miércoles, 17 de marzo de 2010

18 años



En esta Argentina donde pareciera que el denominador com­ún es la desesperanza, hay jóvenes que viven  en un ambiente que les es muy favorable y que, en su plena adolescencia, pueden desarrollarse y crecer. Que no sólo están mejor que nunca sino que, año a año, sus perspectivas mejoran.

Hablo de la falta de justicia que hoy cumple, precisamente, 18 años. Nada. Mucho. 
El día del atentado a la Embajada de Israel en Buenos Aires, vimos su nacimiento. Cada año que pasa, sus esperanzas de perpetuarse crecen y hay muchos, lamentablemente, dispuestos a colaborar en este sentido: los que niegan la verdad, los que escondieron y esconden las pruebas, los que obstruyen el avance de la investigación y los que, como esbirros miserables, defienden a los autores del atentado y legitiman sus acciones, convirtiéndose en simples mercenarios que venden su (poco) sentido de la decencia por un puñado de billetes.

No nos podemos permitir, como país, que estas personas ganen el espacio que le corresponde a una sociedad sana. 

Entonces, porque quiero realmente un país con futuro es que no dejo de pedir JUSTICIA. Porque creo que los verdaderos jóvenes tienen que crecer, creer y crear es que sigo diciendo PRESENTE cada año. Pero principalmente porque quiero recordar a las víctimas y repudiar a los autores (de todo tipo) y sus cómplices tanto los de ayer como los actuales, es que escribo esto y lo comparto, aunque el espacio sea, generalmente, de humor.

Por la memoria, por la justicia y por la vida.

8 comentarios:

  1. Cuesta creer que ya hayan pasado 18 años! Y más aún que en todo ese tiempo no se haya podido/querido hacer nada por esclarecer lo que pasó.

    ResponderEliminar
  2. Y que, además, diversos personajes con algún grado de representatividad todavía hagan campaña, burda y panfletaria pero campaña al fin, por Iran... y que lo hagan con total tranquilidad.

    ResponderEliminar
  3. Desde que el mundo es mundo parece que en la humanidad imperan la injusticia y la desigualdad.
    Hoy en día en nuestra civilización "moderna" pareciera que todos conocemos la diferencia entre el bien y el mal (por lo menos de la boca para afuera) sin embargo, seguimos sufriendo las desgracias de antaño una y otra vez. Más que de Argentina diría que es un problema de nuestra raza (la humana)
    Solo en algunos pequeños focos, el sentido de comunidad y de sociedad organizada funciona cercano a como debiera ser.
    Yo estoy desesperanzado y si el mundo está torcido, nosotros desde aquí estamos condenados, pero no al éxito como dijo un supuesto estadista infame, sino al fracaso
    (y ahora un toque de humor, me voy a presagiar desgracias con lilita).
    Dami

    ResponderEliminar
  4. De todos modos, Dami, sigo pensando que se puede intentar un cambio.
    Lástima que muchos, en lugar de analizar las cosas con la mayor objetividad posible, caen en la trampa de "el enemigo de mi enemigo es mi amigo" y terminan apoyando cosas que ellos mismos condenarían en sus propios países. O no, depende con cuanto los convenzan...
    Ojo con tu aclaración final! Ya te veo corriendo por la calle al grito de "Dios es uno y Lilita es su profetisa!"
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto lo que decis, es lamentable la forma en que se manejan las cosas, la indiferencia, los intereses creados.........el tiempo va pasando, las cosas se desvirtuan, pero el dolor sigue y la memoria y el pedido de justicia debería estar mas vigente que nunca.

    ResponderEliminar
  6. El pedido, por suerte, sigue vigente. Sería bueno que haya además alguna respuesta firme por parte de quienes deben actuar en el marco de la justicia.

    ResponderEliminar
  7. y sigue impune ... una verdadera injusticia

    ResponderEliminar
  8. No se puede seguir esperando de quienes no tienen interés en esclarecer los hechos que hagan algo más que oportunismo político. No escuché aun las críticas oficiales a la marioneta esta que viajó a Iran. Evidentemente, es mejor "parecer" progre que actuar realmente como tal.
    Muy bueno el blog.

    ResponderEliminar