miércoles, 7 de julio de 2010

Al Abu Rar, nuevamente



Ya conocimos al Maestro en un artículo anterior. Yo continúo leyendo sus enseñanzas, que me sorprenden cada día por su vigencia.

Les acerco un nuevo extracto de máximas que encierran toda la sabiduría beduina que el Maestro fue recopilando a lo largo de su vida sobre el arte de sobrevivir en ámbitos laborales.

Espero que lo puedan disfrutar, aprovechar y aplicar:

Cap. I – De los inicios
  • No te pongas en situación de explicar: cuando tienes que dar explicaciones, ya estás en problemas.
  • Ayuda a otros a subir al camello, pero no permitas que para hacerlo se suban a tu espalda.
  • Si un camello te patea, mantente a distancia. Si un amigo camellero te patea… acércalo al camello pateador.
  • No es lo mismo “la burocracia” que “laburocracia”, entenderlo y entender cómo es tu lugar de trabajo te aclarará varias dudas. Y muchas veces te allanará el camino.

Cap. II – De los jefes
  • Cuanto más pública haga un jefe la reprimenda, menos seguridad tiene de su propia capacidad y autoridad.
  • Cuanto más se jacta un jefe de su política de puertas abiertas, es que más abiertas están hacia la salida.
  • Un jefe sabio, permite que crezcan sus subordinados: este crecimiento lo impulsará  necesariamente hacia arriba. Uno mediocre intentará crecer a costa de ellos y esto, en algún momento lo hará hundirse.
  • Un buen jefe es como una carpa en el desierto: te da la sombra necesaria y baja la temperatura del piso para que puedas trabajar tranquilo.
  • Cuando llegues a jefe, permite a todos demostrar su propio nivel de inoperancia.

Cap. III - De los compañeros
  • A veces un elemento de trabajo ruidoso y molesto tiene amplias ventajas comparativas cuando tu compañero tiene las mismas características.
  • Ante la presencia de un obsecuente, no te amargues: relájate, observa y disfruta. El tiempo te juega a favor.
  • Desconfía de quien comienza sus frases con “A mí no me gustan los chismes peeeero…”, probablemente no debas confiarle tus secretos.

Cap. IV- De los ascensos
  • Es bueno subir gracias a la ayuda de un camello, pero trátalo bien: puedes caer más rápido de lo que has subido.
  • Desde arriba se ve todo más claro, pero no pierdas de vista el piso o te encontrarás con él de repente.
  • Cuantas más cabezas pisotees para subir, menos firme será la arena que pises estando arriba. Y probablemente muchos más se alegren de verte caer.


Que las arenas del tiempo te permitan asentar tus experiencias.


5 comentarios:

  1. Que palabras, las del maestro... las voy a aplicar en mi laburo.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Aplique, Marty, y despues comente como anduvo todo. Ahi podemos escribir la "Teoria aplicada del Sabio Al Abu Rar".

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Mi jefe se parece al camello del chiste: si le insisten que labure te puede llegar a contestar "Si no me chupan las bolas, no sigo"

    ResponderEliminar
  4. Gracias Cristian por esa linda imagen...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Espero que el Maestro mande su sabiduria por twitter, ya me sumo!!!

    ResponderEliminar