lunes, 16 de agosto de 2010

Casi, casi me sale bien...



Estaba concentrado. Muy concentrado, para ser exactos. Ya estaba a punto de terminar, dándole el toque final. Ya estaba disfrutando de antemano. Sabía que nada podía salir mal. Después de todo, si había armado todo lo anterior, qué podía fallar?
Y fue justo en ese momento, cuando le estaba por poner el toque final y necesitaba el máximo de concentración y enfoque…

-Paaaa!! Papáaaaa!!

Justo!! Tanto esfuerzo, tantos días de trabjo para arruinarlo en ese triste y difícil segundo en que lo interrumpió el grito de su hijo. Todo el cariño paternal desapareció y bien desde el fondo le surgió de la garganta un alarido gutural, mezcla de bronca, decepción, frustración y “si te agarro te reviento”:

-AAaagggghhhhjjjjjj!!!!!!  No te das cuenta que estoy en el medio de algo importante??? – casi termina la oración con una serie de calificativos poco usuales en él y que dada su posición, pocos lo hubieran creído posible.

- Bueno, perdón, pero pensé que habías terminado y podíamos hacer algo juntos…

-Terminar??!! TERMINAR??!! Vos viste del desastre que acabo de hacer? Una vez que te pido que me dejes trabajar tranquilo y nada… Me decís ahora cómo lo soluciono?? 6 días, con sus noches dedicados a terminar este  laburo para tirar todo al tacho?

-Bueno, no se… empezá de nuevo.

-De nuevo?? No! Ya estaba todo armado. Me faltaba la última pieza…  Y justo esta pieza me quedó mal. Para colmo es fundamental para que la cosa esta funcione… Qué hago ahora?? Qué carajo hago??

-Mirá Pa, de última, dejalo así. Quién te va a reclamar algo?. Que quede asi, que funcione como sea y si no funciona... mala leche. En un tiempo lo corregís o cuando tengas ganas haces pelota todo y arrancás de nuevo.

-Si tuviera tiempo y algo de material extra lo arreglo pero ahora… Ma si, lo dejo como está. A ver, dejame por lo menos terminar de escribir el Protocolo: “Creced y multiplicaos. Y fue la noche y fue el día del sexto día”.

- Listo, hijo. Vamos a descansar.

Y dio por concluida su obra y descansó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario