miércoles, 15 de septiembre de 2010

Para que se cumpla la profecía



Repasó su investigación una vez más. Leía y releía los resultados, tratando de encontrar algún error, alguna fisura en el razonamiento o en la traducción. Pero no había nada. Cerró la carpeta y respiró hondo. Fueron meses de trabajo. Difícil, desgastante, pero que finalmente dio sus frutos.  Todo cerraba perfectamente. Sabía que, como lingüista, pocos lo superaban, pero se requería coraje para exponer semejante hallazgo

Decidido y nervioso, con sus convicciones a cuestas, pidió audiencia con su superior. Le remitió sus traducciones, junto con sus notas, para que las pudiera revisar y estar al corriente del tema a tratar al momento de la reunión.

Y el momento, llegó:

-Así que, según su traducción, hay un error.

-Si, Señor. Un error que echa por tierra todo lo conocido hasta hoy.

-Mmh.- pareció asentir mientras releía el informe en una pausa que pareció eterna.-Y, está dispuesto a defender su postura? Sabe que, si llegara a ser cierto, cambia todo...

-Es que es cierto!- se apresuró a decir, a modo de justificación.

-Tranquilo! No se altere. No dudo que lo sea. Sólo quiero que esté preparado para lo que se viene.

-Lo estoy- dijo, con más temor que convencimiento.

-Entonces, por favor, repítame cuál es, según su opinión, el error que “todo o cambia”.
-Simple: la profecía no anuncia “el fin de los tiempos”, tal como todos creen. Hay una falla en la interpretación de los textos proféticos y se omitieron palabras clave. Fíjese, en el párrafo final, justo después de la enumeración de catástrofes climáticas. Dice, cito textual según mi traducción “y llegará el fin de una era…”. Comprende? “… DE- UNA- ERA…”, no de los tiempos o del mundo. Es una interpretación diferente en la que seguramente cambiarán muchas cosas, si, pero nada se termina. Sólo deberemos aprender a vivir de un modo diferente.

-Si, hasta allí es un error filológico que se puede prestar a diferentes interpretaciones pero… y la omisión? Según usted, es allí precisamente donde se desvirtúa el texto del Profeta…

-Mire, a mi juicio, omitieron el texto final. Final y clave, a mi parecer. No por malicia sino por considerarlo irrelevante, pero creo que es allí donde está el punto central. Por favor, siga la lectura conmigo…-leyó en voz alta con la entonación clásica del profeta y de repente el lugar todo se iluminó con La Verdad:

-“.. y fue así que, la Tierra tembló, y que los cielos hicieron oír su furia como nunca. El agua llenó los desiertos y la sequía azotó los vergeles. La Naturaleza toda anunció el fin de una era”- miró a su superior a los ojos, hizo una pausa dramática y casi actoral y retomó su posición para rematar con la revelación de La Verdad Absoluta- “porque en el día décimo del noveno mes, caerán las últimas murallas, se abatirán las últimas fronteras y El Huber ordenará la ropa en el placard”.

Nota: conste que escribo esto a riesgo de que se me exija cumplir con la profecía. Eso es coraje!


Foto: Smoke Cloud 4 by Damien

3 comentarios:

  1. Maestro!!
    Juro que no lo hago leer en casa para que no me hagan a mi cumplir con la profecía.
    Un placard ordenado es una blasfemia.

    ResponderEliminar
  2. Adhiero a la obligación masculina de cumplir con este tipo de profecías!!!
    Muy buen post

    ResponderEliminar
  3. Y yo que lo venía leyendo con seriedad!
    Buen punch.

    ResponderEliminar