martes, 31 de mayo de 2011

El vaso lleno



Cada tanto releo algunas cosas que escribí. Es un pequeño ejercicio para tratar de ver si sobreviví a mi propio archivo. No siempre pasa y me alegro. Creo que la manía que tenemos de exponer los cambios de opinión de los otros nos sirve de escudo para no ver los propios.

Yo, declaro públicamente, difícilmente pueda sobrevivir al archivo. Cualquiera que lo pueda hacer es, a mi juicio, tan estático y rígido en sus posiciones que le debe costar mucho adaptarse a los cambios y a la realidad que lo rodea.

Muchas veces y debido a estos cambios de parecer, no puedo creer que haya escrito determinadas cosas.

Pero este no es el caso. Me voy a referir a algo de lo que no abjuro y en lo que creo hoy con más firmeza que cuando fue escrito. Es un post que escribí casi al inicio de este blog. Un blog que cumple en estos días 2 años, más de 140 posts, 3 o 4 autoamenazas de dejarlo, algunas decepciones y muchísimas alegrías.

Me refiero a la “Apología del egocentrismo”. En aquel momento decía que todos los que nos exponemos de manera voluntaria (y en mayor o menor medida, un blog es una exposición pública voluntaria), es porque queremos llegar a mucha gente, que le guste lo que hacemos y nos den la tan ansiada palmada en la espalda (real o virtual) que refuerce nuestra voluntad de seguir haciendo lo que hacemos. Hoy, más que antes, creo que la frase de “yo prefiero un público más selecto” es un simple eufemismo para no preguntar “Cómo cornos consigo más público?”.

De ahí lo que señalaba como “autoamenazas de dejarlo”. Cada vez que me parece que no llego a la cantidad de gente que quiero (nunca es suficiente), o que no hay tantos comentarios como quisiera (siempre son menos!) o si la inspiración se toma vacaciones, uno se cuestiona si vale la pena seguir. Y créanme que vale la pena. Más allá de lo que recibamos desde afuera, vale la pena por uno mismo. Por seguir escribiendo, por mantener la neurona activa (hay determinados ámbitos laborales donde esto es absolutamente necesario, sobre todo cuando se trabaja en un entorno neuronicida) y porque creo que, sólo por el hecho de poder disfrutarlo, vale la pena.

De todos modos, las palmadas siempre ayudan y en estos últimos meses recibí 2 muy estimulantes: hace un mes un post mío publicado en Oblogo y esta semana (a partir del jueves 2/6/11) Pensando Fuerte y Claro será el blog premiado en el Blog del Día (mini entrevista incluida: entren, lean y comenten!!!).

Puede que suene como un post de autobombo pero… no. Sin “peros”. Es un post de autobombo, me encanta ver mis posts publicados, ver que cada vez hay más lectores, recibir premios y leer sus comentarios, así que gracias a los amigos de Oblogo y de Blog del Día, a todos los lectores incluyendo los vegetarianos militantes (de paso: sigan comentando y recomienden. Viralicemos, gente, viralicemos!!) y, sobre todo, gracias a las 2 personas que, a fuerza de conocerme, supieron desestimar mis razones para dejar el blog y me instaron (o será “conminaron”?) a seguir adelante: Romina (mi esposa) y Miguel (mi hermano por elección).

Saludos y feliz segundo aniversario de Pensando Fuerte y Claro

6 comentarios:

  1. Bien Huber! Que sigan los premiosy que se alimente el ego.
    Feliz cumple para el blog.

    ResponderEliminar
  2. ¡Alimente el ego que no engorda, Huber! Siga así para el orgullo de sus padres, maestros, hijos, esposa, hermanos, amigos, seguidores...

    ResponderEliminar
  3. Antes que nada ¡FELICIDADES! por el premio Huber. Dimos contigo a través de la web de Blog del Día, y esto pinta bien... nos quedaremos con tu permiso.
    Somos un blog novel que te quiero presentar:
    http://blogoccidente.blogspot.com/

    Un saludo,
    Franccesca y Mario

    ResponderEliminar
  4. Dario: muchas gracias! Espero que sigan y se multipliquen los lectores y los comentarios.

    Orgullo goi: es cierto, al ego cuanto más se lo alimenta, mejor se ve y claro que pienso seguir, para orgullo de algunos y pesar de otros. je!

    Franccesca y Mario: bienvenidos! No necesitan mi permiso para quedarse. Voy a pasar por blogoccidente y les cuento. Pasen, vean, lean y si les gusta, recomienden!

    Saludos y gracias a todos!!

    ResponderEliminar
  5. Querido Huber,
    Veo que la edad (dos años de blog) te hizo volver un poco melancólico...
    Respecto a los cambios de opiniones, te cuento una historia personal:
    En el año 1972 vino Jean Paul Sartre a la Argentina y entre las varias actividades que tuvo, también se encontró con bogrim de las Tnuot. Después de su exposición, uno de los bogrim le pregunta: "Maestro, en su libro sobre la cuestión judía usted pone que..."
    En ese momento el Maestro lo interrumpió diciendo: "La cuestión judía la escribí cuando tenía 28 años, sabés cuántas veces cambié de idea desde entonces?!?!?!"
    "Solo un dogmático puede aferrarse a lo que dijo hace un tiempo sin revisar la veracidad de sus palabras hoy en día..."
    Yo debo reconocer que a mi me pasa algo distinto, no es que cambio de idea seguido, sino que me olvido lo que dije hace un tiempo...
    Es ese amigo alemán que a todos nos empieza a frecuentar a cierta edad...
    Abrazos,
    Lalo

    ResponderEliminar
  6. Lalo! Que bueno verte por aca. No podría estar más de acuerdo con Sartre. La manía de oponer a la gente a su archivo es "la paja en el ojo ajeno". Saludos al alemán que no me acuerdo como se llama...
    Abrazo grande!!

    ResponderEliminar