jueves, 12 de agosto de 2010

Milanga que me hiciste mal...




Esta entrada se suma a la pestaña "Diario dietario" que pueden encontrar en la parte superior del blog (o haciendo click aquí) y donde podrán hacer comentarios.

  • Día 9 - Martes 10 de Agosto
No hay caso. La gente no me cree. Estoy aun en esa etapa en la que cuando les digo que estoy a dieta no saben si felicitarme o reírse (a esta altura, da lo mismo si conmigo de mi).
Menos mal que todavía hace frío. Mi capacidad de observación me indica que, por suerte, los pullovers y sacos son grandes amigos de nosotros los que "somos grandes" (maravilloso eufemismo para los que la palabra gordo les da alergia).
Yo sigo adelante. Ya le estoy tomando el gustito. Tomando en cuenta que hablo de dieta, decir la palabra "gustito" no es poco...
Mañana me subo a la balanza. Japuta!

  • Día 10 - Miércoles 11 de Agosto
Me subí, nomás. No les voy a decir que me bajé feliz de la vida pero pudo ser peor. Bajé un kilo. 
OK, paren de reírse y sigo... 
En serio, cortenla que bastante me costó. Igual habiendo pasado un fin de semana con torta de cumpleaños no estuvo tan mal. 
Ya estoy en 101. Faltan sólo 19. Una lágrima (pero con edulcorante, por favor).

  • Día 11 - Jueves 12 de Agosto
Pensé que me bancaba bien bajar sólo un kilo, pero pintó bajón. Encima vi que arranca el festival de tango y me decidí a buscar algo que relacione estos 2 temas. Encontré una versión de "Volver" pero este es de Gordel y Panera. La música es la misma pero esta bonita página se intitula... "Comer":


Yo ya añoro la presencia
de esa hermosa longaniza
que hoy se aleja de mi entorno
Es la misma que bullía
en una pizza calabresa
que hoy recuerdo con dolor
Y aunque no quise dejarla
no tengo aún OK de Cormillot...
Flor de laburo es armarse la dieta
Llevar la vianda, y no desfallecer
Contando cuantas son las calorías
Vamos, no me jodan, esto no es comer

Comer,
Mantener la pancita
Constante en el tiempo
Y pesar más de cien
Decir, hasta siempre barriga
20 kilos no es nada?
Dejen de hablar pavadas!
Milanga de soja
Al llanto me arroja
Sentir,
Que comer como un duque
Es un dulce recuerdo
Que no volverá

Tengo miedo de encontrarme
Con la lista de comidas
que armó la nutricionista
Me obsesionan pesadillas
Donde miro un zapallito
Y a eso lo llaman “cenar”
Pero aunque trate de huirle
Tarde o temprano tendre que dietar
Nunca habrá olvido para las milangas,
Guiso´e lentejas un locro o fainá
Guardo en mi alma la esperanza humilde
De volver un día a sacudirrme un flan

Ah! este porteño espíritu que me hace pensar en un tango o una milanga... (perdón, quise decir milonga)

Chan chan!