lunes, 25 de enero de 2010

Omnívoro… y a mucha honra!




Parece ser que en el mundo actual, cualquier causa es merecedora de contar con sus fundamentalistas. Defensores acérrimos de las más variadas posturas (filosóficas, políticas, religiosas, etc.) entienden que la defensa de sus propias ideas debe prevalecer más allá del respeto por las ideas ajenas.
Esto viene a cuento por la cantidad de airados comentarios que recibí por un post mío anterior en el que, con el humor como principal “arma”, hacía una crítica no del vegetarianismo sino de los vegetarianos fundamentalistas (ver el post aquí).
Lejos de enojarme, me causó mucha gracia ver cómo por una simple humorada muchos perdieron el humor. O, en algunos casos, hicieron gala de la falta del mismo. La mayoría de ellos, obviamente, escudados en un comentario anónimo.
Es por eso que hoy quiero ratificar mi postura y declarar abiertamente mi apoyo incondicional a la ingesta inclusiva y no discriminatoria!! Abogo sin reservas por el principio de igualdad entre todos los alimentos actuales y potenciales. Les guste o no a las queridas nutricionistas…
Y como soy una persona coherente con mis principios, no sólo voy a plasmar por escrito mi postura omnívora, sino que lo voy a poner en práctica. Y no sólo con todo bicho que camina, los que no caminan también tienen lugar en el asador, olla, sartén y todo medio de cocción conocido o por conocer.



2 comentarios:

  1. Siga predicando con ejemplo campeón!!!!
    Odio los vegetales

    ResponderEliminar
  2. No los odie, mi amigo... son un buen acompañamiento y ademas sirven para "rellenar giles" y quedarnos con lo mejor.

    ResponderEliminar