martes, 12 de abril de 2011

Para estar a la moda



Yo siempre termino comprando las cosas cuando ya dejaron de ser novedad. No soy de marcar tendencia. Es parte de mi personalidad. Pero esta vez, quise cambiar. Me fui apenas me enteré que empezaban las ofertas de pre-temporada porque estaba decidido a ser de los primeros.

-Entraron los modelos de la temporada Otoño Invierno 2011?- pregunté casi seguro  de recibir una respuesta negativa.
-Recién!-me sorprendió la vendedora.-Todavía no los acomodamos pero si querés pasá y vas mirando.
-No te jode? Puedo volver más tarde-dije. Es que cuando uno es medio tímido le da no se qué ser de los primeros. Pero, para qué negarlo, era precisamente por eso que buscaba los nuevos modelos.
-No, dale! Entrá y andá mirando- me alentó- Si ves algo que te guste, me avisas y te lo probás.

Empecé a buscar. La verdad es que había una variedad increíble. Yo pensaba que justamente Otoño-Invierno era una temporada más modesta en cuanto a modelos pero parece que no conocía muy bien el mercado.

-Y?-me preguntó-Encontraste alguna personalidad que te quieras probar?

-Ví algo- le contesté-pero no estoy seguro que vaya conmigo.

-Mmm… me parece que necesitás realmente un cambio. Yo buscaría algo más lanzado con menos tapujos. Tené en cuenta que es un año de elecciones y viste que ante tanto cambio, las personalidades más lanzadas se llevan mejor. Si te mantenés en un modelo medio conservador, así como el que tenés… te quedás atrás en el tiempo. No te ofendas pero estás un poco fuera de moda, viste?

La verdad es que no, no había “visto”. De todos modos yo prefería ver mi personalidad más “vintage” que “demodé”.

Parece, según me explicó, que yo venía con personalidad base y que la predisposición al cambio era un opcional. Lo bueno es que hoy por hoy se puede hacer un upgrade casi sin costo adicional. Las cosas que uno se entera si pregunta a los que saben!

Más miraba las personalidades nuevas, menos me atraía el cambio. Seguramente era mi poca predisposición al cambio que me estaba frenando.

-Probate alguna-me dijo-Puestas se ven mucho mejor.

Así que, me sobrepuse a mi resistencia y me probé un par de personalidades. Ninguna me convencía demasiado. Algunas por mucho y otras por poco.

Como vendedora la tenía clara. Yo pensaba probarme una, a lo sumo 2 personalidades pero llevado un poco por sus convincentes argumentos de venta terminé probándome unas 6 personalidades.

Es cierto que puestas se veían mejor pero encima, todos me resultaban demasiado conocidos, como si ya los hubiera visto. Por ejemplo, la del Gerente aparentemente seguro de sí mismo que vivía humillando a los que lo rodean y tratando de demostrar que sin él, nada funciona, me daba más a “pobre tipo” que a “exitoso y seguro”. La del que sabía aplastar la cabeza de otros para subir, me dio más a insatisfecho y amargado que a triunfador. Ni que hablar del que  sabía encontrar su lugar pero lo buscaba a través de la chupada de medias y el chisme… ese era el más patético de todos. 

No había caso, no encontraba nada que me quedara bien. De golpe me probé una que me quedaba muy cómoda. Tanto, que me movía con total naturalidad. Le pregunté a la vendedora cuál era. La mina, totalmente perpleja, me explicó que había vuelto a ponerme mi propia personalidad.

-Me parece que no vas a llevar nada, no?- dijo con una mirada que alternaba entre la decepción y la bronca.

-No-le dije- No te enojes pero por ahora me quedo con el modelo que tengo.

Es así, che. No será una personalidad muy “trending” que digamos pero no hay otra con la que pudiera sentirme tan cómodo.


Foto: AGB Stamp by towo

martes, 5 de abril de 2011

Dame otra Pinia



La verdad es que la noticia me cayó como un balde de agua fría: Pinia Colada, un blog de viñetas políticas y de esclarecimiento sobre Israel entró, para decirlo suavemente, en situación de stand by. 


No les puedo explicar cuánto lo lamento, no sólo porque me gustaba verlo y leerlo sino también porque tuve el honor de colaborar con un par de textos y más importante aun  porque su autor, Pepe Fainberg, es un amigo personal al que admiro por su trabajo y quiero profundamente por ser el tipo que es.


Es cierto que todos los días se cierran, se abandonan y/o se dejan de leer miles de blogs (o, como es el caso de Pensando fuerte y claro, ni siquiera se empiezan a leer!) pero en esta oportunidad no quise que las "vacaciones programadas" de Pinia Colada pasen desapercibidas.


Yo sé que lo voy a extrañar y que sus ilustraciones y comentarios van a hacer falta. 


Personajes, un diario y hasta un país ficticio, fruto de la imaginación del autor, fueron herramientas y vehículos para que, a través del humor, se lleve una visión diferente, directa y poco escuchada de un Medio Oriente del que mucho se habla y poco se sabe (y ese poco, la mayoría de las veces, es de una mediocre calidad panfletaria).


De alguna manera, ante la decisión tomada, uno se pregunta qué pudo haber hecho para evitar esta situación, o si pudo haber colaborado de manera más activa para que el blog tenga mayor difusión, pero a esta altura son todas conjeturas. Lo que sí pienso hacer es taladrarle la neurona a Pepe para que, más temprano que tarde, retome su actividad.

Pepe querido: si necesitás estas vacaciones, dale, pero volvé pronto que estamos esperando las nuevas corresponsalías de Feijoado Choripanne, el corresponsal del diario "El Tinbalés" en Sudaquia. 


Saludos!


Foto: Tropical Heat by Simone Celestino