martes, 31 de agosto de 2010

El fin de la ilusión


Finalmente abrí los ojos. Descubrí lo que nunca hubiera querido saber.

Pensé que recorría un camino que me llevaría a situaciones más felices pero, para mi sorpresa, descubrí que sólo encontraba una gran desilusión.

Hay cosas que uno hubiera preferido no saber o no enterarse. Realidades que, al enfrentarlas,  Hay cosas que uno hubiera preferido no saber o no enterarse. Realidades que, al enfrentarlas,  descubrimos que era mejor mantenerlas ocultas. No para vivir en la mentira sino para  seguir en una especie de “limbo ignorante” que, a veces, nos permite seguir viviendo y disfrutar sin sufrir amargas decepciones.

Cómo recuperar la ilusión por lo que creí que era y ya no es? Como seguir mirando de frente y escuchando a quien nos produjo semejante dolor?

No sé. Quisiera creer que era mejor seguir como antes. Sin saber, sin enterarme y sin enfrentarme a semejante golpe. A veces la ignorancia es un gran refugio para la tranquilidad y un escudo contra la decepción.

Pero con una segunda mirada, tratando de absorber el golpe y transitar el duelo, veo que es mejor así. Ya está, la ilusión fue producto de la ignorancia y hoy, pese al golpe recibido, estoy mejor preparado para saber a qué me enfrento. La próxima vez sé que podré escuchar mejor y, sobre todo, entender mejor.

Para ser más claro, lo que quiero decir es: quién me manda a estudiar inglés? Y ahora? Cómo vuelvo a escuchar la “música de los ´80? Y uno que pasó discos, cassettes, CDs y hasta recitales cantando “for di uenter sang de reishon” o “giv de uerden on de rouning”.

Todo para descubrir finalmente que esos temas tantas veces repetidos y cantados decían algo (no lo que yo cantaba) y eran, en realidad, tremendas huevadas!!!


viernes, 27 de agosto de 2010

Reconocerse como un opositor



Muchas veces la gente teme declarar sus convicciones de manera abierta. Los que me conocen saben que no es mi caso.

No se por qué extraña razón, pareciera que el miedo dicta las reglas y que todo lo que uno diga puede ser tomado a mal y generar desaprobación, burla e incluso violencia.


Antes, no hace mucho, quienes apoyaban al régimen eran perseguidos, burlados y discriminados. Hoy se invirtió la moneda y parece que, para quienes cambian de posición, es más fácil olvidar que adaptarse.

Yo, por mi parte, decidí apartar los prejuicios de un lado y de otro. Cuando la regla de oro es callarse y seguir con las propias ideas en silencio, yo preferí  hablar. Si actuara de otra manera no sería fiel a mis propios principios y no es un ejemplo que quiera dejar a mis hijos.

Por eso es que desde este lugar me declaro abiertamente opositor al régimen. Pero no esa oposición burda y mediocre del "no acepto nada" y "todo está mal". No pienso entrar en esa forma insulsa de victimizarse. 

Me considero con la capacidad suficiente para decidir y decir qué es lo que sí me gusta y qué cosas no acepto. 

Por eso lo digo, lo remarco y lo enfatizo: soy opositor al régimen!! a cualquier tipo de régimen, epecialmente los hipocalóricos. No me gusta hacer dieta y me encanta comer bien!!

Ahí tienen. Para todos esos que, antes, al que quería hacer dieta o pedía una gaseosa light lo gastaban y hoy te miran feo si te sacudís una milanga!! Para todo esos que hoy se horrorizan si decís que la milanesa de soja es simplemente cartón o que la lechuga tiene menos gracia que lijarse la lengua. A ellos es que les presento mi férrea oposición y grito al viento mis más profundas convicciones: si los fideos ya son parte de la dieta exijo igualdad ante la ley para el guiso de lentejas!!

Soy una especie de Cobos o Mariotto de la dieta: opositor, pero desde adentro.  

lunes, 23 de agosto de 2010

Clavate un combo



De vez en cuando uno comete errores involuntarios. Lo importante es reconocer la culpa y hacerse cargo.

Yo, en este caso, asumo la responsabilidad de haberme metido voluntariamente en un Shopping un día feriado con la irreal intención de ir al cine. El lugar bullía con niños hiperactivos con cara de “apurate/comprame/dame/quiero” y adultos cuyas caras alternaban entre la ternura inocultable y la furia incontenible. Cuánta alegría! Cuánta gente compartiendo y confraternizando! Cuántos empujones, pisotones, amontonamientos, gritos y todas esas cosas que hacen que uno valore cada segundo que pasa lejos de ese laboratorio de análisis sociológicos...

Como era de esperar, las entradas para el cine se agotaron al acercarnos a la caja (por “caja” me refiero al lugar donde se abona y no a la sala en sí, aunque le cabe la definición).

Para darle rienda suelta a mi espíritu masoquista y como corolario a esta salida, en un rapto de inconsciencia, fuimos a comer unas felices cajas de hamburguesas.

Debo decir en mi favor que no fue una decisión caprichosa. Es que, justo ese día, se daba la situación única e irrepetible en que la mencionada casa de “comidas rápidas” entregaba unos juguetes con las benditas cajas. Rarísimo!

Parado ya frente a la caja donde debían tomar mi pedido, debi esperar aproximadamente 20 minutos (reitero, no en la cola sino ya frente al mostrador) hasta que se dignaron a atenderme. Por suerte, el local cuenta con un espacio destinado a la recreación y el deleite de los más pequeños (llámese pelotero) y hacia allí se dirigieron mis hijos  y un amigo de ellos (7, 4 y 6 años respectivamente). Mientras tanto, yo hacía un esfuerzo sobrehumano por no hacerles saber mi opinión, tanto en palabras como por tono de voz y lenguaje corporal. Aparentemente, sin éxito.

Iban pasando los minutos para que la comida rápida y los juguetes que tan gentilmente regala la casa del payasito, se ubicaran en la bandeja. El tiempo pasaba  y ese mágico momento, no llegaba.

Justo en el instante en que parecía que iba a ocurrir, mi hijo menor aparece llorando y agarrando su mano al grito de “me lastimé”: tenía una herida hecha con un clavo que tranquilamente asomaba de la pared del “sector niños”. El clavito, para no sentirse sólo, gozaba de la compañía de otros 2 clavos más. Supongo que para que todos los niños puedan recibir su lastimadura correspondiente, a distintas alturas.

Con la tranquilidad que me caracteriza (casi nula, según ciertas voces críticas), pedí que me trajeran algún elemento para, mínimamente, limpiar y desinfectar la herida. Se movieron con la misma velocidad con que entregan la comida: se tomaron su tiempo para traer un poco de algodón, alcohol y Pervinox. Y yo me lo tomaba con una tranquilidad! La clásica en mí...

Luego de verificar el lugar dónde se había lastimado mi hijo, conseguir que un responsable se acerque y vea los clavos, desinfectar la herida y escribir una nota de queja (toda la operatoria no llevó menos de 30 minutos), volví a ver qué habían hecho con los clavos y… seguían ahí! 

Se me ocurrió pedir que me informaran qué iba a hacer la Empresa para indemnizarnos por semejante desidia e irresponsabilidad. Como única respuesta, cantaron los grillos.

Días mas tarde, en los que seguramente debieron analizar las posibles opciones, llamó la responsable del local. Con mucho orgullo y voz de "mirá lo que te conseguí" me avisa que "ya sacamos los clavos y están invitados a almorzar o cenar cuando quieran. AH! y si tiene la factura le podemos reintegrar el costo de la antitetánica” (sic).

Me podría tomar varias páginas poner en palabras lo que pienso, pero me parece que está claro. Seguramente el payasito de la sobrealimentación y la alegría infantil no lo leería. Debe estar bastante ocupado ideando atípicas formas de diversión…

Creo que le dieron un giro inusual a la pregunta “No te clavarías una hamburguesa?”



viernes, 20 de agosto de 2010

Extremadamente cortos pero rendidores



Hace poco leí un artículo acerca de "La cultura Twitter y el fin de la atención" donde se hablaba de nuestra disminuida capacidad de fijar la atención y de cómo esta realidad modifica la forma en que nos comunicamos. (1)


Un poco por esto y otro poco por vaya Dios a saber qué oscuras razones, me puse a escribir historias extremadamente cortas. En una de esas consigo mantener la atención del lector. Puede que no hasta el final de todos los cuentos pero, al menos, hasta el final de cada uno de ellos.


Con ustedes, los brevísimos cuentos:

  •  Despertador
El despertador sonó a horario. El día, con esa chicharra irreverente, había empezado difícil y amenazaba con ser largo y aburrido como todo lunes que se precie. El despertador seguía sonando... Lo apagó y siguió durmiendo. Igual, para lo que había que hacer en la oficina…
  • Recuerdos
–No me dejes, por favor!! Acordate de todo lo que pasamos juntos– imploró él, con una expresión desencajada.
Ella lo miró… en un segundo repasó todas esas cosas que él decía y que, en un principio, la habían enamorado y confirmó que no habían desaparecido, que aún existían… y se fue. No las soportaba.
  • Despedido
–Mire, Rodriguez, lo cité en mi oficina porque su desempeño es bastante flojo. Le doy una última oportunidad. O mejora o deberemos despedirlo. Qué le parece?
Ah! Qué alegría poder finalmente darle vuelta el tacho de basura en la cabeza. Era una manera de poner, literalmente, las cosas en su lugar.
  • Su esencia
La miraba a cierta distancia, tratando de descubrir cuál era su verdadera esencia. Sabía que de alguna manera la podía “etiquetar”, tomando en cuenta su forma de ser y de actuar, su personalidad y lo que despertaba en quienes la conocían. De golpe lo notó. Era como un Quetzalcoatl (2) modificado: mitad loro barraquero y mitad víbora, la muy hija de puta.
  • Honestidad
-Quisiera un mundo sin mentiras – dijo ella, aparentemente muy convencida –Sería excelente que la gente se maneje con sinceridad absoluta y no haya engaños. No te gustaría?
Lo pensé un segundo, traté de imaginarme cómo sería y absolutamente convencido le contesté: 
-No, ni en pedo!
  • Ser feliz
Había leído cuanto libro de autoayuda le llegó a las manos. Podía citar cuanta frase hubiera para cada situación fácil o difícil. Era la publicidad viviente de cómo ser feliz a través de las palabras de otro. Hasta que un día quiso realmente encontrar la felicidad. Tiró los libros a la mierda y se dedicó a ser, simplemente, él mismo. Que lo parió, era mucho más fácil!
  • Abandono y soledad
-Se fue. Me dejó – dijo lacónicamente, con cara de profunda tristeza.
-En serio? Así de golpe?. Contame cómo fue.

-No tengo mucho para decir. De repente no estaba más, se había ido. No se como hacer para que vuelva...
-Bueno, tranqui. No te pongas tan mal. Después de todo era solamente un follower más en twitter. Aflojá…

Esto es todo, por ahora. Deberé esmerarme más si quiero poner los próximos cuentos en 140 caracteres (3).

Saludos!!!

(1) Si las redes cambiaron nuestra capacidad de concentración o fue esta última la que generó modos de comunicarnos acordes a nuestras necesidads, es una discusión que sinceramente me encantaría mantener pero que excede las intenciones de este artículo.

(2) Quetzalcoatl: deidad azteca corporizada en una serpiente emplumada. La adaptación del mencionado Dios Azteca corre bajo mi absoluta responsabilidad y colabora con la trama

(3) Máxima cantidad de caracteres que permite cada mensaje de Twitter

miércoles, 18 de agosto de 2010

Ya 2 semanas? Y falta mucho?









Esta entrada se suma a la pestaña "Diario dietario" que pueden encontrar en la parte superior del blog (o haciendo click aquí) y donde podrán hacer comentarios.

  • Día 12 - Viernes 13 de Agosto
Si hay algo mejor que un viernes, es un viernes previo a un fin de semana menos corto (me niego a llamar largo a sólo 3 días).
Por extraño que parezca, la dieta sigue en curso y, tango de por medio (ver el diario de ayer, jueves 12), por lo menos se hace más llevadero.
Es un flor de laburito tener la comida que corresponde en el momento debido y no pasarse con innumerable cantidad de tentaciones que nos rodean. 
Por otro lado, alguien me puede explicar por qué a tanta gente se le da por cumplir años justo cuando yo estoy haciendo dieta?? 
El mío, vaya y pase, pero Agosto parece el mes del Baby Boom!! Aflojen con los chegusanes y las empanaditas que yo soy de diente constante y cumplidor...

  • Día 13 - Sábado 14 de Agosto
Difícil la vida del dietista en situación de fin de semana... cómo se suplantan los mates con facturas? (que a nadie se le de por contestar "mate sin facturas", quedan advertidos!).
A esta altura esperaba tener más apoyo y consejos por parte de compañeros de ruta pero parece que, el que tiene la data no la comparte. 
Cae el mito del "gordito bueno" porque cuando empieza a adelgazar no quiere compartir elogios... no sean canutos y vuelquen sus experiencias, recetas y anécdotas que pueden resultar de gran ayuda.

  • Día 14 - Domingo 15 de Agosto
Esto si que puede ser la prueba de fuego, literalmente: vienen unos amigos a casa para un asadito prometido y postergado desde antes de comenzar la dieta. Lo peor no es el asadito en si sino la advertencia en tono de amenaza de la Policía Dietaria (en lenguaje coloquial, mi mujer): "Ojo con lo que vas a comer, no te pases!!". Este es el punto que me gustaría abrir a debate: cuánto es pasarse en un asado? Tomando en cuenta que el asado fué bastante más medido de lo que llevaría una parrilla tradicional (incluyó vacío/tira/cerdo/papa/cebolla/batata/morrón), cuánto debería comer de cada cosa para no hacer sentir mal al parrillero? (Nota: en este caso, soy yo, pero para demostrar mi punto tomemos el dato como irrelevante).
Para la noche y con la intención de equilibrar las cosas un poco, hubo ensaladita. Otro día que me voy a dormir pensando en las injusticias metabólicas.

  • Día 15 - Lunes 16 de Agosto
Ya el hecho de llegar al día 15 merece un brindis y festejo, pero para brindar con agua y hacer un canapé de tostaditas con queso blanco, mejor lo dejo para más adelante.
Hoy es feriado, bendita sea la memoria del Gral. José de San Martin, que liberó a Argentina, Chile y Perú del yugo español y, de manera más modesta, me liberó a mi de un lunes más del zoológico laboral.
Sigue el mate y la simbiosis es tal que si me quedo sin yerba, hago buches y trago mate cocido... Me empieza a quedar mejor la ropa, no porque esté más delgado sino porque el verde combina bien con casi todo.
Llevé a mis hijos a Mac Donalds... es uno de los momentos en los que agradezco estar a dieta. 

  • Día 16 - Martes 17 de Agosto
El destino es sabio. Tener que estar pendiente de la dieta me hace quitar atención a determinados comentarios de mi entorno laboral que me hacen dudar de la evolución de las especies. Hay ciertas caras, miradas, comentarios y acciones que hacen que me refugie en la palabra "colación" como mantra para entrar en un estado de enajenación que evite la contaminación visual y/o auditiva.
Mañana es el día de encuentro con la balanza. Tengo la impresión que me va a volver a joder, la muy turra. (Ya se que es un objeto inanimado y que no es "ella" la que "me" jode, pero déjenme, aunque sea por un ratito, tirar la pelota afuera).

  •  Día 17 -  Miércoles 18 de Agosto
Y lo hizo!! Yo sabía que no me iba a dar un día de alegría. Tanto le jode? Tanto le molesta? Yo esperaba llegar a las 2 cifras y.... Oleeeeeee!!! Se clavó en 100,5!! Sunescán dalunabuso!!!! Y encima parece que se ríe... No, no estoy loco. Debe ser el síndrome de abstinencia.
Lo bueno es que tengo toda una semana por delante. Pero pobre de la balanza si para el próximo miércoles no corrige su comportamiento. Después de todo, entre ella y yo hay una relación de años.
Lo de la actividad física empezó de a poco. Muuuuuy de a poco. Según mi teoría, con la energía que le pongo para romper la inercia y empezar, debería ser suficiente pero parece que no. 
Otra semana más de espera. 



lunes, 16 de agosto de 2010

Casi, casi me sale bien...



Estaba concentrado. Muy concentrado, para ser exactos. Ya estaba a punto de terminar, dándole el toque final. Ya estaba disfrutando de antemano. Sabía que nada podía salir mal. Después de todo, si había armado todo lo anterior, qué podía fallar?
Y fue justo en ese momento, cuando le estaba por poner el toque final y necesitaba el máximo de concentración y enfoque…

-Paaaa!! Papáaaaa!!

Justo!! Tanto esfuerzo, tantos días de trabjo para arruinarlo en ese triste y difícil segundo en que lo interrumpió el grito de su hijo. Todo el cariño paternal desapareció y bien desde el fondo le surgió de la garganta un alarido gutural, mezcla de bronca, decepción, frustración y “si te agarro te reviento”:

-AAaagggghhhhjjjjjj!!!!!!  No te das cuenta que estoy en el medio de algo importante??? – casi termina la oración con una serie de calificativos poco usuales en él y que dada su posición, pocos lo hubieran creído posible.

- Bueno, perdón, pero pensé que habías terminado y podíamos hacer algo juntos…

-Terminar??!! TERMINAR??!! Vos viste del desastre que acabo de hacer? Una vez que te pido que me dejes trabajar tranquilo y nada… Me decís ahora cómo lo soluciono?? 6 días, con sus noches dedicados a terminar este  laburo para tirar todo al tacho?

-Bueno, no se… empezá de nuevo.

-De nuevo?? No! Ya estaba todo armado. Me faltaba la última pieza…  Y justo esta pieza me quedó mal. Para colmo es fundamental para que la cosa esta funcione… Qué hago ahora?? Qué carajo hago??

-Mirá Pa, de última, dejalo así. Quién te va a reclamar algo?. Que quede asi, que funcione como sea y si no funciona... mala leche. En un tiempo lo corregís o cuando tengas ganas haces pelota todo y arrancás de nuevo.

-Si tuviera tiempo y algo de material extra lo arreglo pero ahora… Ma si, lo dejo como está. A ver, dejame por lo menos terminar de escribir el Protocolo: “Creced y multiplicaos. Y fue la noche y fue el día del sexto día”.

- Listo, hijo. Vamos a descansar.

Y dio por concluida su obra y descansó.

jueves, 12 de agosto de 2010

Milanga que me hiciste mal...




Esta entrada se suma a la pestaña "Diario dietario" que pueden encontrar en la parte superior del blog (o haciendo click aquí) y donde podrán hacer comentarios.

  • Día 9 - Martes 10 de Agosto
No hay caso. La gente no me cree. Estoy aun en esa etapa en la que cuando les digo que estoy a dieta no saben si felicitarme o reírse (a esta altura, da lo mismo si conmigo de mi).
Menos mal que todavía hace frío. Mi capacidad de observación me indica que, por suerte, los pullovers y sacos son grandes amigos de nosotros los que "somos grandes" (maravilloso eufemismo para los que la palabra gordo les da alergia).
Yo sigo adelante. Ya le estoy tomando el gustito. Tomando en cuenta que hablo de dieta, decir la palabra "gustito" no es poco...
Mañana me subo a la balanza. Japuta!

  • Día 10 - Miércoles 11 de Agosto
Me subí, nomás. No les voy a decir que me bajé feliz de la vida pero pudo ser peor. Bajé un kilo. 
OK, paren de reírse y sigo... 
En serio, cortenla que bastante me costó. Igual habiendo pasado un fin de semana con torta de cumpleaños no estuvo tan mal. 
Ya estoy en 101. Faltan sólo 19. Una lágrima (pero con edulcorante, por favor).

  • Día 11 - Jueves 12 de Agosto
Pensé que me bancaba bien bajar sólo un kilo, pero pintó bajón. Encima vi que arranca el festival de tango y me decidí a buscar algo que relacione estos 2 temas. Encontré una versión de "Volver" pero este es de Gordel y Panera. La música es la misma pero esta bonita página se intitula... "Comer":


Yo ya añoro la presencia
de esa hermosa longaniza
que hoy se aleja de mi entorno
Es la misma que bullía
en una pizza calabresa
que hoy recuerdo con dolor
Y aunque no quise dejarla
no tengo aún OK de Cormillot...
Flor de laburo es armarse la dieta
Llevar la vianda, y no desfallecer
Contando cuantas son las calorías
Vamos, no me jodan, esto no es comer

Comer,
Mantener la pancita
Constante en el tiempo
Y pesar más de cien
Decir, hasta siempre barriga
20 kilos no es nada?
Dejen de hablar pavadas!
Milanga de soja
Al llanto me arroja
Sentir,
Que comer como un duque
Es un dulce recuerdo
Que no volverá

Tengo miedo de encontrarme
Con la lista de comidas
que armó la nutricionista
Me obsesionan pesadillas
Donde miro un zapallito
Y a eso lo llaman “cenar”
Pero aunque trate de huirle
Tarde o temprano tendre que dietar
Nunca habrá olvido para las milangas,
Guiso´e lentejas un locro o fainá
Guardo en mi alma la esperanza humilde
De volver un día a sacudirrme un flan

Ah! este porteño espíritu que me hace pensar en un tango o una milanga... (perdón, quise decir milonga)

Chan chan!




martes, 10 de agosto de 2010

Demoliendo frases, otra vez



Volvamos con las frases célebres. Insisto: nunca nos contaron la verdad, sólo nos dieron una versión cuasi grandiosa, políticamente correcta e históricamente presentable de palabras que, en realidad, fueron absolutamente comunes.

Ya vimos la primera parte, vamos ahora con la segunda tanda:

Cómo las conocemos…
Cómo fueron en realidad…
La única verdad es la realidad.
MI verdad ES la realidad,  capisce?
Perdónalos Señor, no saben lo que hacen…
No jodas, Pa, y perdonalos de una vez que si no estos hijos de puta me matan!!!
Nunca digas de este agua no beberé.
Tomás el agua que es lo único que hay!!! Nada de gaseosas!!
Partir es morir un poco.
Me muero, mamasa!!! Te agarro y te parto al medio!!
Lo dejo a tu criterio…
Vos, que sí tenés criterio, podés hablar por mi?? Yo apenas puedo recordar esta frase.
Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo.
Todo el mundo a moverse o les arranco la cabeza a palancazos!!
Honrarás a tu padre y a tu madre.
Mirá, pendejo, o me hacés caso o te reviento.
El perro es el mejor amigo del hombre.
Si alguien te da de comer, te pasea, limpia todo lo que enchastras, te cuida, baña, te mantiene, etc. hacete el amigo que te conviene.
Nos los Representantes del Pueblo de la Nación Argentina…
Muchachos, lo arreglamos entre nosotros y después nos hacemos los democráticos.
No por mucho madrugar se amanece más temprano.
Dejame dormir!! Para qué me despertás? Todavía es de noche!!
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
Tratá de terminar vos el laburo hoy, asi yo mañana descanso.
Si así no lo hiciere, que Dios y la Patria me lo demanden.
Me pienso afanar hasta los clips del escritorio y si alguien me lo demanda, que espere la condena sentado.
Para nosotros y para nuestra posteridad.
Me la encanuto toda para mí y para mis hijos. El resto que se garquen.
Se le escapó la tortuga
No importa que huevada diga, igual me consideran Dios y lo van a tomar como frase de culto.
Prefiero mantener un perfil bajo.
No me conoce ni mi familia.
Yo no soy chismos@ pero…
Preparate que te voy a inflar la cabeza con chismes…
Prefiero dar un paso al costado para dejar lugar a las nuevas generaciones.
Me echaron a la mierda, si no me corro a un costado me pasan por arriba.


Hago esta tarea de manera desinteresada, sin esperar nada a cambio (es decir, más les vale que comenten y compartan este artìculo, oyeron??? MAS LES VALE QUE COMENTEN Y COMPARTAN!!!!!).

Saludos!!!