pocos días de un aniversario más de su muerte y en ese momento mi atención estaba en otro lado. 

Acababa de nacer mi primer hijo y como se imaginarán no podía pensar en otra cosa.

Yo, como clásico padre primerizo, estaba hipnotizado por  esa  responsabilidad con forma de persona que tenía en brazos (y que, para ser sinceros, me hacía alternar entre una inmensa alegría y un cagazo importante). No podía dejar de mirarlo.

Y ahí, justo en ese momento, lo vi: en los ojos de mi hijo, en su forma de mirarme, me reencontré con mi viejo. Reviví su mirada, sus abrazos y su voz. Recuperé un vínculo que estaba, hasta ese momento, limitado al ámbito de la memoria y al esfuerzo para que no desparezca. 

Supe, sin dudarlo, que iba a hacer todo lo posible para ganarme como padre la mirada que yo, como hijo, tenía para con mi viejo.

Desde ese momento sé que cuando quiero verlo, sólo tengo que mirar profundamente a mi hijo a los ojos y ahí está, recordándome cuántas cosas aprendí de él. Cosas que no supe o no entendí en su momento pero que son absolutamente claras hoy.


Gracias a vos, hjo, tuve por primera vez en muchos años, la posibilidad de reencontrarme con mi viejo, tu abuelo.



12 comentarios:

  1. Sin duda alguna, tu viejo donde quiera que este, los esta mirando a los dos, y esta orgulloso de ambos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Lucas! Supongo y espero que sea asi.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Boludaooo se me puso la piel de gallina!!

    Que lindo relato!

    ResponderEliminar
  4. :-)
    Che, me trajiste viejos recuerdos a la memoria... Aquellas vacaciones de invierno en el depto en Mar del plata, alguna que otra visita a la farmacia... y tambien me acuerdo el dia que se fue... la incredulidad de todos ese dia...
    Muy buena nota :-)

    ResponderEliminar
  5. Gracias por agregarme al blogroll.
    Curiosamente, mi viejo falleció hace más o menos el mismo tiempo que el tuyo. Mi hijo nació hace casi 2 meses y le puse su nombre.

    Saludos
    H
    Apuntes Urbanos

    ResponderEliminar
  6. http://momentosdemili.blogspot.com/2011/07/tu-corazon-es-mi-premio.html
    Esto es para ti.
    Nos leemos pronto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Pedro, Hugo, H y Mili: gracias a todos por sus comentarios. No puedo agregar mucho más, salvo que mis hijos me siguen recordando qué gran tipo fue mi viejo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, la verdad emocionante.

    ResponderEliminar
  9. Que hermosa manera de mirar a los dos! Muy Fuerte Edy
    Besote

    ResponderEliminar
  10. Fede y Gaby: gracias por sus comentarios. Para mi fue también muy fuerte escribirlo.

    Gracias y saludos!!

    ResponderEliminar
  11. hola, no nos conocemos, de alguna forma hemos pasado por algo parecido, solo que yo no lo he podido expresar como vos, gracias por estas lagrimas de emocion !! Un Abrazo !

    ResponderEliminar
  12. Juan,

    comentarios como el tuyo me ayudan a seguir adelante con el blog. Me alegro que hayamos compartido la emoción de este tipo de reencuentros.
    Espero que sigas pasando por aca, leyendo y comentando.
    Gracias y saludos!

    ResponderEliminar