domingo, 13 de marzo de 2011

Padrario: de padres, madres y reuniones



Arrancó el año, y con él los que tenemos niños en edad escolar comenzamos a disfrutar de una serie de experiencias inolvidables: las reuniones de padres.

No importa si son del jardín, del colegio o de alguna otra actividad extra escolar (fútbol, inglés, danza, música o macramé), lo importante es que en todas estas reuniones hay ciertos especímenes que se repiten. Si faltara alguno, tengan la precaución de sacar inmediatamente a sus hij@s de ese lugar. Seguro que es un ámbito extraño del que no conviene fiarse.

Les acerco, entonces, el “Padrario”, también conocido como “Guía orientativa de especímenes paternos/maternos infaltables en toda reunión”.

Se los presento:
  • El enciclopedista: es uno de los que primero se descubren. No puede contener sus ganas de demostrar que todo lo expuesto, para el/ella es tema sabido. Comienza asintiendo con la cabeza, cada vez con mayor amplitud de movimiento, hasta parecer que se va a desnucar. En ese momento y sin siquiera esperar a que le den la palabra comienza a explicar a los demás todo lo que sabe sobre el tema. Lo hace ante la atónita mirada del docente que no sabe si dejarlo hablar, pedirle que se calle o llenarle la boca con estopa.
  • La sobreprotectora: no hay medida de seguridad que le cuadre a esta señora. Salir al patio es peligroso, pero quedarse en el aula también. Ir de excursión es impensado, salvo que ella acompañe y en ese caso solo se ocupa de su hij@ y desoye todo pedido de ayuda del docente responsable. Si el tema en cuestión es deporte, no permite que se de inicio a la actividad si antes no chequeó personalmente cada centímetro cuadrado del área donde el pequeño (o no tanto) estará corriendo y no se mueve de su lado. Por lo general termina con su hij@ como campeón internacional de bungee jumping o de saltos ornamentales. Todo sea por el efecto rebote. 
  • El revolucionario: para él, todo está mal. Nada es lo que le dicen y cualquier pregunta que haga otro padre tendrá, de su parte, una respuesta, preferentemente agresiva y contundente. Aunque la pregunta no sea dirigida a él, como sucede en el 99% de los casos. Para la tercera intervención en la reunión se comienza a gestar entre el resto de los presentes una confabulación que puede terminar en una puteada generalizada, en el mejor de los casos, o en un intento de linchamiento liberador. Este espécimen por lo general se lo reconoce a simple vista por su bigote stalinista y un avanzado corrimiento capilar: su pelo ya no comienza donde antaño sino cerca de la mitad de la cabeza y se continúa con una colita anacrónica. 
  • El navegante: no hay pregunta que haga, que no haya sido explicada ya varias veces por el docente que con paciencia de principio de año, se la vuelva a contestar. Aunque para la tercera vez que levanta su mano el resto de los padres, entre risas incómodas comienzan a hacerle claras señas de que lo ignore o lo reviente a trompadas.
  • M´hij@ el prodigio: no hay clase, deporte o actividad extra curricular donde falte este espécimen. Su hijo la tiene más clara que el mismo docente y si no lo desbancó aun, es por simple prejuicio. Si alguien no notó aun el genio latente en su hij@, se encarga de comunicarle, ya desde la reunión de padres, acerca de las capacidades extraordinarias de su hij@. Y que le quede claro!
  • La suegra: considera que ese no es su lugar y lo deja en claro desde el pricipio.Busca cualquier oportunidad para hacer una pregunta, aunque sea irrelevante, para poder meter su bocadillo predilecto “Es que la madre, o sea mi nuera, no se preocupó de decirme bien las cosas y como ella no se piensa ocupar, yo tengo que preguntar, me esplico?”. Si señora, se explica. Una y otra vez.
  • El ventilador: todo le molesta y todo comentario le resulta insoportable. Se lo reconoce por sus constantes resoplidos que comienzan a generar una corriente similar a la de un ventilador industrial. Si comentan, si no comentan, que no haya preguntas o que haya demasiadas. Toda situación activa su resoplido y su disgusto, público y visible.


Hay quienes creen que existen otros. Para mí, son sólo variaciones de estos mismos arquetipos. Y, con su permiso, ahora los dejo porque se viene la reunión de padres y tengo que concentrarme para tener una performance digna. Uno es un ventilador serio, no un improvisado!

Saludos!!

8 comentarios:

  1. También está el padre psicoanalista que se le da por interpretar las preguntas de los otros padres, aunque lo que saca en conclusión sea una gansada que no tiene conexión con nada. Tiene ansias de protagonismo y exceso de ego en sangre.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto aunque podría ser un mix entre el enciclopedista, el revolucionario y el ventilador. De todos modos lo agregamos al Padrario y sigo buscando especímenes nuevos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola! la verdad soy nueva en esto, pero buscando blogs parecidos a lo que quiero lograr yo me encontre con el tuyo, saludos!

    PD: por si quieres pasarte mi blog es http://fuckingvidamarplatense.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Hola Hinata!
    espero que hayas encontrado algo que te sirva y te ayude en este blog. O por lo menos, que te interese volver, leer y comentar (y recomendar, please!!)
    Me doy una vuelta por tu blog.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Pésimo post, pésimo blog...

    ResponderEliminar
  6. Upa Huber! Parece que es época de ataques anónimos. No afloje que de cobardes el cementerio está lleno.

    ResponderEliminar
  7. Dario, coincido con que ser anónimo es muy fácil pero tiene el derecho de opinar lo que quiera y sobre todo, de no leer este blog que tan malo le resulta.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Huber:
    Propongo incorporar a la madre experimentada, ella ya tiene hijos grandes que pasaron por esto y eso la habilita "contar la posta" de lo que la docente "oculta".

    Yani

    ResponderEliminar