lunes, 2 de agosto de 2010

De emprendedores y emprendimientos



Empezar, arrancar, plantearse un objetivo y orientar todos los esfuerzos a conseguirlo. Determinar el cómo y proveerse de las herramientas que lo permitan.

Emprender es también aprender. Encontrar las fallas del plan original, saber corregir y entender el entorno. Nada es tal y como se planea: nuestra simple acción modifica nuestra realidad y nos obliga a corregir el rumbo.

No olvidemos que ningún camino es lineal y esa es, precisamente, la delicia de recorrerlo. Saber acompañar las idas y vueltas, no embriagarse en las buenas ni desanimarse en las malas. Cuando el camino va en bajada, hay que saber no acelerarse de más y entender que hay momentos donde no deberemos abandonar aunque haya subidas. Si tengo que dar una receta básica, diría que es tomarse todo con humor. De otra manera es puro esfuerzo y sufrimiento y no lo recomiendo.

Pero, cuál es la medida del éxito? Llegar al objetivo planteado o ir más allá? Y si antes de llegar al objetivo lo consideramos cumplido, qué pasa? Llegamos o “nos ganaron por abandono”? Difícil aventurar juicios previos. Todo depende de demasiadas variables, las más, muy personales.

Son muchos planteos, dudas y desánimos en la previa. Hay una fuerza interior que te mueve a poner todos los elementos en juego y empezar el camino y una parte que te dice que no, que otra vez no. Y siempre vuelve la misma duda: vale la pena? El esfuerzo, los cambios, las adaptaciones. La probable recompensa amerita abandonar la comodidad de la situación actual? Qué fácil sería saber la respuesta de antemano, pero nos quitaría la adrenalina de lo impredecible.

No nos engañemos. Por más vueltas y contravueltas que le demos, sabemos que vamos a empezar y que vamos a poner toda la energía en la fase de start-up y esperamos (nos auto convencemos, en realidad) que vamos a mantener el mismo nivel de entusiasmo incluso con los primeros reveses. Es una forma de resguardarnos y reforzar la decisión de empezar. Aunque esa decisión, más que por convencimiento personal, muchas veces es inducida por el entorno.

Pero ahora es el momento. Despejemos las dudas y salgamos al camino.

Que lo parió, como cuesta empezar la dieta… y más un lunes.

5 comentarios:

  1. Ay, Ro`!
    Ahora estoy confundido... no se si con lo de giro inesperado te referís a la historia o a que haya empezado la dieta.
    De todos modos, me alegra causar ese efecto sorpresa!!

    ResponderEliminar
  2. Sorpresa es mantener la dieta por más de un mes seguido.Después contanos cómo te fue.

    ResponderEliminar
  3. Uhhhhhhh!!!!!
    Para el refrito de este blog (y no es que crea que vas a volver a empezar la dieta en el futuro, ni ahi), agrega lo dificil que es si tu mujer no te apoya...

    ResponderEliminar
  4. Ro´: no se por qué lo decís. Estás, acaso, infiriendo que no sostengo una dieta por más de 1 mes??? Exijo se retracte inmediatamente o prsente las pruebas necesarias (no valen fotos actuales de mi persona, canté!).

    Ianiv: no importa, asi es la realidad del emprendedor... ya se subirán todos al carro vencedor de quien suscribe. Aclaración: yo no vuelvo a empezar la dieta, la retomo luego de un descanso...

    Saludos!!

    ResponderEliminar