lunes, 15 de marzo de 2010

Cocina molecular, las pelotas!



Yo entiendo que somos todos muy modernos y que hay que fluir con las nuevas tendencias y varios etcéteras más. Pero hay cosas con las que no se jode.
La comida es sagrada y la blasfemia se paga caro.

Yo quisiera compartir con ustedes algunos extractos de un menú de la muy actual cocina molecular que me llegó por mail y mis comentarios al respecto.

El menú tiene varios pasos: snacks, entrada, plato, ante postre, postre, café y petit fours. Traducción: de cada paso te vamos a dar una muestra ínfima pero te vamos a sacudir unos precios que, de todos modos, se te van a pasar las ganas de comer.

Comentemos el menú y después me cuentan. Por razones de espacio incluí sólo una de las opciones por cada paso. Aclaración: la descripción de los platos es tal y como aparece en el menú. Créanme que yo no tengo tanta imaginación.

Veamos:
  • Snacks
Humita: galleta crocante de chala, pasta de maíz en pomo, gel tibio de ternera, cous cous de tomate picante y queso taleggio gratinado.

Al principio creí que era una broma. Ninguna persona en su sano juicio puede ofrecer semejante “snack” sin estar, por dentro, riéndose a carcajadas de su interlocutor. Pero lejos de ser asi, la cosa parecía en serio y decidí seguir leyendo
  • Entrada
Bomb esponja (sic): esponja líquida de zapallo e hinojo, tartare de langostinos, carpacccio de vieyras y todo lo que quedó del zapallo (otra vez, sic).

Ya desde el título te dan ganas de agarrar al cheff y, luego de un proceso personalizado, agregar al menú “Criadillas a escala humana, moradas a golpes”. No sé si será rico pero a mí, me haría sentir mejor. Después que se bañe con la esponja líquida de zapallo e hinojo y que guarde lo que queda del zapallo donde el sol no alumbra.
  • Plato
Carne a cucharadas: carrillera de ternera (36 hs. a 65o), papa con caramelo de chorizo y morrones asados sin morrón. Servido con cuchara.

Primero: carne a cucharadas en Argentina es una vulgar afrenta al más puro sentir nacional. Exijo que le retiren la nacionalidad o permiso de residencia a quien se le ocurre semejante abominación. Por otra parte si veo el cartelito “Los platos son hechos en el momento, sepa disculpar las demoras” no entro ni en pedo (36 horas!!!!?????, no sé si lo cocinan por calor o por aburrimiento). Lo de caramelo de chorizo… en fin, hace falta? Ya veo el diálogo “Vení que te convido con caramelo de chorizo” “Estás loco? Asi nomás? Por lo menos invítame a cenar y después vemos…” Aunque, visto de esta manera, si agarra viaje te ahorrás la cena. Pero lo de los “morrones sin morrón” me mató. Esto es, realmente, “vender humo”. El Sr. Cheff puede interpretar libremente lo que puede hacer con la cuchara…
  • Ante postre
Choco-aereo: fina capa de chocolate aireado, con frambuesa liofilizada y ácido cítrico.

Oral o inyectable? Habrá en el Restaurant del Dr. Ahorro(*)?
  • Postre
Desayuno japonés: frutas, yogurt, cereales, té, granola, jugo de naranja.

Nada espumado, liofilizado, hipercocido o gelificado? Mmmmm, me resulta sospechoso.

Como dije al principio, la comida es sagrada y la blasfemia se paga caro: este “delicioso” menú, para el que esté dispuesto a comerlo tiene un precio que, siguiendo el lenguaje culinario, te parte al medio como un queso.


Por favor, para que no me sienta tan mal, díganme que en realidad es una broma y que nadie inventó esta porquería gastronómica. Hasta Marley (**) come mejor en sus viajes.
Si alguien comió estas "delicias", por favor hágame llegar sus comentarios. Yo, paso.


(*) Farmacias de Dr. Ahorro: son farmacias donde se venden medicamentos genéricos a precios sensiblemente inferiores a los de las farmacias tradicionales.
(**) Alejandro “Marley” Wiebe: conductor televisivo que se caracteriza en sus programas de viaje, entre otras cosas, por comer insectos varios y por lo general bastante repulsivos.  


9 comentarios:

  1. Me hiciste reir mucho, porque justo antes de tu mail con este post tenia el mismo mail ofreciendo ese menu. La primer lectura me causo gracia, pero ahora mas.
    Doy fe, no invento nada, son citas textuales del menu.
    Un beso grande!!

    lau

    ResponderEliminar
  2. Me siento identificado!!!
    Yo pensé al leer el mail que alguien me estaba jodiendo. Ahora veo que el que está jodido es el que inventó ese menú.
    Gracias por no hacerme sentir tan solo...

    ResponderEliminar
  3. Querido huber:
    Debo aclarar que en la carrera de gastronomia hay una parte de una materia que se dedica a diferenciar la tipica comida con nombres originales y nunca antes escuchados, en lo personal, no soy pro a esos cambios que simplemente hacen sorprender al lector del menu, y dicha insertidumbre hace tentar al comensal y hacerlo decidir. Pienso que en lugar de colocar ''gajos de finas papas seleccionadas doradas en su propio jugo'' tranquilamente se puede poner '' papitas al horno'' Como alguien ya lo dijo antes, LAS COSAS POR SU NOMBRE.
    Creo que el dia que yo habra mi propio restaurant, va a ser con toooooonada cordooobesa, y asi todo va a ser mas claro y mas simple a la hora de comer.
    Saludos desde lejitos..
    Jona

    ResponderEliminar
  4. Lau: gracias por confirmarlo. Cuanto más leo el menú, más dudas me genera el futuro de la humanidad (no será mucho?)

    Dario: no estas sólo. Somos muchos los que queremos la comida casera o de restaurant/rotiseria, pero no de laboratorio.

    Jona: que bueno que escribiste!! como va todo? el tema con este menú no sólo son los nombres sino la forma de cocinarlo. Una porquería, vea usted. Cuando abras el "Faaalafel y Caaabrito" chiflá que voy.

    Saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  5. Esto es lo que se llama la famosa cocina de Autor.
    Se trata de un autor de cuentos fantásticos que imagina cómo se comería en lugares con nombres raros como Kaboo (al mejor estilo star wars).
    Por ejemplo, Tolkien podría hacer buena cocina de autor.
    Yo soy partidario de los restoranes (no restaurantes ni restó ni bistró ni otras mierdas) donde pagás un buen precio (razonable) por un tremendo plato de alimentos reconocibles por su aspecto, olor, color y nombre para compartir. Si se puede evitar pagar servicio de mesa mucho mejor.

    Y aún mejor si es autoservicio, y con la vajilla algo sucia.

    Y tampoco me gustan los boliches con nombres como "Te fajaré a trompadas Ramirez..." o "Kansas"....me van más lugares como Pippo, La farola, etc
    Dami

    ResponderEliminar
  6. Como vos decis, Dami, si es de autor, debe ser de Asimov.
    En este mismo estilo, si ponen una pizzería debería llamarse "Fundación e Imperio"...
    En cuanto a los nombres extraños, no te olvides de "Dale perejil al Toro". Impactante...

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Estoy desayunando y por suerte mi yerba no son bolitas de telgopor, ni la medialunas de plastilina !! te juro que las revise !!! Unica reflexion: me parece que la pelotudes humana esta sobredimensionada

    ResponderEliminar
  8. frambuesa liofilizada? la busque por internet a la seniora liofilizada esa. dicen los vecinos que alguna vez la conocieron que se fue a vivir a miami, dejando alquilado su departamento al kioskero de bustamante e hidalgo. don montoto flores, que asi se llama el senior, me dijo que frambuesita no se llamaba asi antes. se cambio el nombre el dia que gano el prode, antes le decian frutillita seca en la heladera....en fin, son cosas de la vida....va mi ovacion por el articulo. pepe

    ResponderEliminar
  9. Gracias Pepe!
    Calculá que el menú (del que, insisto, no le cambié ni un acento) sale unos 85 dólares... una cantidad nada despreciable para bolsillos argentos y que, para humo, aires e inventos varios es una exageración. Ya no te dejan engordar en paz!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar