miércoles, 13 de enero de 2010

Zoodiversidad




Uno pensaría que al salir de vacaciones, muchas cosas que acostumbramos ver en nuestra diaria vida laboral, desaparecen. En especial si decidimos adentrarnos en la naturaleza, donde la búsqueda de esta diferencia pasa a ser la razón de ser del lugar elegido.
Buscamos cambiar por un ambiente más natural, donde podamos disfrutar el aire puro, alejarnos de las obligaciones y entrar en contacto con un entorno distinto, más relajado.
Lo más importante en el momento de elegir el destino es, en mi caso, poder marcar una diferencia con la realidad diaria.

A saber:

  • El marco visual: por un lado, las  paredes de la oficina, por el otro, el verde, los árboles/el mar/las montañas.
  • El entorno auditivo: elegimos los sonidos agradables de la naturaleza en contraposición al ruido del teléfono, los papeles y las voces del entorno laboral.
  • Pero principalmente la diferencia está en el entorno zoológico: por un lado nos encontramos con bichos jodidos que te atacan cuando no los ves, pajarracos que no cantan sino que te taladran con sus gritos, algún reptil rastrero y medio ponzoñoso que si te descuidas te clava su veneno y bichitos que, aunque sean chiquitos, joden y joden y joden… y por otro lado, la zoodiversidad que te encontrás al salir de vacaciones.

Fui claro, no?


2 comentarios:

  1. Excelente comparación Edgardo...2l 4d34s4

    ResponderEliminar
  2. Gr1c31s!!
    T2n2s 5n1 t2nd2nc31 n1t5r1l 1 l1 2ncr3pt1c34n, n4?

    S1l5d4s!!!

    ResponderEliminar