martes, 2 de marzo de 2010

Docentes testimoniales


Se larga el año lectivo. Para nosotros, en casa, no es un año más. Este año empezamos la escuela primaria. Se nos vino encima, casi sin darnos cuenta, este primer grado. En realidad debería decir, casi sin querer darnos cuenta. Porque, seamos sinceros, en diciembre terminamos el jardín y tanto mi mujer como yo contamos con la capacidad natural para entender la natural sucesión de hechos que nos han llevado a este momento.
Ayer, con la emoción y los nervios ya previstos, acompañamos a nuestro primer hijo a su primer día de primer grado. Yo no estuve tan nervioso cuando lo viví en primera persona del singular. Claro, esto es diferente. Sabemos cuántos mundos se le abren como opción al comenzar su escolaridad.
Eso si tuviera docentes.
Pero me estoy adelantando. Fíjense todos estos datos:
  • Una docente titular decide, 2 días antes de comenzar las clases, dejar su cargo en manos de una suplente (sin que exista la mencionada suplente) por otro cargo. Aclaro: no renuncia, lo mantiene como titular…
  • Ante la falta de una docente, la dirección de la escuela decide poner al frente del aula a otra que el año anterior, ante las reiteradas quejas por mal desempeño y faltas comprobadas, se la había trasladado a Biblioteca.
  • En el acto de inicio, 3 grados no contaban aún con docentes.
  • Una de las docentes tomará su cargo 10 días después del inicio de clases porque se casó y estaba de viaje. Claro, es entendible, justo este año el inicio de clases le cayó en Marzo y ella no tenía forma de saber que iba a ser como siempre…
  • La Directora nombra a los docentes que tiene y, en el medio del acto comienzan a discutir 2 maestras reclamando, cada una de ellas, que le corresponde 2do grado y no 3ro.
  • En el jardín, al mes de comenzar las clases, cuando los chicos de 3 años se habían familiarizado con el aula y su docente, esta debió dejar la sala porque la titular, que contaba con licencia para tomar otro cargo, decidió volver. Final de la historia: 3 semanas después, volvió a irse. Por suerte pudo retornar la docente original. De todos modos no es tan grave: son chicos de 3 años y es bueno que se vayan acostumbrando a este tipo de improvisaciones.
  • Al ingresar al aula, los chicos descubren que no tienen sillas suficientes para todos. Yo entiendo que fue todo sobre la hora: sólo desde Diciembre sabían cuántos alumnos iban a tener. Por otra parte, la escuela no tiene modo de saber, hasta último momento, si la relación “1 chico, 1 culo, 1 silla” se iba a cumplir sin excepciones y no es cosa de andar despilfarrando recursos.
  • Al preguntar a la Directora cómo era posible que se permitan algunos de los hechos mencionados su respuesta, con cara de circunstancia, fue: “Y… asi es el sistema”. Idéntica respuesta recibí por parte de la Directora de jardín: “Y… asi es el sistema”.
Asi es el sistema?? Qué lo parió con el sistema!!! Qué fuerza tiene!!! Cuánta influencia!! Tanta como para arrasar con la ética profesional, con los principios básicos de la pedagogía y la educación y, fundamentalmente, con el respeto por los alumnos. Yo comprendo que la realidad salarial de los docentes es vergonzosa. Que quienes deberían transmitir y formar a las futuras generaciones tienen, a fuerza de años de falta de inversión educativa, un sabor amargo en el ejercicio de su profesión. Pero, para quienes apostamos a la educación pública y que sin lugar a dudas apoyamos los reclamos por una mejora salarial que jerarquice la actividad docente,  no nos convence la frase de “Y… asi es el sistema”.
Hasta que dejemos de echarle la culpa al “Sistema” (asi: impersonal, paternalista y omnipotente) parece que vamos a tener que seguir soportando a los “Docentes testimoniales”: figuran en las listas, tienen el cargo, son titulares… pero no aparecen, no se preocupan ni ejercen.
En definitiva, es un proceso formativo. Deben estar formando la clase política del futuro…
Sólo falta que, a continuación del Himno Nacional, entonemos las estrofas de “Lo atamo con alambre”, en honor a esa forma tan nuestra de hacer las cosas.



9 comentarios:

  1. Edgar:
    Lo que contás es patético y los niños aprenden que "se ata todo con alambre", por eso tenemos una argentina llena d adultos que solo piensan sálvese quien pueda!. Y todos queremos agarrar nuestra sillita antes que otro la tome o el mismo SISTEMA se la lleve.
    Y lo más triste es cuando vayas a llevar a tus chicos y te digan: "se cayó el sistema".
    Dami

    ResponderEliminar
  2. El tema es que "el sistema", pasó a ser una especie de Gran Hermano (el de Orwell que nos activaba las neuronas al leerlo, no el televisivo que te las neutraliza al mirarlo) que te maneja, te conduce, decide por vos y te sirve como excusa para ineptitudes propias o ajenas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Y bueno Huber, el sistema es así. jeje
    Aunque te tiro una definición corta de sistema (yo soy Ingeniero en Sistemas):
    "Sistema: Conjunto de elementos relacionados entre sí para conseguir un objetivo en común. Relacionados por medio de una estructura y con métodos de trabajo definidos buscando la mejor relación costo beneficio".

    Parece que nuestro "sistema" llamado sociedad o país puede estar obviando esta simple definición dado que: puede que la estructura no esté funcionando del todo bien, el método de trabajo está siendo dejado de lado, a nadie le importa la relación costo / beneficio, siendo este concepto reemplazado por "el mejor beneficio individual" y lo más importante, en vez de un objetivo en común, cada uno tira para su lado.

    Conclusión: el sistema NO ES un sistema
    Gracias por cederme un pedacito en tu espacio de opinión
    Dami

    ResponderEliminar
  4. Dami,

    no te cedo el espacio. Esta para eso y me alegro que lo uses.
    Yo agregaría que se suele asociar el mejor beneficio individual a un mayor costo social (actual o futuro).

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Uff.. no sé de que me asombro por que viví la escuela pública en la secundaria, a diferencia del jardín y la primaria que fui a una privada. Pero debo aclarar que como todo, “eran otros tiempos”, y parece que lo “antigüo” o lo clásico era lo mejor.
    Nunca entendí como pueden hacer tanta cantidad de paros por los salarios, dejando a miles de chicos sin clases, por que no estamos hablando de un paro de un taxista, ni del subte (que lamentablemente te la rebuscás saliendo 2 hs antes de tu casa), son clases de educación, ésas personas representan muchísimo para los niños y con un ejemplo así no creo que pueda servir de mucho. Ya no tienen la vocación que se tenía antes, me parece que muchas ( no digo todas por que no lo creo) son docentes por que es una carrera corta, fácil y que no requiere de muchos años. El manoseo constante de los profesores, que se van, que vuelven, que faltan, llegan tarde, se toman licencia x meses para no perder el puesto, dan la clase sin ganas, tratan mal a los alumnos, es algo que está pasando muy seguido. Yo entiendo que las generaciones que están viniendo ahora no son fáciles, y justamente es donde se tiene que aplicar la enseñanza a “raja tabla”. No que los alumnos se pongan a debatir que el profesor es un desastre, que no viene nunca, que la suplente no sabe que hay que dar,etc. Y es verdad, siempre la culpa al de arriba, lo de las sillas lo puedo entender por que a veces realmente no hay o las rompen de nada, pero no tener ya decidido quien ocupa los puestos? tomarse vacaciones justo cuando empiezan las clases? haber destituido a un profesor y volverlo a poner en su puesto por que no hay recursos suficientes? Un desastre. Lamento por vos y por todos no tener otra opción, por que por más que lo cambies de colegio, es mas de lo mismo.

    ResponderEliminar
  6. Miss Sunshine, opciones hay pero decidimos apostar a la educación pública porque creemos que es función de la escuela no sólo el traspaso de conocimientos formales sino el proceso de insertarse en una sociedad plural, completa y por suerte diversa.
    El sistema como el “gran Hermano” al que hacía referencia en otro comentario es la gran excusa sobre la cual nos recostamos para desplazar la responsabilidad de lo hecho, lo mal hecho y lo no hecho por nosotros mismos.
    El tema es que, aun sabiendo cómo con las cosas, uno no deja de sorprenderse.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Consolate, Edy! Estas son las cosas que más adelante en la vida hacen que los argentos estemos mejor preparados que nadie para lidiar con todas las merdas de este mundo! En el fondo es una experiencia formativa!

    ResponderEliminar
  8. Coincido. Creo que esta eterna improvisación, de alguna manera nos prepara mejor para la imprevisibilidad. Pero a veces, sólo a veces, uno quisiera probar un poco más de estabilidad. Quien sabe lo que se podría lograr...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  9. es que parece que el sistema es Basic o Cobol... uno de esos que ya no sirven para nada... :D Yaya

    ResponderEliminar