martes, 21 de septiembre de 2010

Una digna salida laboral


Ultimamente noté que surgieron  varias profesiones relacionadas con nuestra forma actual de vivir. Diversas tareas que antes cada uno realizaba por su cuenta, hoy se dejan en manos de otros, mayoritariamente por una cuestión de puro y llano snobismo.

De “asistente de compras” a “party planner”, pasando por “coach de siesta” (juro que es cierto!), cada una de estas profesiones, sorprende.

Me pregunto, por ejemplo, cómo se les despierta la vocación:

Asistente de compras: “Yo era compradora compulsiva y me quedé sin un mango. La pasé mal pero un día descubrí esta carrera y así fue que encontré no sólo mi profesión sino una manera de canalizar mi adicción, financiándola con plata de otros”

Coach de siesta: “Jamás me levanté antes de las 11.00 y ya para las 13.30 me estaba acomodando para una siestonga. Con estas características, mi inserción en el mercado laboral resultaba un tanto difícil. Cuando vi que abrían el Siestario, me presenté a la entrevista después de dormir un rato. El laburo era mío, experto profesional en el cómo y cuánto dormir. Igual, para los amateurs se lo limitamos a unos 40 minutos para hacer rendir el negocio”

La enumeración podría seguir pero quiero destacar un área fundamental y, extrañamente, poco explorada. Un área que, vaya paradoja,  podría significar una excelente salida laboral para quienes hacen del ocio su principal filosofía de vida. Ya sabemos de los “Wedding planners”, pero esta es la profesión del futuro: los “Hueving Planners”.

Qué mejor que asesorar a tanto snob suelto que “no sabe qué hacer con su tiempo libre”? Hay como una idea generalizada y torpemente intelectualizada: la gente se desespera ante la inminencia del ocio. Dónde quedó el anhelo por la llegada del fin de semana para dedicarlo al sano ejercicio del dolce far niente? De golpe hay una necesidad artificial por ocupar el tiempo libre en “algo productivo”. No se dan cuenta que ocupar y tiempo libre son mutuamente excluyentes?

Veamos, a modo de ejemplo algunas frases que se inician con “Es fin de semana, …”:
  1.  “…por qué no hacemos algo al aire libre?”: no soy una planta, no quiero hacer fotosíntesis, el aire libre es opresivo. Si es verano, hace mucho calor y si es invierno, mucho frío.
  2. “…por qué no vamos a algún lugar donde haya gente?”: durante la semana, en mi trabajo, veo algo parecido a gente y no lo disfruto. Por qué debería disfrutarlo en MI tiempo libre?
  3. “…por qué no hacemos deporte?”: Porque ya está hecho y para qué desperdiciar energías en algo que ya existe? Hace falta cada semana reinventar la rueda?
  4. “…por qué no reordenamos/refaccionamos la casa?”: porque no soy Bob el Constructor, los fines de semana tiendo a parecerme más a Homero Simpson.
  5. “…por qué no vamos al cine?”: porque existe el DVD y me remito al punto 2.
  6. “…por qué no hacemos algo con los chicos?” (para aquellos con hijos pequeños): porque a otro millón y medio de personas se les va a ocurrir lo mismo. Eso significa aguantar a una amplia caterva de pendejos sin relación directa conmigo y, por lo tanto, con nula obligación de mi parte para soportarlos.

Y la lista sigue. Imagino que cada uno podrá sumar las propias. Pero, como ya saben, creado el problema, armada la solución. Si Usted ha hecho de la fiaca una filosofía de vida, ponga sus capacidades al servicio del prójimo (es decir, de su propio bienestar financiero).

Les presento, entonces, el: “Curso de capacitación online para Hueving Planners”.

Clase 1: Si se ve reflejado en las respuestas a las preguntas del fin de semana (ver puntos 1 a 6), usted capacitado para esta carrera.

Me tomo unos días para recuperarme del esfuerzo y les acerco la clase 2.

Mientras tanto no se agiten. Inhalen, exhalen y descansen.

5 comentarios:

  1. Va una:

    "cambiá el cuerito": no, ya está grande. Que aprenda a cambiarse solo.
    Me anoto al curso. Seguro termino Suma Cum Laude.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola El huber, soy Cecilá, de Blogaditos. Muchas gracias por tu comentario. En principio, vine a devolver gentilezas, pero me encontré con la agradable sorpresa de la diversión. Decididamente que hay carreras que se prestan a la absoluta diversión, pero, como todo trabajo, imagino, que termina siendo un trabajo al fin. He visto infinidad de guías de turistas padeciendo a los turistas y hartos de los mismos paisajes. Claro que lo de hueving planners entra en una categoría superior. No sé si necesitaría yo de un servicio como ese, y vos tampoco, casi te diría, porque tal vez te manden a ordenar el placard y eso no está bien: si la puerta cierra, cuál es el problema?
    Besos y me gustaría que participaras de los blogaditos como invitado. No, no, no hace falta estar hiperinformado. Salutti.

    ResponderEliminar
  3. Dario: espero tu inscripción en el curso (pronto, cuando descanse, detalles). Espero tu regreso y recomendación: si te gustó, a tus amigos y si no te gustó, a tus enemigos.

    Cecilá: gracias por tus comentarios. Buen compendio de respuestas! Me sumo a los Blogaditos, con mucho gusto. Y cuando digas, participo como invitado, será un honor!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Huber:
    Leyendo tu inagotable sabiduría, me vino una reflexión. Los seres mejor entrenados para pensar cómo ocupar TU tiempo libre son las mujeres.
    Siempre que tangas tiempo libre una mujer a tu lado va a poder imaginar como podría dejar de ser libre. Algunos ejemplos:
    - ¿Amor, hoy que no tenés nada que hacer podés pintar la puerta no te parece?
    - ¿Amor, hoy que no tenés nada que hacer podemos ir a cenar con Mamá no te parece?

    Realmente no entienden que el concepto es tengo que hacer NADA.
    Te mando un abrazo amplio (ya que con un abrazo normal no podría abarcarte)
    Dami

    ResponderEliminar
  5. Sabias palabras las tuyas, Dami. Te recomiendo un video de Mark Gungor "Historia de 2 cerebros":
    http://www.youtube.com/watch?v=XhTzdhsfWz4

    Como se dice en latín: brishante!!!

    Abrazo!

    ResponderEliminar