miércoles, 22 de junio de 2011

La palabra prohibida




Me cansé de esa postura pseudo santurrona, que pretende darnos cátedra de moral y buenas costumbres.

No soporto esa moralina medieval que marca, como censor inapelable, quién debe decir qué cosa o cuáles son las palabras dañinas a "nuestro modo de vida”, como si hubiera uno solo y todos adhiriéramos al mismo.

Para estos cultores de pensar por otros parece que sexo, culo y teta son “malas palabras”.

No seamos hipócritas. Por qué razón determinan que esas, justamente esas, son malas palabras? Representan algo malo, acaso? Son nocivas? A mi leal saber y entender, no. A decir verdad, creo que todo lo contrario. 

No seamos cómplices ni víctimas mudas de esta realidad impuesta que nada tiene que ver con nuestra idiosincrasia.

Digamos a viva voz y sin temor a las represalias de esos supuestos defensores de las buenas costumbres: sexo, culo y teta para todo el mundo! (le guste a quien le guste y le duela a quien le duela).

Malas palabras son otras. Las que implican sufrimiento, dolor. Las que nos remiten a la bajeza más abyecta, a la supresión de la identidad y la humillación de la persona.

Malas palabras son aquellas que nos anulan la voluntad y el deseo, encendiendo el control social por sobre la acción personal.

Malas palabras son esas que de sólo escucharlas nos producen un nudo en el estómago, en más de un sentido.

Malas palabras, en definitiva, son dietay actividad física.

He dicho. 


Foto: Ferida by docampo

5 comentarios:

  1. Bueno, dieta la odio, no es por nada es porque es la historia de mi vida, pero después de 10 kilos menos te digo que la adoro pues por fin me puedo comprar los pantalones en Zara...ello combinado con la actividad fisíca.....teta me gusta y culo también aunque mi profesor de pádel, argentino por supuesto, dice que suena fatal...en España culo no suena tan mal, es más, suena como infantil....es muy de niños...aquí que somos algo más mal hablados que en America, no nos asutamos fácilmente....yo soy de esas, bastante taquera y mal hablada...¡me gusta! mi asistenta ecuatoriana es mucho mejor educada y cortés que yo....¡tienen que venir de Amércia a enseñarnos a recuperar la buena educación!...he dicho yo

    ResponderEliminar
  2. Ah, semilla! cuánta verdad! Los resultados alientan y alegran pero que la dieta molesta y malhumora, no hay dudas.
    En cuanto a las diferencias idiomáticas, soy fanático usuario de la puteada y el insulto (como verás AQUI).
    La mojigatería de sonrojarse por un insulto es síntoma de mediocridad. Gracias por tu comentario y como verás tu blog está ya en mi blogroll.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. culo teta culo teta....
    Malas palabras son impuesto a las ganancias y demas jajaja... dieta y actividad fisica no es taann gravee

    ResponderEliminar
  4. Noooo, Pedro! Esas no son malas palabras, son insultos subliminales: una sutil manera de decirle al que paga "Sentite un pelotudo".
    Lo de la dieta... escuchar esa palabra me genera un gran tristeza estomacal.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. racias por incluirme....seguiré leyéndote...besos

    ResponderEliminar