lunes, 28 de febrero de 2011

Casi una campaña solidaria.




El tema de la donación de útiles, fundamental por cierto, no nos deja ver otras necesidades que, no por menos urgentes, dejan de ser importantes. 

Y es aquí donde me voluntarizo para liderar otra campaña de bien público.
La idea surge de la simple observación y la propia necesidad. Habiendo tanta campaña para donar útiles, qué hago con todos los inútiles que conozco y frecuento y no sé a quién endosar?

Sabiendo que no soy el único, apelo también a vuestra sensibilidad y pido su ayuda. Hagamos correr la voz y promovamos la campaña “Done un inútil, hay alguna organización que los necesita”.

Podríamos arrancar con una campaña gráfica en subtes, en revistas de circulación masiva y de a poco ir entrando también en radio y TV. El único problema es que para el casting mental que voy haciendo, se me aparecen una y otra vez las mismas caras. Supongo que será una limitante producida por la costumbre. Seguro que a ustedes también les pasa. Todos tenemos nuestro inútil propio, tan caro a nuestros sentimientos y, sobre todo, tan caro de mantener, dado su rendimiento.

De todos modos, ya empecé a trabajar la redacción de la campaña y me va gustando como queda. Algunos de los textos serían:

  • Esa persona que no puede afrontar más de 1 tarea simultáneamente, no la descartes. Doná un inútil. Hay una organización que los necesita.
  • Vos conocés a alguien que hace 2 horas está tratando de adjuntar un archivo a un mail. No le revientes la nuca de un zapatazo. Doná un inútil. Hay una organización que los necesita.
  • Le pediste una lista simple en Excel y no hay manera de conseguir que la termine? No le encajes la PC de sombrero. Doná un inútil. Hay una organización que los necesita.
  • No entiende consignas simples como “pasame un llamado sólo si es urgente”? No le hagas tragar el teléfono con guía telefónica incluida. Doná un inútil. Hay una organización que los necesita.
  • Tenés un jefe que suele adueñarse de ideas ajenas y oculta su ineptitud con maltrato? No le hagas un enema de vidrio molido.  Doná un inútil. Hay una organización que los necesita.

Hay miles de ejemplos. No sólo de inútiles a ser donados sino también organizaciones que están dispuestas a recibirlos.

No me dejen solo en esta movida. Acerquen a sus inútiles, cuenten cuáles son sus características y, de paso, cuál sería la organización receptora. Recuerden que la función pública está casi saturada, aunque algunas plazas quedan. 

Saludos!!

lunes, 21 de febrero de 2011

Carta abierta a una SCAS


SCAS= Secretaria con Aires de Superioridad

Todos las conocemos. Son aquellas mujeres que mutaron de un trabajo más independiente por un puestito de secretaria pensando que, si bien es una función muy por debajo de sus capacidades, sólo sería de manera temporaria. Y el tiempo se estiró, a la vez que se les iba llenando el carácter de una amargura intrínseca viendo que la realidad tecnológica las pasaba por arriba (por “realidad tecnológica” me refiero a todo lo que exceda a enviar un fax).

Las salva el hecho de conseguir en determinado momento un jefe que, con idéntica (falta de) capacidad y menos vuelo que un pingüino, se escuden en ella, dando rienda suelta a su naturaleza obsecuente y confabuladora, como lo expresé en un post anterior.

Yo sé que no es políticamente correcto hablar de esto de forma pública pero, visto y considerando que a estos especímenes les faltan amigos que les digan, de corazón y con un poco de tacto, que tiene menos capacidad que un gotero, debo tomar la responsabilidad de hacerlo.

Podría hacerlo de manera genérica pero teniendo un ejemplo tan cercano me parece un desperdicio no aprovecharlo para personalizar mis opiniones.
Así es que, con todo el afecto del que es merecedora la Sra O (por Obsecuente), le escribo estas simples pero emotivas líneas:

Muy poco estimada Sra.:

Nadie supo decirle con delicadeza cuán insoportable resulta compartir un espacio común de trabajo con Ud. Claro que yo, por mi naturaleza y el cuasi inexistente afecto que le profeso utilizaré una forma un tanto más directa y menos agradable. De todos modos, no tengo demasiadas intenciones de congraciarme con Ud. Y es por esa misma razón que utilizaré el tuteo.

Dejame que te explique un principio fundamental: tener un jefe tan inútil como vos no te hace automáticamente más eficiente. Simplemente te da una cierta impunidad que te permite ejercer tu inoperancia sin demasiados reclamos. No te olvides que yo, como otros tantos, vivimos bajo la premisa de permitirle a la gente llegar por sus propios medios a su óptimo nivel de inutilidad. Algunos, como es tu caso, llegan rápido. Muy rápido. Y si sobreviven es, lamento decirlo, debido a la pauperización constante de determinadas organizaciones, responsables de que se multipliquen parásitos como vos.

Puedo entender que mientras ejercías tu diaria obsecuencia, creyendo en la eternización de este esquema, se te hayan subido los humos. Después de todo, que alguien finalmente te haga creer que servís para algo debe ser, en tu caso, una situación extraña y embriagante. Lo difícil de imaginar es que insistas en creer que nadie nota tu soberbia infundada, tus modales de Gran Duquesa en decadencia y la cortísima visión de la realidad, que te hace sentir imprescindible.

Creyendo ser intocable generaste un ambiente tóxico y denso en el ámbito de trabajo. Yo se que nadie te lo dijo, pero estimo  que habrás notado que a la gran mayoría de la gente le resultás insoportable. Ah, no? No lo notaste? Claro, por lo general quienes notan estas cosas son personas con criterio. Claramente, no es el caso.

Día tras día veo con sorpresa que, en lugar de contemporizar, exacerbás  tu soberbia y tus malos modos. No esperaba menos de vos. Lamentable pero absolutamente previsible. Como tu personalidad.

Por último quiero enumerar algunas cosas que los demás notamos y que tu mencionada falta criterio y de amigos sinceros no te permite aceptar y, mucho menos, corregir: que sos insoportable, que causas una mezcla de gracia y lástima, que nadie cree que puedas manejar una PC para algo más que mandar un mail (y generalmente con errores), que escribir 3 cartas en un día no significa tener mucho trabajo, que fingir conocimientos no es lo mismo que tenerlos, que son muchos los que se ríen de tus aires y de la brecha insalvable entre tu autoestima y lo que realmente valés, que tus sonrisas falsas y tu fingida cordialidad no engañan a nadie, que las sonrisas que te dedican no son de simpatía sino de lástima, que muy pocos lo lamentarían, que no hay correlato entre tus veleidades de diva y lo ordinario de tu comportamiento, que a tu edad el animal print da patética y decadente y finalmente que el día que te vayas, vas a tardar más en atravesar la puerta que lo que va a durar tu recuerdo.

Sin más que agregar y con la esperanza de que puedas capitalizar estos sinceros consejos, te saludo con todo el afecto que te merecés. 
Saludos!!!

Recuerden que todo parecido con la realidad es pura observación y mucha ficción porque gente así en la realidad no existe. O si?

jueves, 10 de febrero de 2011

Liberación o Superbowl



Para aquellos que me conocen o que, por lo menos, han leído algunos posts de este blog, saben que mi pasión deportiva pasa por carriles que, en estas latitudes, resultan casi inaceptables: a mí me gusta el Football Americano.

Sé que viniendo de Argentina suena raro, pero es así. El fútbol que todos conocen y disfrutan en estas tierras a mí no me resulta particularmente atractivo, salvo algún partido específico  y/o el Mundial que, por suerte, ocurre una vez cada 4 años y del que también tengo mis opiniones.

El domingo pasado, para quienes seguimos la NFL (National Football League),  fue el partido más importante del año: el Super Bowl. Por si no conocen del tema, les comento que es el partido final de la temporada con cientos de millones de televidentes en todo el mundo (vieron? No soy el único).

Todos los años el día del Super Bowl es, en lo deportivo, el más esperado en mi casa: para mí porque disfruto del partido y todo lo que implica y para mi mujer porque finalmente me dejo de joder hasta la próxima temporada que comienza en Septiembre.

Pero esta vez no es mi intención escribir sobre el deporte en sí (los que quieran pueden interiorizarse de los detalles aquí), sino comentarles 2 aspectos que hicieron de este Super Bowl  algo diferente.

Por un lado es, en mi caso, el primer Super Bowl  con twitter y eso hizo una gran diferencia en la forma de ver y disfrutar el partido. De alguna manera lo estaba mirando con cientos de personas, incluyendo un amigo que estaba dentro del estadio relatando de primera mano lo que pasaba allí dentro. Fue, más que un Super Bowl  una especie de twitterbowl.

Por otra parte, también relacionado con  twitter, una cantidad importante de gente comenzó a criticar a aquellos que veíamos el partido. Me quiero concentrar específicamente en los que, con aires de revolucionario decadente, caratulaban a los seguidores de la NFL  como “seguidores de un colonialismo pedagógico”. Citando a Jauretche (para chapear con alguna lectura) nos catalogaban como representantes del “medio pelo argentino”. 

Más allá del mote pseudo intelectual utilizado para señalar y aislar lo que no se conoce quisiera, modestamente, iluminar a estas personas sobre un aspecto que, me parece, no han tomado en cuenta.

Queridos Entiendo que prefieran el fútbol tradicional. Lo respeto, sinceramente. Lo que creo que olvidan es que “su” deporte no surgió precisamente de los Pueblos Originarios.Para ilustrar mi explicación, algunos datos históricos. A saber:
  • Caupolicán no era delantero del Colo Colo
  • El estadio de México, por más que se llame Azteca, poco tiene que ver con algún partido de fútbol jugado entre Moctezuma y Cortés. No le iban mucho al balonpié, en aquella época.
  • Maradona no citaba a Tupac Amaru con lo de “me cortaron las piernas”. El Inca era bastante más literal con esa frase y no estaba orientado precisamente a lo deportivo. Maradona en cambio... (upa! Qué coincidencia, no?).
  • Los Charrúas son conocidos mucho antes de que La Celeste llegue a semis en el Mundial y no manejaban precisamente un esquema 3-4-3 .  Al llegar Solís al Rio de La Plata, no jugó un picadito con los nativos: fueron ellos los que se lo lastraron en una picadita.
  • El fútbol, tan apasionadamente elogiado por ustedes no tiene su origen en la revolucionaria América Latina sino en Gran Bretaña que, aunque les sorprenda, también viene a ser un país un tanto colonialista.
  • Intenten no confundir "San Martín, el Libertador, ganó la Batalla de San Lorenzo" con "San Martín dirigió a San Lorenzo en la Libertadores".

En otras palabras, mis rebolu… perdón revolucionarios amigos, el tema no es si un deporte es "colonialista" y el otro no. Es una simple cuestión de quién colonizó primero.

Ah! Me olvidaba: estén seguros que el basket y la NBA no son una movida de marketing de los indígenas para posicionar las hermosas canastas artesanales de mimbre que ellos mismos fabrican. Y el baseball y la MLB no son fruto de la creatividad cubana o la calidez venezolana. Por más que Manu sea héroe nacional y Fidel haya jugado algunos innings con Chavez Esos deportes son tan gringos como el football americano, mal que les pese.

De paso, falta mucho para Septiembre?

Saludos!


viernes, 4 de febrero de 2011

Temo, Momo molesto


A esta altura del año empiezo a temblar. Literalmente. Pero no es miedo ni frío. Es que se acerca ese mega evento cultural tan caro a los afectos de la ciudadanía toda: el Carnaval.

Y resulta que las murgas vernáculas con nombres tan sugerentes como creativos, al estilo de “Los flatulentos de la Plaza” o “Los vientres flojos del tablón”, deciden prepararse para mostrar sus habilidades y no encontraron mejor lugar que la plaza situada a pocos metros de mi casa con lo cual tiemblo yo, mi casa, los vecinos…

Es que comienza Febrero y con él, se apura el frenético armado de las tarimas en todos los barrios de la ciudad . De este modo todos los vecinos, de manera compulsiva, podrán disfrutar  de la espontánea felicidad del carnaval. ¡Cuánta alegría toda junta! ¡Cuánto talento! 

En lo personal, no tengo nada en contra del Carnaval en sí. Lo que realmente me jode es esa manía de imponernos a todos un festejo que podemos querer o no, pero sin dejarnos opción. 

Durante varios años, alguien decidió que la puerta de mi casa era un perfecto lugar para instalar un escenario, parlantes, varios puestitos de espuma y otros etcéteras que hacen las delicias de niños y adultos.

Cada sábado  y domingo de Febrero desde la caída del sol hasta no antes de las 2 AM, meta festejo multitudinario (por multitudinario me refiero a unas pocas personas arriba del escenario y algunas otras abajo). Eso si, las avenidas deben cortarse y circular por Buenos Aires los fines de semana de Febrero se convierte en una odisea difícil de olvidar. 

Para aquellos que no comparten las delicias de vivir en Buenos Aires les cuento que el carnaval de la ciudad dista mucho de parecerse a la alegría brasilera, al despliegue del carnaval de Corrientes o Entre Ríos o a la creatividad y la percusión del carnaval uruguayo. Este lado del río dejó al carnaval un tanto rengo de talento en lo que a letras y ritmos se refiere. En cuanto al baile, parecen el ballet oficial de la ¨Fundación todos por un amiguito con convulsiones¨.

Yo no se quién asesora a la gente que considera que, por la fuerza, el carnaval terminará por gustarnos a todos. Por mi parte cumplo en informarles que, lejos de resultarme más atractivo, cada año me genera más rechazo.

Eso si, no recomiendo protestar por esta situación. No sea cosa que los muchachos de “Los flatulentos de la Plaza” y  “Los vientres flojos del tablón” lo pasen a visitar para charlar del tema. 


¨acá la gente … festeja todo lo que quiere, como quiere, y cuando quiere, en cualquier lugar. Si otro se queja es un fascista, un amargado, o un viejo que no deja disfrutar. Recuerde que esta ciudad es libre, haga lo que quiera, que nadie lo va a parar.¨

¡Saludos!


miércoles, 2 de febrero de 2011

Seguimos con el purpurado cuello: se va la segunda!




Dado que "se va la segunda", recomiendo a los lectores leerla y comentarla antes de que se vaya.


Hecha esta salvedad, vamos a lo nuestro: las canciones patrias.
En el post anterior analizamos la tinta desparramada en honor a San Martín, Cabral y los Granaderos. Espero haber llevado algo de luz a las oscuras letras que tuvimos que aprender de chicos sin llegar realmente a comprenderlas.
En esta oportunidad, vamos con las clarísimas letras que refieren a la Bandera.
En definitiva entre la Marcha a la bandera y Aurora, hay bastante tela para cortar. Intentemos, entonces, analizarlas:
1.    Marcha a la bandera:
  • Aquí está la bandera idolatrada: ¿qué pasó? ¿Se les había perdido? Cada estrofa la arrancan con “Aquí está la bandera…”. En cuanto a lo de la idolatría, entiendo la felicidad de encontrar algo que se te perdió, pero de ahí a idolatrarla… si fuera por eso yo ya le habría construido un altar a mi llavero.
  • Cuando triste la Patria esclavizada, con valor Susvín culos rompió: ¿cómo olvidarlo? Eso es entrega, heroísmo y amor a la patria. Pocos próceres tan sacrificados y a la vez tan poco reconocidos como el insigne General Susvin. No creo que haya sido el único. Se comenta que algo parecido hizo Cabral con la Gloria
  • Que al mundo con sus triunfos admiró: alguien puede ser un poco más claro y explicar quién admiró a quién? Nunca supe si la bandera al mundo o el mundo a la bandera. No pueden negar que es poco específico, el autor.
  • La cima de los Andes escaló: no hace falta agrandarse por ganarle a un club que ni siquiera juega en primera… yo mantendría un perfil más bajo
  • En la batalla tremoló triunfal: hay que tener huevos para ponerse a cantar y vocalizar  en el medio de la guerra. Aunque, pensándolo mejor, si sus trémolos son como los de Shakira, es una manera de poner en fuga al enemigo sin disparar un solo tiro.
  • Llena de orgullo y bizarría a San Lorenzo se dirigió inmortal: igual que Zulma Lobato! Porque para bizarría, a Zulma pocos le ganan. La diferencia es que Zulma en lugar de San Lorenzo fue a la cancha de Nueva Chicago.
  • Ostentando sublime majestad: ¿cómo? ¿No era que se abolía la monarquía y pasabamos a ser una república?
  • Exclamando a su paso Libertad! Libertad! Libertad!: claramente hay dos posibilidades. O buscaba una joyería o le afanaron el estereo del llobaca en Vilcapugio.


2.    Y vamos con Aurora (la canción, no la vaca):
  • Alta en el cielo, un águila guerrera: no se por qué pero cada vez que cantaba esta parte me daban ganas de tomarme un rico submarino. Por otra parte, linda apología pacifista.
  • Azul un ala del color del cielo, azul un ala del color del mar: ¿nos podemos poner de acuerdo? ¿Celeste o azul? Y si fueran las alas del águila, ¿no habría que revisarla, pobre, para saber el por qué de su cianosis?
  • Así en la alta aurora irradial: No sabía que las bicicletas usaban llantas radiales. Digamos que está OK, pero especifiquen si es con o sin cámara.
  • Punta de flecha el áureo rostro imita: esta parte me inspira un solo comentario: lo qué??!!!
  • Forma estela al purpurado cuello: mi vieja tenía una clienta en la farmacia que se llamaba Estela, con pocas formas la señora y que los días de calor o cuando se esforzaba mucho, el cuello se le ponía medio purpurado. Siempre pensé que hablaba de ella.
  • El ala es paño, el águila es bandera: ¿tanta vuelta para esto? A mi gusto podríamos haber cerrado toda la cuestión en 1 frase y con menos complicaciones, ¿o no? Algo así como “la bandera ondea en el mástil. Es celeste y blanca” ¡Listo!
  • Es la bandera de la patria mía, del sol nacida, que me ha dado Dios: ¡muy bien! ¡Qué bonito! ¿Y a Belgrano que lo parta un rayo? Siempre lo mismo: todos quieren sacar crédito del laburo de otros. Así estamos, como país.
Podría haber titulado este post como “Composición tema: La Bandera” pero no quisiera que les pase como a mi prima, que para la fiestita del colegio le dijeron que venga "de lavandera" y ella, fonéticamente correcta, fue de celeste y blanco cuando la esperaban de pollera roja, camisa blanca y cara negra. Pequeñas delicias de los estereotipos.