lunes, 18 de octubre de 2010

Valoro tu honestidad, entonces mentime


A decir verdad, pocas cosas más sobrevaluadas que la honestidad. Nos cansamos de oír y repetir frases como: “Decime la verdad, se completamente franco/a conmigo”, “no importa si es doloroso, prefiero que seas honesto/a”, “Valoro mucho su sinceridad y franqueza”. Qué queremos decir con todo esto?  Simple: miéntanme para que no joda tanto lo que me quieran o tengan que decir.

Piensen por un momento que todos nos dejaramos llevar por esta tormenta de honestidad y sólo dijéramos lo que realmente pensamos, creemos o vemos. Terrible!

Dónde quedarían el querido “no sos vos, soy yo”, el "no te merezco" o el tantas veces escuchado “te quiero como amigo”? Las ventas en los locales de ropa caerían en picada al impedir el “te queda pintado!” o el "esto es lo que viene para la próxima temporada" y, en otro ámbito, ni que hablar de los  célebres y nunca bien ponderados “esto no es lo que parece”,  el “yo te aviso”, el “nunca me pasó” o el “sólo la puntita”. Triste vida, pero honesta.

A qué viene todo esto? Simple. Si hay un ámbito donde no nos interesa que nos sean honestos (pese a lo declamado por años) es el ámbito de la publicidad. Nos encanta creer que el cinturón que vibra no sólo te hace un licuado intestinal sino que también te reduce la cintura. Que es el desodorante el que provoca que las minas caigan a tus pies, aunque huela a cementerio y que las compañías de seguros (cualquiera de ellas!) son un aliado incondicional que estará a tu lado ante un siniestro… 

Pero lo que más nos gusta creer, incluso me atrevería a decir que necesitamos creer, es que las empresas de alimentos saben lo que hacen. Nos gusta engañarnos pensando que el gusto y las propiedades de los alimentos son producto de una cuidada investigación y que estas personas saben de qué hablan.

Parece que desde hace un tiempo hay una empresa en Argentna que decidió tener un ataque de “honestidad bruta” y contarnos, canción mediante, que no tienen idea de qué hacen, cómo lo hacen o qué contienen sus productos. Para aquellos que no vieron las publicidades, se las presento. Comencemos con una leche para niños que la empresa no sabe qué contiene:


Continuemos con un yogurt que no sólo no tienen idea por qué les salió rico sino que nos avisan que podrían meternos un verso acerca de cómo lo hicieron peeero…





Hacía falta, SanCor? No podían decirnos que le pusieron esfuerzo, investigación y consiguieron 2 productos de primera en lugar de largarnos así, sin anestesia que el primero no saben qué tiene adentro y el segundo les salió de pura casualidad? Asi no va. Con los chicos, no.

Ahora, si esta onda continúa, podríamos extrapolar el estilo y plantarnos ante la vida con algo que llamaremos “Actitud Yogs”. Esta actitud es aplicable a innumerables momentos de nuestra vida cotidiana. Yo recopilé algunos ejemplos que creo que ilustran lo que digo con mayor claridad:

  • Mire, Don controlador de tránsito, le podría decir que me saque la multa porque no pasé en rojo ni hablaba por el celular, pero no, no es así, sáqueme la multa pero porque sí!
  • Oiga jefe, podría decirle que me de un aumento por mi desempeño, los logros alcanzados y el esfuerzo que pongo en crecer. Pero no, no es así, deme un aumento pero porque  sí!
  • Mirá flaca, podría decirte que nos peguemos una revolcada porque nuestro amor será eterno y te propongo una vida juntos… pero no, no es así, ponete en bolas pero porque sí!
  • Ciudadanos, podría decirles que me voten por mi idoneidad, mi manejo impecable de los fondos públicos y mi experiencia en la administración pública… pero no, no es así, vótenme pero porque sí! (o porque no los voy a defraudar...)


Y hay tantos ejemplos más, que les propongo sumar los propios, o aquellos que “escucharon que le pasó a un/a amigo/a” (je!). Aquí en el blog o por twitter con el hashtag #ActitudYogs para compartirlo.

Podría decirles que comenten y difundan este blog por la calidad de sus contenidos, pero no, no es así, háganlo pero porque sí! 

Saludos!!

8 comentarios:

  1. SanCor y la puta madre que los parió!!!!!
    Serán órdenes de Chavez desde que metió guita ahí? "No le pongan esfuerzo a nada, si sale bien, que sea porque si!"

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. La de yogs, con esa cara le quiere vender algo a alguien??
    Que es? Yogur para esquizos?

    Que se vaya a cagar pero porque si!

    ResponderEliminar
  3. "Porque sí", quçe linda razón. ¿La sinrazón? No, la razón positivsta. Es tomar un atajo porque la verdadera razón de todo, en definitiva, es esa: comprá Coca Cola, porque te refresca, porque es rica, porque es cool, porque todo el mundo la elije, porque te la vendo y me lleno de guita, porque la fórmula de su composición es mía, porque entonces me merezco llenarme de guita... porque sí. Las intermedias sólo son razones de convensión.

    ResponderEliminar
  4. Paulo: no me extrañaría.

    Tutto: no tan esquizos como los que crearon la publicidad.

    Cecilá:coincido plenamente pero no tenés ganas, de vez en cuando, que te "doren la píldora" y no te ensarten directo con la cruda verdad de no saber qué corno tiene el producto? (sobre todo siendo un yogurt para chicos...
    Otro tema: estaba justamente leyendo "El otro cine verdad" (http://cecilablogaditos.blogspot.com/). Te lo comento en tu blog y de paso, lo recomiendo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Mirá, con todo respeto me parece que pedir que te mientan no es un buen mensaje para poner en el blog (en este o en cualquier otro). Aunque sea con humor, esta vez no lo acepto.

    ResponderEliminar
  6. Dejate de joder, flaca! Además, a las minitas les gusta un poco de verso. No se bancarían que cuando preguntan "como me queda", les contestemos "como el ojete, te queda!", asi que, si sabes leer entre lineas vas a entender qe no es para hacerse el/la ofendido/a.
    A mi me gusta, pero porque si!

    ResponderEliminar
  7. Que me mientan, no me gusta. Que me suavicen las cosas para que no joda tanto puede ser. Pero lo de la publicidad me mata!!! No pueden ser tan animales.
    Aca si, tanta honestidad me da urticaria.

    ResponderEliminar
  8. Vamos ordenándonos: no hago apología de la mentira, sólo apología de tomarse las cosas con humor. Entiendo que te moleste si fuera un pedido serio para mentir, que no es el caso. Por otra parte, si uno no puede reírse de lo que ve, entiendo que tiene problemas más graves que el de recibir alguna mentira ocasional.
    Darío y anónimo: gracias. Coincido

    Saludos!

    ResponderEliminar