lunes, 15 de noviembre de 2010

Amigos, anécdotas y memoria


El tiempo hace que a veces las anécdotas que vivimos y repetimos hasta el cansancio, nos empiecen a parecer inverosímiles.

De golpe uno se empieza a preguntar si todo eso ocurrió o es una jugada medio extraña que nos hace el trío fantástico de la exageración: el tiempo, la memoria (o su ausencia…) y la fantasía.

Como ya escribí en artículos anteriores, yo viví fuera de Argentina en una etapa muy importante: entre los 19 y los 23 años. Es esa época estando lejos y sin mi familia directa cerca, los amigos que tomaban el lugar de una familia adoptada como propia, eran compañeros de ruta para grandes (enormes!) anécdotas que, por esas cosas que tiene la memoria, a mi me quedaron grabadas.

Pasó mucho tiempo y el tema es que con el correr de los años, uno empieza a dudar de los propios relatos. Será que fue realmente así? No estaré inventando (voluntaria o involuntariamente) aunque sea una parte, para hacerlo más interesante de relatar y más nostálgico, heroico, cómico, emotivo o tétrico de recordar?

Para ser sincero, estas dudas no me impidieron seguir contando, contando y contando estas anécdotas hasta el cansancio (sobre todo el cansancio de mi mujer que de tanto escucharlas ya las sabe de memoria).

Pero la duda seguía. Habrá sido así?

Y resultó que hace un tiempo se conjugaron las casualidades, las coincidencias, las inevitabilidades históricas y la necesidad consciente e inconsciente de corroborar mis recuerdos me permitió ubicar a uno de esos compañeros de ruta. Un amigo que por años (muchos) no ubiqué y que resultó estar más cerca de lo previsto. En un viaje familiar a Córdoba, arreglamos la forma de vernos y de golpe, en ese primer abrazo reconocí como reales cada una de esas historias. Pero no quedó sólo en el abrazo: repasamos todas las anécdotas que el tiempo nos permitió y con tanta sorpresa como alivio vimos que, lejos de haberlas exagerado, los detalles recordados en conjunto nos ayudaban a revivir con mayor detalle todos esos momentos que formaban nuestra memoria de los tardíos ´80.

Pasaron los años y cada uno de nosotros siguió su camino, tuvimos nuestras altas y bajas, pasamos mejores y peores momentos. No nos vimos por mucho (demasiado) tiempo. Pero esos años, con sus anécdotas a cuestas,  nos quedaron marcados a fuego (mucho más de lo que yo creía) y resultaron estar mucho más ajustados a la realidad de lo que hoy quisiera admitir.
Volví de ese viaje con una sensación de haber recuperado parte de mi memoria. No por haberla perdido antes pero si por haberla confirmado ahora.

Gracias, Ale Y. (Sanjua) querido, por ese ejercicio de volver a los 20 para recordar cuánto más sorprendente es la realidad que la imaginación y que nos acompañen en ese viaje todos los personajes de aquella época, que no fueron pocos!

6 comentarios:

  1. Huber, un caballero, como siempre.
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Eso no se hace!! Fuimos varios los compañeros de ruta y sólo lo nombrás al Sanjua???
    Me pongo tan celoso que ahora, averiguá solito quién soy... ja!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Edy , a vos y a todo ese grupo por dejar de ser una familia adoptiva , para pasar a ser para siempre parte de Mi Familia!!!!

    ResponderEliminar
  4. Buenisimo, que bello es recordar con nostalgia y alegria , y no olvidarse de esos buenos momentos que debemos atesorar siempre

    ResponderEliminar
  5. Apo dice que no importa si las anécdotas son exactas lo importante es que sean divertidas..
    la idea de recordar momentos con amigos ya suma!!!

    ResponderEliminar
  6. Ale: gracias, siempre es bueno recibir cumplidos!

    Anónimo: dame por lo menos una pista! Como vos decis, son muchos los compañeros de ruta y sin datos se me va a hacer difícil.

    Sanjua: coincido 100%. Gran, gran abazo!

    Patricia: hastalos momentos no tan buenos tienen otra perspectiva con el tiempo y con el contexto que vivíamos. Gracias!

    Rober: viste? Al final entre que me llaman de la radio para comentar futbol y que tengo coincidencias con Apo, voy a terminar siendo un referente del balonpie! (triste presente del deporte, sería)

    Gracias a todos y Saludos!

    ResponderEliminar