miércoles, 21 de diciembre de 2011

El último que encienda la luz



Vamos a ser sinceros: Diciembre es una  mes donde la espiritualidad ambiente promedio es más alta que en otras épocas. Conjugan en este mes varias fiestas importantes: Navidad ,  Januca y Festivus. Esto sumado al fin de año, el creer que realmente el año que viene cambiaremos todo lo que hace largo tiempo venimos prometiendo modificar y la ilusión de sacarnos de encima los reveses del año que pasó nos hacen estar mejor predispuestos a dar y recibir buenos deseos.

No se cuantos de ustedes festejan Januca (pocos, supongo) pero ya que los deseos y el espíritu navideño son moneda corriente y están al alcance de todos, decidí acercar un poco de deseos y espíritu januqueño (aunque suene más a oriundo de un paraje andino que a espíritu festivo). 

Van mis 8 velas dedicadas:

1ra. Vela: a las situaciones que vivimos y nos ayudan a crecer. Hace tiempo comprendí que hasta lo que nos molesta y nos duele de alguna manera nos ayuda a crecer. Dicho en otras palabras: toda patada en el culo te impulsa necesariamente hacia adelante.

2da. Vela: para todos los que a través de una enseñanza, una idea, un consejo sano o una sugerencia me ayudaron a formarme. Empezando por mis padres y abuelos, mi hermana, docentes, amigos, colegas, jefes, referentes. Tuve la inmensa suerte de encontrarme con gente muy valiosa que, de una u otra manera, me iluminó. 

3ra Vela: va dedicada a todos los que creen sinceramente que se puede traer luz a este mundo desde el acuerdo, la inclusión y el respeto. Para todos los que viven según el principio de pluralidad, no sólo desde el discurso. Aquellos que descubren en el ejercicio de escuchar y comprender al otro, un complemento de su propio ser.

4ta. Vela: para los que comprenden la diferencia entre encender para llevar luz y quemar para destruir. Parece simple, pero los últimos días nos demostraron, una vez más, que es un poco más complejo de lo que parece.

5ta. Vela: para mis verdaderos amigos. Cada uno de ellos sabe por qué.

6ta. Vela: esta vela la dedico a los que entienden que llegar a un cargo voluntario y de honor no es un fin en sí mismo. Estas personas no abundan y lo sé por experiencia. Sobran los que usan y abusan de estos cargos vaciándolos de honor. Mis respetos a los pocos y determinados que lo hacen con respeto y vocación. A los otros… que les aproveche.

7ma. Vela: al querido, esencial siempre necesario y nunca bien ponderado sentido del humor. Porque no se puede vivir sin él y cada cosa que uno encare, si lo hace con humor, resulta mucho mejor. Pobre gente la que no se permite reírse de sí misma o de lo que hace.

8va. Vela: esta va para las tradiciones. Todas. Cada cual con la suya y todas aportando su parte para conformar esta trama humana de la que todos somos parte.

Queda una vela más. Es la vela que enciende a las otras. En mi caso, esta vela son mi mujer y mis hijos que me llenan de luz cada día y me enseñan a encontrar el brillo incluso en momentos que son o simplemente parecen oscuros. Gracias a ellos puedo celebrar esta fiesta de un modo que, más allá de milagros,  me enseña la importancia de saber recibir y aportar luz.

Se que me salió demasiado serio. No se preocupen, espero corregirlo para la próxima.

Saludos y felicidades para todos, crean en lo que crean. Los buenos deseos, si son sinceros, siempre suman.

lunes, 7 de noviembre de 2011

El componente esencial



“Y el Premio al Desarrollo Científico es para…”

Justo en ese momento, una fracción de segundo antes de que mencionen su nombre, comenzó a repasar el camino que lo llevó a ese lugar.

Años de investigación y todo estaba trabado. Equipos enteros, tratando de encontrar ese eslabón perdido, ese componente faltante que les permita, finalmente, avanzar. Y no había caso…

Hacía años que los equipos que trabajaban la Inteligencia Artificial habían llegado a un callejón sin salida. Los cerebros electrónicos consiguieron un avance exponencial hasta llegar a un punto donde todo se trabó. Pensaban mucho más rápido… pero no pensaban mejor. Había algo que les faltaba y nadie conseguía descubrir qué.

Trató de recordar qué fue lo que le hizo encontrar la tan mentada solución y  se rió al notar que, contra todo pronóstico, no fueron ni su esfuerzo ni sus conocimientos. Ni siquiera los años de experiencia. Fue, como pasa siempre en estos casos, fruto de la más pura casualidad.

De golpe y sin razón aparente recordó a ese tipo para el que había trabajado años antes. Siempre lo había sorprendido por su virtual incapacidad de tomar una decisión inteligente. No es que no tomara decisiones pero pareciera que en el proceso había bloqueado el componente “inteligencia”.

Se rió en silencio, dispuesto a olvidar el asunto. Pero en la mitad de la noche, se despertó sobresaltado. Ahí estaba la respuesta!

De golpe, frente a sus propias narices. Tan claro le resultaba que no podía entender cómo habían pasado tantos años trabados sin avanzar. No estaba dispuesto a esperar y comenzó a desarrollar, garabateando en un papel arrugado,  los pasos futuros de su investigación.

Menos de un año después estaba ahí parado a punto de recibir un “Premio al Desarrollo Científico en beneficio de la Humanidad”.

Y todo por qué? Por descubrir que jamás la Inteligencia Artificial podría emular al cerebro humano si no desarrollaban ese componente esencial que hace al núcleo de nuestras decisiones.

Ese mismo componente esencial que, justamente, mantenía toda la investigación en un callejón sin salida. Y él había encontrado la respuesta.

Que paradoja! Tantos años ponderando la inteligencia y hoy estaba recibiendo un premio por desarrollar finalmente el componente esencial e infaltable: la Estupidez Artificial.

Foto: 774 - Neuron Connection - Pattern by Patrick Hoesly

viernes, 23 de septiembre de 2011

Todo tiene que ver con todo




Quisiera relatarles una cosa que me paso el otro día. Hablando de eso me llamó la atención que lindo día es hoy, parecía nublado pero de golpe salió el sol y todo se iluminó, como el tipo este, cómo era que se llamaba? Este que se iluminó y gritó “Eureka!!”… si eureka como la marca de las gomas, pero las de borrar no las de ser vedette que está tan de onda ahora. Vieron que cualquier bagayo hoy se hace la estrella. Como el satélite que se iba a estrellar contra la tierra. Tengo que hacer algo con la tierra de casa, hace unos días que no barro. Barro, eso! Se me va a llenar todo de barro si llega a llover, porque está medio como inestable. Igual que el vecino de enfrente que es un inestable! De repente se ríe, de golpe llora, a veces esta serio… Serio, lo que se dice serio es el kilombo que tienen en Europa con la economía, se les están cayendo todos los bancos, no los salva ni el Fondo Monetario. Y aunque no sea monetario quiero tener un fondo, para tener unas plantas, un jardín, aunque el que termina el jardín este año es mi hijo. Que bárbaro como crecen los chicos! Pensar que ayer nomás era un bebé. Ayer nomás, como la canción de Moris. Saben quién es, no? El de “Yo vivía en el bosque muy contento…”. Tan contento como el pibe este cuando el ganó al otro por abandono, cómo se llama? Ah, si! Del Potro. Pero el del tenis… no Rodrigo el que se mató en un accidente y cantaba cuartetazo. Igual que La Mona, pero ojo! La Mona  de cantar, no la de “dormir la mona” y hablando de dormir, hace unos días que ando con insomnio, me está costando dormirme, y si hablamos de cosas que cuestan, esta difícil ir al super. Pero a los que les va a resultar difícil ir al Super Bowl van a ser los Cowboys, pero los de la NFL no los de arriar las vacas y…

Les gustó? Ahora imaginen 30 o 40 minutos de este tipo de monólogo, sin posibilidad de contestar ni de cortar y podrán tener una idea cercana de lo que significa una conversación telefónica con mi madre.

Bienvenidos a mi mundo.

martes, 2 de agosto de 2011

Época de cambios




Enfrentar el cambio no es fácil. Sobre todo si es uno mismo el que tiene que debe tomar la iniciativa. Un poco por comodidad, otro poco por la incertidumbre ante lo desconocido, ni siquiera lo intentamos.

Pero en algún momento debemos romper esa inercia natural que nos lleva a mantener el statu quo. Aquel que nos impide evolucionar y cambiar.

La verdad es que hay que encontrar el momento exacto para tomar el futuro en nuestras manos.

Debemos darle un corte a la rutina sin futuro. Valentía? Si, debemos recurrir a la tan postergada valentía y abordar ese cambio.

Después de todo, hablamos de nuestro futuro, de despegarnos del pasado que nos deja anquilosados e inmóviles.

Yo, una vez que llegué a la decisión, enfrenté los demonios que rodeaban el camino hacia la superación. Sabía que no podía confiar en nadie más y que tenía que ser yo quien tome la iniciativa.

El día señalado junté coraje y esperé que sea él quien abriera el diálogo. Lo repasé mil veces en la cabeza pero nadie me garantizaba que todo sea tal como yo lo había previsto.

Llegó el momento. El se acercaba con su modo tradicional sin percatarse de lo que se avecinaba. A decir verdad, lo más probable es que si lo hubiera sabido, tampoco le habría preocupado demasiado. Era más un tema mío, pero…

A mi el corazón me latía con una velocidad que pensé que se me salía por la boca. Traté de mantener la calma.

Me miró y con un modo que me pareció más acusador que inquisitivo, y como si fuera con falta de interés me dijo:

-Lo de siempre, mostro? Un cortado y 3 medias lunas?

-No, Tito. A partir de hoy traeme un te de hierbas y un par de tostadas.

Que lo parió! Como cuesta cambiar de hábitos.

viernes, 15 de julio de 2011

Reencuentros





Hoy, por razones que ustedes  sabrán entender, no escribo desde el humor. Confío en que les va a gustar.

Cuando se fue, de golpe y sin aviso, sentí la tristeza más profunda que jamás había vivido. 

A medida que pasaban los años y, aunque nunca lo olvidé, pensé que debería confiar exclusivamente en mi memoria para mantener su imagen junto a mí.

Me equivoqué.

Lo extraño es que lo volví a encontrar en el lugar y el momento más inesperado. Me tomó un rato reaccionar, más que nada por la sorpresa.

No lo puedo olvidar. Fue hace 8 años y a decir verdad, no estaba preparado. Estábamos a pocos días de un aniversario más de su muerte y en ese momento mi atención estaba en otro lado. 

Acababa de nacer mi primer hijo y como se imaginarán no podía pensar en otra cosa.

Yo, como clásico padre primerizo, estaba hipnotizado por  esa  responsabilidad con forma de persona que tenía en brazos (y que, para ser sinceros, me hacía alternar entre una inmensa alegría y un cagazo importante). No podía dejar de mirarlo.

Y ahí, justo en ese momento, lo vi: en los ojos de mi hijo, en su forma de mirarme, me reencontré con mi viejo. Reviví su mirada, sus abrazos y su voz. Recuperé un vínculo que estaba, hasta ese momento, limitado al ámbito de la memoria y al esfuerzo para que no desparezca. 

Supe, sin dudarlo, que iba a hacer todo lo posible para ganarme como padre la mirada que yo, como hijo, tenía para con mi viejo.

Desde ese momento sé que cuando quiero verlo, sólo tengo que mirar profundamente a mi hijo a los ojos y ahí está, recordándome cuántas cosas aprendí de él. Cosas que no supe o no entendí en su momento pero que son absolutamente claras hoy.


Gracias a vos, hjo, tuve por primera vez en muchos años, la posibilidad de reencontrarme con mi viejo, tu abuelo.



lunes, 11 de julio de 2011

Convicciones firmes




Hay una fauna deplorable en la vida democrática: la gente que esconde sus ideas y se acopla al festejo del eventual vencedor.

Son esos mismos que mutan en cultores del “yo no lo voté” cuando las cosas salen mal. Expertos en política cuyo libro de texto es el diario de mañana, deleznables personajes que representan la peor debilidad de la participación popular.

Es por eso que en época de elecciones es importante dejar clara la propia ideología y, para mal o para bien, defenderla con convicción.

En estos días previos a la elección del Domingo 10/7, me dediqué a escuchar, pensar, analizar y definir mi voto.

Así es que haciendo gala de la claridad de conceptos que nos caracteriza a los seguidores de Pino y su Proyecto Sur, no le aflojé al apoyo constante que nosotros, los Telermanistas de la primera hora, solemos darle a nuestro candidato, un tipo que sabe. No por nada la Estenssoro, igual que Lilita, contaba con mi voto incondicional, el mismo que siempre, como fiel seguidor de la UCR, le di a Zamora, manteniendo mis principios. Es por eso que estoy firme junto Frente de Izquierda y lo expreso apoyando a Castrilli. Créanme que estoy dispuesto a sostenerlo a cara de perro, como mi candidato preferido: Lopez Murphy, al que apoyo casi con tanta vehemencia como al  querido Todesca, eterno candidato del MID.

Y asi fue como con profunda y meditada decisión, marché a ejercer mi deber cívico. Manteniendo mis ideas y sin panquequear como esos oportunistas del triunfo electoral y confiado en el triunfo que a nosotros, los compañeros del FPV encolumnados tras Filmus y Tomada, nos aguardaba al final del día. Un día en que me enorgullezco de apoyar a Macri en el PRO, razón por la cual celebré la aplastante victoria que obtuvimos.

Pero hay un mensaje que quisiera dejarles, más allá de victorias y derrotas. Permitámonos decir, con la frente bien alta, que sólo defendiendo nuestras convicciones podremos mantener la democracia, que tanto nos costó.

De paso, alguien sabe cómo vienen los pronósticos para la segunda vuelta? No sea cosa que con tanta alegría que tenemos en el PRO, terminemos festejando otra vez en el FPV...

miércoles, 22 de junio de 2011

La palabra prohibida




Me cansé de esa postura pseudo santurrona, que pretende darnos cátedra de moral y buenas costumbres.

No soporto esa moralina medieval que marca, como censor inapelable, quién debe decir qué cosa o cuáles son las palabras dañinas a "nuestro modo de vida”, como si hubiera uno solo y todos adhiriéramos al mismo.

Para estos cultores de pensar por otros parece que sexo, culo y teta son “malas palabras”.

No seamos hipócritas. Por qué razón determinan que esas, justamente esas, son malas palabras? Representan algo malo, acaso? Son nocivas? A mi leal saber y entender, no. A decir verdad, creo que todo lo contrario. 

No seamos cómplices ni víctimas mudas de esta realidad impuesta que nada tiene que ver con nuestra idiosincrasia.

Digamos a viva voz y sin temor a las represalias de esos supuestos defensores de las buenas costumbres: sexo, culo y teta para todo el mundo! (le guste a quien le guste y le duela a quien le duela).

Malas palabras son otras. Las que implican sufrimiento, dolor. Las que nos remiten a la bajeza más abyecta, a la supresión de la identidad y la humillación de la persona.

Malas palabras son aquellas que nos anulan la voluntad y el deseo, encendiendo el control social por sobre la acción personal.

Malas palabras son esas que de sólo escucharlas nos producen un nudo en el estómago, en más de un sentido.

Malas palabras, en definitiva, son dietay actividad física.

He dicho. 


Foto: Ferida by docampo

lunes, 13 de junio de 2011

La "Balada avalada"




Hoy me levanté inspirado
para escribir algo en verso
Pero necesito fondos
que me cubran el esfuerzo.

Los ingresos ya no dan
y el momento es acuciante
La solución es muy clara:
necesito un auspiciante

Por eso armo esta balada.
Es que en mi inspiración creo
y quiero que sea avalada
por algún esponsoreo

Empresas varias se aceptan:
Vinos, bebidas o copas,
heladeras, compu, sushi,
y, por qué no, un lavarropas.

Todo auspiciante que llegue
con cariño lo recibo.
Se aceptan pagos en cheque,
aunque prefiero efectivo

Dejo en claro: a mis amigos
no les cobro en lo absoluto.
Yo siempre los nombro gratis
no es cuestión de ser canuto.

En definitiva digo,
aunque se que no es noticia,
que es simple supervivencia
(reconozcan la pudicia).

Cualquier auspicio me ayuda
a sobrellevar el karma.
No acepto el pancho y la Coca:
por lo menos, un shawarma!!


Saludos!!!



lunes, 6 de junio de 2011

Original pecado.



Y el Señor habló al Pueblo por boca del Profeta: “He aquí que seréis conocidos como el Pueblo del Libro y no cargaréis el pesado estigma de que os conozcan por características físicas, vanas y prosaicas”.

El Pueblo escuchó atentamente la voluntad del Altísimo y consternados preguntaron “Por qué, Señor? Qué hemos hecho de malo para merecerlo?”. Y el Profeta alzó su báculo y exclamó: “Porque así está escrito. Ante mi Presencia se les ofreció ser el Pueblo del Libro y aceptasteis gustosos. Entonces, por qué os quejáis? Por qué habéis decidido cuestionar mi decisión?”

“Mire, don Profeta,-dijo un vocero del Pueblo, el único que se atrevió a hablar-dígale al Altísimo que no lo tome a mal, pero cuando aceptamos lo del libro no estaba claro que nos dejaba afuera de todo lo referente al sexo. Que el amante latino, que el negro bien dotado, que los hindúes con el Kama Sutra y  vaya uno a saber qué más… y nosotros? Eh? No hay un solo pueblo que no tenga alguna ventaja en ese campo. Pero nosotros... NADA!! Venimos mal, muy mal. La verdad es que con la onda de lo cultural, lo intelectual y toda esa huevada, no levantamos ni temperatura. No podríamos arrancarle unas hojitas al Libro, bajarle unos decibeles a la parte de moral y ética y a cambio recibir alguna característica más prosaica y un poco más útil para unas buenas revolcadas?”

El Profeta, cuyo rostro serio denotaba un tanto de preocupación y otro tanto (mayor aún) de cagazo, transmitió la inquietud al Toopoderoso y entró en una especie de trance. El Pueblo, expectante, aguardaba la respuesta del Señor, que se debatía entre mandarlos a todos a cagar o intentar alguna respuesta conciliadora. 

Finalmente el Profeta alzó sus brazos y dijo con una voz potente: “El Señor ha escuchado sus plegarias y pide que tengáis paciencia, que llegará el tiempo en que sus pedidos serán satisfechos y que, mientras tanto, le dejen de romper un poco las pelotas”.

El Pueblo que, pese a estar convencido de tener razón en sus reclamos, era bastante respetuoso, decidió esperar. Por un lado porque era el pedido del Señor y por otro porque no querían que el Barba se chivara y, encima, les saque el Libro. Algo es algo, vio?

Y así fue que pasaron los siglos y el Pueblo, resignado a su suerte, dejó de reclamar. Pero el Señor, para quien el tiempo no es relevante, siguió pensando y tratando de crear alguna solución.  Junto a sus ángeles asesores le dio vueltas al asunto hasta que, finalmente, encontró una solución.

-Y, Jefe?-preguntó uno de los ángeles más cercanos-Cómo lo solucionamos? Me imagino que encontró algún don que no esté ocupado y a ellos les sirva, no?

-La verdad, no-respondió el Altísimo-Vos sabés que todas las características positivas están tomadas: que los mejor dotados, los más atractivos, los más creativos y los de mejor performance… no me queda nada para darles.

-Entonces? Los dejamos así?

-Nooo! Si prometí una solución, les doy una solución. El tema es que me pasé siglos pensando en qué les podía dar y la respuesta estaba en hacer atractivo lo que ya tienen, entendés?

-Mmmmm… no. No veo ninguna característica que ya tengan y que sea mínimamente atractiva.

-No se para qué te tengo como asesor si no entendés nada…-dijo el Todopoderoso con cara de lástima-Te lo explico despacito, a ver si entendés. A partir de ahora vamos a hacer deseable al antihéroe. El perdedor eterno, de estado físico... dudoso, con estilo intelectualoide, que por lo menos sabe reírse de sí mismo (otra no le queda!), con incipiente pelada  y con un tostado clorofílico.

-Tostado clorofílico?

-Si, ese colorcito tirando a blanco verdoso.

-Aaah... Y cómo piensa hacer de esa mezcla algo medianamente aceptable, si se puede saber?

-Ja! Eso dejámelo a mí, que de milagros la juno lunga.

Y dijo el Señor: “Tómese al humor como algo deseable, sea el perdedor un sex symbol, y que el antihéroe reine por sobre sus congéneres, y que el shmendrik (*) y el shlemazl (**) se conviertan en los nuevos objetos de deseo". Y fue así que el Stand Up se hizo.  

Y vio el Señor que era bueno y el mundo aceptó esta realidad como una verdad irrefutable. Y aunque algunos detractores lo tomaron como un género de judíos fracasados, en sus filas se contaban fracasados de todos los credos.

Habiendo concluído esta obra, el Señor se relajó y se echó una siestita y fue así que finalmente la paisanada pudo dar matraca a gusto, pero no porque ellos quieran, sino sólo para que se haga la voluntad del Altísimo.



(*)shmendrik: en idish, un tonto sin remedio. 

(**)shlemazl: también en idish, un tipo sin suerte, el clásico perdedor por naturaleza.

martes, 31 de mayo de 2011

El vaso lleno



Cada tanto releo algunas cosas que escribí. Es un pequeño ejercicio para tratar de ver si sobreviví a mi propio archivo. No siempre pasa y me alegro. Creo que la manía que tenemos de exponer los cambios de opinión de los otros nos sirve de escudo para no ver los propios.

Yo, declaro públicamente, difícilmente pueda sobrevivir al archivo. Cualquiera que lo pueda hacer es, a mi juicio, tan estático y rígido en sus posiciones que le debe costar mucho adaptarse a los cambios y a la realidad que lo rodea.

Muchas veces y debido a estos cambios de parecer, no puedo creer que haya escrito determinadas cosas.

Pero este no es el caso. Me voy a referir a algo de lo que no abjuro y en lo que creo hoy con más firmeza que cuando fue escrito. Es un post que escribí casi al inicio de este blog. Un blog que cumple en estos días 2 años, más de 140 posts, 3 o 4 autoamenazas de dejarlo, algunas decepciones y muchísimas alegrías.

Me refiero a la “Apología del egocentrismo”. En aquel momento decía que todos los que nos exponemos de manera voluntaria (y en mayor o menor medida, un blog es una exposición pública voluntaria), es porque queremos llegar a mucha gente, que le guste lo que hacemos y nos den la tan ansiada palmada en la espalda (real o virtual) que refuerce nuestra voluntad de seguir haciendo lo que hacemos. Hoy, más que antes, creo que la frase de “yo prefiero un público más selecto” es un simple eufemismo para no preguntar “Cómo cornos consigo más público?”.

De ahí lo que señalaba como “autoamenazas de dejarlo”. Cada vez que me parece que no llego a la cantidad de gente que quiero (nunca es suficiente), o que no hay tantos comentarios como quisiera (siempre son menos!) o si la inspiración se toma vacaciones, uno se cuestiona si vale la pena seguir. Y créanme que vale la pena. Más allá de lo que recibamos desde afuera, vale la pena por uno mismo. Por seguir escribiendo, por mantener la neurona activa (hay determinados ámbitos laborales donde esto es absolutamente necesario, sobre todo cuando se trabaja en un entorno neuronicida) y porque creo que, sólo por el hecho de poder disfrutarlo, vale la pena.

De todos modos, las palmadas siempre ayudan y en estos últimos meses recibí 2 muy estimulantes: hace un mes un post mío publicado en Oblogo y esta semana (a partir del jueves 2/6/11) Pensando Fuerte y Claro será el blog premiado en el Blog del Día (mini entrevista incluida: entren, lean y comenten!!!).

Puede que suene como un post de autobombo pero… no. Sin “peros”. Es un post de autobombo, me encanta ver mis posts publicados, ver que cada vez hay más lectores, recibir premios y leer sus comentarios, así que gracias a los amigos de Oblogo y de Blog del Día, a todos los lectores incluyendo los vegetarianos militantes (de paso: sigan comentando y recomienden. Viralicemos, gente, viralicemos!!) y, sobre todo, gracias a las 2 personas que, a fuerza de conocerme, supieron desestimar mis razones para dejar el blog y me instaron (o será “conminaron”?) a seguir adelante: Romina (mi esposa) y Miguel (mi hermano por elección).

Saludos y feliz segundo aniversario de Pensando Fuerte y Claro

martes, 17 de mayo de 2011

Instrucciones para ocupar un sillón




Si Usted, querido lector, pertenece a esa elite de gente que está a punto de ocupar un sillón con cargo incluído (léase “chapa en la puerta”), entonces me permito acercarle estas breves pero útiles instrucciones para el paso que está a punto de dar.

Ante todo, en este primer encuentro, aproxímese con cuidado. Tenga en cuenta que usted no conoce al sillón pero él tampoco lo conoce y ambos tienen una natural desconfianza. No pretenda que esta incómoda sensación desaparezca de golpe, déle tiempo para que la confianza se establezca.  Recuerde que toda primera impresión es clave para determinar una relación y este caso no escapa a la regla.

No tema, pero a la vez no se imponga. La etapa del reconocimiento es la base de una buena relación a futuro y si usted lo maneja con cuidado no se arrepentirá.

Muchas veces, sobre todo cuando el foco está en el sillón y no en quien (Usted, en este caso) realiza la tarea,  el lugar le puede quedar demasiado grande. Entienda que no me refiero a cuestiones de tamaño sino a sus capacidades personales. No le pido que lo reconozca abiertamente y menos que lo grite a voz en cuello desde la puerta de su oficina, pero en su fuero más íntimo, usted sabe si es de esas personas que llegaron casi por capricho del destino o por falta de opciones, a un lugar que no les cuadra. Personas como Usted, específicamente, son las que, lejos de aportar lo propio al sillón que humildemente lo recibe, intentan nutrirse del mismo absorbiendo todo lo que éste le pueda aportar. Tomando en cuenta por dónde pretende absorber, queda claro cómo piensa y cuál es el producto de sus ideas. Piense objetivamente en sus capacidades personales y comprenderá que ninguna persona con inteligencia promedio podría aceptar su autoridad profesional si tiene alguna duda de las potencialidades de quienes lo rodean con aparente admiración, le recomiendo que lea esta guía anterior para ilustrarse.

Mi humilde sugerencia: trate de entender que si alguien como usted llegó hasta allí, lo mejor que puede hacer es confiar en el sillón. Tenga en cuenta que, antes de su llegada, ese sillón recibió otros gluteos, algunos mejor preparados para ejercer la sentada en tan ilustre lugar y otros… no tanto. Él, indudablemente, tiene mucha más experiencia que Usted en ese cargo. El hecho de no develar los secretos que diligente y celosamente fue acumulando no implica que no los conozca. Simplemente demuestra su fidelidad y eficiencia en el cargo que le toca. Este es uno de los puntos de los cuales podría Usted aprender.

Y, finalmente, no abuse de su autoridad (la del sillón, en realidad) tratando de demostrar a los gritos y puteadas que sólo Usted sabe trabajar. Recuerde la máxima que indica que es mejor tratar con respeto y humildad a quienes se encuentre en el camino de subida ya que son los mismos que verá en su trayecto de bajada.

Se lo recomiendo por su bien y el de todos los que lo rodean.

Aclaración: la inspiración para escribir este post, como siempre, es fruto de la observación.

Saludos!

martes, 12 de abril de 2011

Para estar a la moda



Yo siempre termino comprando las cosas cuando ya dejaron de ser novedad. No soy de marcar tendencia. Es parte de mi personalidad. Pero esta vez, quise cambiar. Me fui apenas me enteré que empezaban las ofertas de pre-temporada porque estaba decidido a ser de los primeros.

-Entraron los modelos de la temporada Otoño Invierno 2011?- pregunté casi seguro  de recibir una respuesta negativa.
-Recién!-me sorprendió la vendedora.-Todavía no los acomodamos pero si querés pasá y vas mirando.
-No te jode? Puedo volver más tarde-dije. Es que cuando uno es medio tímido le da no se qué ser de los primeros. Pero, para qué negarlo, era precisamente por eso que buscaba los nuevos modelos.
-No, dale! Entrá y andá mirando- me alentó- Si ves algo que te guste, me avisas y te lo probás.

Empecé a buscar. La verdad es que había una variedad increíble. Yo pensaba que justamente Otoño-Invierno era una temporada más modesta en cuanto a modelos pero parece que no conocía muy bien el mercado.

-Y?-me preguntó-Encontraste alguna personalidad que te quieras probar?

-Ví algo- le contesté-pero no estoy seguro que vaya conmigo.

-Mmm… me parece que necesitás realmente un cambio. Yo buscaría algo más lanzado con menos tapujos. Tené en cuenta que es un año de elecciones y viste que ante tanto cambio, las personalidades más lanzadas se llevan mejor. Si te mantenés en un modelo medio conservador, así como el que tenés… te quedás atrás en el tiempo. No te ofendas pero estás un poco fuera de moda, viste?

La verdad es que no, no había “visto”. De todos modos yo prefería ver mi personalidad más “vintage” que “demodé”.

Parece, según me explicó, que yo venía con personalidad base y que la predisposición al cambio era un opcional. Lo bueno es que hoy por hoy se puede hacer un upgrade casi sin costo adicional. Las cosas que uno se entera si pregunta a los que saben!

Más miraba las personalidades nuevas, menos me atraía el cambio. Seguramente era mi poca predisposición al cambio que me estaba frenando.

-Probate alguna-me dijo-Puestas se ven mucho mejor.

Así que, me sobrepuse a mi resistencia y me probé un par de personalidades. Ninguna me convencía demasiado. Algunas por mucho y otras por poco.

Como vendedora la tenía clara. Yo pensaba probarme una, a lo sumo 2 personalidades pero llevado un poco por sus convincentes argumentos de venta terminé probándome unas 6 personalidades.

Es cierto que puestas se veían mejor pero encima, todos me resultaban demasiado conocidos, como si ya los hubiera visto. Por ejemplo, la del Gerente aparentemente seguro de sí mismo que vivía humillando a los que lo rodean y tratando de demostrar que sin él, nada funciona, me daba más a “pobre tipo” que a “exitoso y seguro”. La del que sabía aplastar la cabeza de otros para subir, me dio más a insatisfecho y amargado que a triunfador. Ni que hablar del que  sabía encontrar su lugar pero lo buscaba a través de la chupada de medias y el chisme… ese era el más patético de todos. 

No había caso, no encontraba nada que me quedara bien. De golpe me probé una que me quedaba muy cómoda. Tanto, que me movía con total naturalidad. Le pregunté a la vendedora cuál era. La mina, totalmente perpleja, me explicó que había vuelto a ponerme mi propia personalidad.

-Me parece que no vas a llevar nada, no?- dijo con una mirada que alternaba entre la decepción y la bronca.

-No-le dije- No te enojes pero por ahora me quedo con el modelo que tengo.

Es así, che. No será una personalidad muy “trending” que digamos pero no hay otra con la que pudiera sentirme tan cómodo.


Foto: AGB Stamp by towo

martes, 5 de abril de 2011

Dame otra Pinia



La verdad es que la noticia me cayó como un balde de agua fría: Pinia Colada, un blog de viñetas políticas y de esclarecimiento sobre Israel entró, para decirlo suavemente, en situación de stand by. 


No les puedo explicar cuánto lo lamento, no sólo porque me gustaba verlo y leerlo sino también porque tuve el honor de colaborar con un par de textos y más importante aun  porque su autor, Pepe Fainberg, es un amigo personal al que admiro por su trabajo y quiero profundamente por ser el tipo que es.


Es cierto que todos los días se cierran, se abandonan y/o se dejan de leer miles de blogs (o, como es el caso de Pensando fuerte y claro, ni siquiera se empiezan a leer!) pero en esta oportunidad no quise que las "vacaciones programadas" de Pinia Colada pasen desapercibidas.


Yo sé que lo voy a extrañar y que sus ilustraciones y comentarios van a hacer falta. 


Personajes, un diario y hasta un país ficticio, fruto de la imaginación del autor, fueron herramientas y vehículos para que, a través del humor, se lleve una visión diferente, directa y poco escuchada de un Medio Oriente del que mucho se habla y poco se sabe (y ese poco, la mayoría de las veces, es de una mediocre calidad panfletaria).


De alguna manera, ante la decisión tomada, uno se pregunta qué pudo haber hecho para evitar esta situación, o si pudo haber colaborado de manera más activa para que el blog tenga mayor difusión, pero a esta altura son todas conjeturas. Lo que sí pienso hacer es taladrarle la neurona a Pepe para que, más temprano que tarde, retome su actividad.

Pepe querido: si necesitás estas vacaciones, dale, pero volvé pronto que estamos esperando las nuevas corresponsalías de Feijoado Choripanne, el corresponsal del diario "El Tinbalés" en Sudaquia. 


Saludos!


Foto: Tropical Heat by Simone Celestino

domingo, 20 de marzo de 2011

Desanimo tu fiestita



Estamos viviendo una época donde los animadores de fiestas están altamente sobrevaluados. Por alguna razón hemos decidido que en una fiesta, lo importante es que la gente se divierta. Quiera o no quiera.

De ahí que empezaron a surgir animadores de fiestas infantiles, de adultos, animadores de divorcios y no me extrañaría que dentro de poco te aparezcan animadores de velorios.

Pero creo que un área no explorada, la de los desanimadores de fiestas. Por qué razón hay que poner tanto esfuerzo en alegrar y divertir? Animar, alegrar, divertir son todos conceptos del pasado. Súbanse a la ola renovadora de la desanimación y sorprendan a sus invitados con una fiesta fuera de lo común.

Es una excelente oportunidad de negocios que podría sumarse a la iniciativa de “Quiero alquilar un millón de amigos” e incluso se podrían complementar perfectamente.

Gracias a la iniciativa y la creatividad de nuestro equipo, ya estamos desarrollando una serie de productos bajo el lema “Conceptos para tu fiesta: desanimá a tus invitados con todo éxito”

Algunas de nuestras ideas top son:

  • Cumpleaños de adultos: un aparente invitado comienza a contar experiencias e historias que fluctúan entre lo triste y lo macabro. Te insulta a la tía Elvira y le esconde las pastillas al Nono, critica la comida y se te emborracha justo antes de la torta. El alma de la fiesta!
  • Cumpleaños infantil: un supuesto mago te frie a la paloma o te despellleja al conejo, te asusta a los chicos y le toca el culo a las madres. Un exitazo! 
  • Despedida de soltero/a: en lugar de strippers, llega una mina que te cuenta sus pésimas experiencia maritales, mientras su partenaire, lejos de intentar  sumarse a ella en un show erótico, relata las veces que sus ex esposas lo estafaron llevándose absolutamente todo lo que ha ganado. Después de esto, no se si los novios siguen con la idea de casarse pero que los invitados se te divorcian, está garantizado!
  • Nacimiento: Perfecto! Una pareja de padres desesperados, ya sea que no duermen porque el niño recién nacido no para de llorar o porque el recién adolescente no para de amargarles la vida harán las delicias de los invitados. La oferta se completa con un cupón de descuento para vasectomías y ataduras de trompa.
  • Un encuentro de militantes Ultra K: nada mejor para calentar la velada que un acólito de Macri, adicto a Clarín y repetidor obsesivo de las citas apocalípticas de Lilita. Una fiesta de la militancia!
  • Un ágape PRO: un asiduo televidente de 6,7,8 dueño de la colección completa de Página/12 hará de cada charla, una virtual guerra semántica, Un horror! Surmenages de a montones!!
Aclaración: por razones organizativas, en estas últimas 2 opciones deberemos cobrar el servicio totalmente por adelantado. Siempre es más fácil huir por tu vida si no tenés que esperar que el anfitrión pague por los servicios.


Yo les sugiero que vayan pensando qué tipo de fiesta quieren organizar y qué tipo de desanimación quieren. Entiendan que, para poder ser original, nuestras ideas y sugerencias son personalizadas y no queremos fallarles a nuestros clientes.

Todos nuestros servicios tienen garantía: si alguno de sus invitados se divierte le devolvemos el dinero.

No hay nada que hacer, me debo a mi público y a la originalidad.
Saludos!!

domingo, 13 de marzo de 2011

Padrario: de padres, madres y reuniones



Arrancó el año, y con él los que tenemos niños en edad escolar comenzamos a disfrutar de una serie de experiencias inolvidables: las reuniones de padres.

No importa si son del jardín, del colegio o de alguna otra actividad extra escolar (fútbol, inglés, danza, música o macramé), lo importante es que en todas estas reuniones hay ciertos especímenes que se repiten. Si faltara alguno, tengan la precaución de sacar inmediatamente a sus hij@s de ese lugar. Seguro que es un ámbito extraño del que no conviene fiarse.

Les acerco, entonces, el “Padrario”, también conocido como “Guía orientativa de especímenes paternos/maternos infaltables en toda reunión”.

Se los presento:
  • El enciclopedista: es uno de los que primero se descubren. No puede contener sus ganas de demostrar que todo lo expuesto, para el/ella es tema sabido. Comienza asintiendo con la cabeza, cada vez con mayor amplitud de movimiento, hasta parecer que se va a desnucar. En ese momento y sin siquiera esperar a que le den la palabra comienza a explicar a los demás todo lo que sabe sobre el tema. Lo hace ante la atónita mirada del docente que no sabe si dejarlo hablar, pedirle que se calle o llenarle la boca con estopa.
  • La sobreprotectora: no hay medida de seguridad que le cuadre a esta señora. Salir al patio es peligroso, pero quedarse en el aula también. Ir de excursión es impensado, salvo que ella acompañe y en ese caso solo se ocupa de su hij@ y desoye todo pedido de ayuda del docente responsable. Si el tema en cuestión es deporte, no permite que se de inicio a la actividad si antes no chequeó personalmente cada centímetro cuadrado del área donde el pequeño (o no tanto) estará corriendo y no se mueve de su lado. Por lo general termina con su hij@ como campeón internacional de bungee jumping o de saltos ornamentales. Todo sea por el efecto rebote. 
  • El revolucionario: para él, todo está mal. Nada es lo que le dicen y cualquier pregunta que haga otro padre tendrá, de su parte, una respuesta, preferentemente agresiva y contundente. Aunque la pregunta no sea dirigida a él, como sucede en el 99% de los casos. Para la tercera intervención en la reunión se comienza a gestar entre el resto de los presentes una confabulación que puede terminar en una puteada generalizada, en el mejor de los casos, o en un intento de linchamiento liberador. Este espécimen por lo general se lo reconoce a simple vista por su bigote stalinista y un avanzado corrimiento capilar: su pelo ya no comienza donde antaño sino cerca de la mitad de la cabeza y se continúa con una colita anacrónica. 
  • El navegante: no hay pregunta que haga, que no haya sido explicada ya varias veces por el docente que con paciencia de principio de año, se la vuelva a contestar. Aunque para la tercera vez que levanta su mano el resto de los padres, entre risas incómodas comienzan a hacerle claras señas de que lo ignore o lo reviente a trompadas.
  • M´hij@ el prodigio: no hay clase, deporte o actividad extra curricular donde falte este espécimen. Su hijo la tiene más clara que el mismo docente y si no lo desbancó aun, es por simple prejuicio. Si alguien no notó aun el genio latente en su hij@, se encarga de comunicarle, ya desde la reunión de padres, acerca de las capacidades extraordinarias de su hij@. Y que le quede claro!
  • La suegra: considera que ese no es su lugar y lo deja en claro desde el pricipio.Busca cualquier oportunidad para hacer una pregunta, aunque sea irrelevante, para poder meter su bocadillo predilecto “Es que la madre, o sea mi nuera, no se preocupó de decirme bien las cosas y como ella no se piensa ocupar, yo tengo que preguntar, me esplico?”. Si señora, se explica. Una y otra vez.
  • El ventilador: todo le molesta y todo comentario le resulta insoportable. Se lo reconoce por sus constantes resoplidos que comienzan a generar una corriente similar a la de un ventilador industrial. Si comentan, si no comentan, que no haya preguntas o que haya demasiadas. Toda situación activa su resoplido y su disgusto, público y visible.


Hay quienes creen que existen otros. Para mí, son sólo variaciones de estos mismos arquetipos. Y, con su permiso, ahora los dejo porque se viene la reunión de padres y tengo que concentrarme para tener una performance digna. Uno es un ventilador serio, no un improvisado!

Saludos!!