lunes, 11 de julio de 2011

Convicciones firmes




Hay una fauna deplorable en la vida democrática: la gente que esconde sus ideas y se acopla al festejo del eventual vencedor.

Son esos mismos que mutan en cultores del “yo no lo voté” cuando las cosas salen mal. Expertos en política cuyo libro de texto es el diario de mañana, deleznables personajes que representan la peor debilidad de la participación popular.

Es por eso que en época de elecciones es importante dejar clara la propia ideología y, para mal o para bien, defenderla con convicción.

En estos días previos a la elección del Domingo 10/7, me dediqué a escuchar, pensar, analizar y definir mi voto.

Así es que haciendo gala de la claridad de conceptos que nos caracteriza a los seguidores de Pino y su Proyecto Sur, no le aflojé al apoyo constante que nosotros, los Telermanistas de la primera hora, solemos darle a nuestro candidato, un tipo que sabe. No por nada la Estenssoro, igual que Lilita, contaba con mi voto incondicional, el mismo que siempre, como fiel seguidor de la UCR, le di a Zamora, manteniendo mis principios. Es por eso que estoy firme junto Frente de Izquierda y lo expreso apoyando a Castrilli. Créanme que estoy dispuesto a sostenerlo a cara de perro, como mi candidato preferido: Lopez Murphy, al que apoyo casi con tanta vehemencia como al  querido Todesca, eterno candidato del MID.

Y asi fue como con profunda y meditada decisión, marché a ejercer mi deber cívico. Manteniendo mis ideas y sin panquequear como esos oportunistas del triunfo electoral y confiado en el triunfo que a nosotros, los compañeros del FPV encolumnados tras Filmus y Tomada, nos aguardaba al final del día. Un día en que me enorgullezco de apoyar a Macri en el PRO, razón por la cual celebré la aplastante victoria que obtuvimos.

Pero hay un mensaje que quisiera dejarles, más allá de victorias y derrotas. Permitámonos decir, con la frente bien alta, que sólo defendiendo nuestras convicciones podremos mantener la democracia, que tanto nos costó.

De paso, alguien sabe cómo vienen los pronósticos para la segunda vuelta? No sea cosa que con tanta alegría que tenemos en el PRO, terminemos festejando otra vez en el FPV...

3 comentarios:

  1. A riesgo de ponerme serio y reventar el perfil de este blog de humor, creo que antes de votar hay que dejar de mirar la cuenta bancaria o la billetera y empezar a mirar las calles, las puertas de los bancos (no para ver si devuelven los dólares sino porque en muchos de ellos duerme gente por las noches), empezar a entrar más seguido al mapa de la INseguridad, y detenerse en la puerta de algunas escuelas públicas observando los individuos que emanan a la salida. Otra actividad interesante es mirar hacia los lados cuando te pasás clavado en una barrera del Sarmiento, mientras puteas, podés ver los interesantes condominios que se construyen en esos espacios.
    Tal vez entonces veamos cuáles son nuestras prioridades. Lo que digo no aparece en televisión, ni en TN ni en el 13 ni en 6, 7, rocho. Para poder hacerlo recomiendo salir un rato antes de casa a la mañana y caminar un poquito...así los subtes y colectivos van más livianos, nuestras arterias dilatan un poco y podemos despabilarnos de otra forma.
    El anónimo que te odiará por siempre

    ResponderEliminar
  2. Odioso querido,

    la seriedad no revienta el perfil de este blog sino que la complementa. Vos sabes tan bien como yo que el humor es simplemente una herramienta para disparar ideas.
    Acuerdo con vos que lo que hay y lo que tenemos es fruto de qué, cómo y en quién pensamos. Priorizar el bolsillo o la demagogia, dejarse engañar por profetas del apocalipsis, del mercado o de la confrontación, cambiar injusticia por venganza o victimizarse y tirar la culpa afuera.
    Si la derecha o la izquierda, si Macri, Filmus, Pino o quien corno sea el candidato es un tema de subjetividades. Partamos de la base que ninguno es la encarnación del bien supremo (solo Maryland lo es). Personalmente no adhiero a ningún partido porque me niego a adaptar mis ideas a las posturas partidarias. Puedo tener mayores o menores coincidencias, pero nada más que eso. Desconfío de las ideas absolutistas, amenazantes, apocalípticas y de los "intelectuales incondicionales con..." (sea cual sea el beneficiario de tan excelso renunciamiento) porque creo que el intelectual es esencialmente crítico y la incondicionalidad le quita esa cuota de denuncia que debería ser irrenunciable.
    Yo también me fui por las ramas. Sólo quería remarcar a los triunfalistas que se suben al bondi del que gana.
    Espero que para las próximas podamos generar alternativas viables porque lo que fue este domingo era una simple selección de impresentables de la que todos somo responsables.
    Que lo parió! Yo tambiénme puse serio. Mejor me siento y espero que se me pase.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  3. Tengo una reflexión sobre tu comentario Huber querido...Me encanta la suprema Maryland...me dieron ganas de una. La banana frita siempre me da culpa porque es mala para la salud y roza con un comportamiento gay, pero qué rica!
    Creo que a la Maryland le falta muy poco para ser un plato gay, solo le faltan dos huevos duros. Así tenés, los huevos, la crema y la banana. Suprema "Gayland" copado, también puede servir para mujeres solas. En tu caso lleva panceta además.
    Abrazo,
    Dami

    ResponderEliminar