lunes, 14 de junio de 2010

Y si alguien se da cuenta?






Volviendo a los análisis generales de la vida en (o pese a) la oficina, analicemos qué sucede cuando el Dr. I (*), se perpetúa en su cargo.

A medida que el tiempo pasa, se van perdiendo las esperanzas y simultáneamente, el obsecuente de turno y quienes se hayan acoplado a su “alegre cofradía” se afianzan en sus cargos. La mencionada cofradía incluye a aquellos que, al ver la permanencia del Dr. I, se suben al carro vencedor y acceden a posiciones que pueden definirse como cercanas al poder. 

En estos casos, la cercanía parece actuar directamente sobre el comportamiento de estos inefables y eternos segundones. Confunden el poder del otro con el propio y asumen actitudes que no redundan en aumento de popularidad, precisamente. 

Cuáles? He aquí una lista preliminar:
  • Puertas abiertas: esta política, originalmente de apertura al diálogo y al disenso creativo, se convierte en “Si no estás de acuerdo conmigo, tenés la puerta abierta para irte”.
  • La Lista Negra: Quienes hasta ayer se encontraban dentro de su grupo de afines,  pasan a engrosar la mencionada lista. Frases como “son todos unos pelotudos” o  “nadie sabe trabajar” se convierten en parte de su léxico diario. Quien nunca caerá en “la lista” es el querido Obsecuente, que podrá llevar palabras auspiciosas a oídos del Dr. I.
  • El poder es mío, mío y sólo mío: esto implica que, lo que no puedo demostrar por capacidad lo demuestro por molestia. Todo lo que pueda trabar será trabado, cajoneado y demorado. Confunden trabar el trabajo y sentarse sobre la información, con poder.


Pero vayamos a un caso hipotético: y si alguien se da cuenta que el inefable Dr. I es, realmente, un inútil?

Probabilidad de ocurrencia en una organización que le posibilitó su acceso y permanencia? Baja, muy baja. Pero a veces, sólo a veces y muy de cuando en cuando, hay un tiro para el lado de la justicia. Alguien nota que el Dr. I no hace más que honrar su nombre y su ineptitud empieza a atravesar fronteras. Comienza entonces un reacomodamiento de las alineaciones internas. Es similar, aunque en menor escala, a lo que sucede cuando cae algún gobierno autoritario y antidemocrático: muchos de sus aduladores apuntan sus dardos hacia aquel a quien, hasta hace muy poco, le servían voluntariamente de idiotas útiles.

Y entonces? Quién cae con el Dr. I? Ah! Gran pregunta  respuesta ambigua. La casuística nos indica que cada institución tiene su propia dinámica y muchas veces la alegre cofradía devenida en Tribunal Acusador, salva las ropas y el honor denostando a su antiguo líder indiscutido. Pero a veces no sucede y es en estos esporádicos pero agradables casos donde el Dr. I, voluntariamente o no, arrastra a su ejército de bufones.

Es en esos pocos momentos donde uno, sinceramente, piensa que a veces existe la justicia poética y que, teniendo un poco de paciencia, podrá ser testigo de uno de estos raros casos.
No hace falta aclarar que todo esto es producto de mi fructífera imaginación, verdad?

Saludos!!!


(*) Ver los antecedentes del Dr. I en : Guía práctica para ser un obsecuente exitoso


Actualización: Más de la serie laboral!


6 comentarios:

  1. esa foto en el mar muerto es testimonio que por lo menos en "un" lugar del planeta flotas, yo tambien quiero esa foto

    ResponderEliminar
  2. Ah! mi querido anónimo, que poca memoria lutheriana: todo cuerpo que se sumerge en un líquido recibe un empuje de abajo hacia arriba que es igual al peso del volumen del líquido desalojado. En otras palabras: con este volumen floto en casi cualquier lugar. Noticia sería si me hundiera.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. que guacho!!!!! con esa descripcion me quiero ir YA de la oficina, jajaja
    pero no te salvaste de caer en la lista de pelotudos, y seguro yo ya he sido carne de cañon para sus "es una boluda..." lindas y elegantes palabritas de un jefe.
    menos mal que es viernes, porque si leia esto el lunes o martes caia enferma el resto de la semana (igual la asistencia la manejo yo, jajaja)

    ResponderEliminar
  4. Estimada Anónima:
    En algunos casos, cuando determinadas personas te califican de pelotudo en lugar de halagarte, es casi un elogio. Este es uno de esos casos.
    Igual, uno la banca un rato y ella tiene que pasarse la vida conviviendo con ella misma. Eso es jodido.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Qué pasó durante el mes de ausencia?? Problemas de salud??

    ResponderEliminar
  6. Noooo, Amaryllis, la boca se liaga a un lau!!! Anduve de viaje, nomas.
    Saludos!!

    ResponderEliminar