martes, 19 de enero de 2010

Claves del "aging"






Para no decepcionar les aclaro que no es un post sobre tratamientos rejuvenecedores. Lejos estoy de promover las clonaciones caricaturescas de Zulema/Amira, tan populares por estos tiempos.
Esta es simplemente una enumeración de pequeñas señales que nos indican que estamos “acumulando experiencia” (para seguir jugando a la escondida).
Algunas de estas señales son:

  • Nos empiezan a “señorizar” (ver video, mas abajo).
  • Ponemos cara de terror cuando nos llega una invitación a una fiesta que empieza a la hora que nos estaríamos levantando para una meadita de trasnoche.
  • Un video en casa es un gran programa.
  • En la playa, el barrenador y la pelota mutan por el diario y el tejo.
  • Empezamos a criticar a los “jóvenes de ahora” y su música.
  • Largamos el primer “cuando yo tenía tu edad…”
  • Aunque seguimos criticando, le pegamos una mirada de reojo a las notas con títulos como “El nuevo lenguaje de la juventud” o “Entendiendo el lenguaje adolescente”
  • Si no leímos las notas anteriormente mencionadas, se nos complica la interacción.
  • Preferimos llamar por teléfono antes que complicarnos escribiendo un SMS.
  • Si los escribimos, van con palabras completas en lugar de los ya clásicos “dnd sts” , “QT1BD” o “ymam si vs a fsta”.
  • Si nos llegan estos SMS, estamos en problemas.
  • El fulbito y asado es cada vez menos fulbito y mas asado
  • Nos ponemos quejosos en extremo (en mi caso este cambio es imperceptible).
Recuerdan esta publicidad? (atención especial al pedido de hora!)







Cuando esto sucede, permítanme acercarles algunos consejitos para envejecer con dignidad:

  • Si se te vuelan las chapas, dejarte el pelo largo atrás para tener colita y pelada superior, no garpa.
  • Dejarte un costado del pelo largo para peinarlo por encima, garpa menos.
  • Lejos de parecer más joven, comprarte un convertible es síntoma indiscutible del ataque de viejazo. Agregarle al auto una pendeja es un síntoma más profundo aun.
  • Aceptá, en este caso, que la mencionada pendeja no está con vos por tus cualidades personales.
  • Si sos mujer y te enganchas un pendejo, la situación no te favorece. Te da chapa de felino en decadencia. Probá de engancharte al jovato del convertible.
  • El síntoma se acrecienta con los tatuajes, aritos y el piercing en general, si nunca en tu vida los usaste.
  • Hablar con jerga adolescente no genera empatía. Aprenda la diferencia entre reírse “con” y reírse “de” usted. En este caso aplica el “de”.
  • Para las mujeres: ojo con las cirugías. Los labios de morcilla paralizados y la sorpresa constante no son atractivos: son patéticos.
  • Para los hombres: las canas no avergüenzan. Los pelos teñidos, si. Y los peluquines, ni les cuento! Acepte su pelada con hidalguía, después de todo bastante le costó ir perdiendo cada pelo…



Espero que puedan ir completando las listas con cosas que hayan observado en las personas a su alrededor, porque aunque no estamos exentos, estas nunca son cosas que le pasan a uno, verdad?
En mis tiempos era diferente…


14 comentarios:

  1. Jua! Me mato lo de envejecer dignamente y el tema de los SMS!!
    Me sumo al blog.

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente me estoy haciendo viejo...
    Tengo 30 nada más!!!
    Te odio Huber, me amargaste el día
    Damián

    ResponderEliminar
  3. No te amargues Dami!!!
    Claramente estas envejeciendo: ya aflojaste y firmas tus comentarios...

    ResponderEliminar
  4. M par-s my bno t post. Vjs sn ls traps.

    ResponderEliminar
  5. Tengo 42, no tengo canas, mi nena tiene 21 años y conservo todo mi cabello... XD

    ResponderEliminar
  6. Sn-t,
    s 1 kgd, pr hay k aprndr a scrbr asi!

    ResponderEliminar
  7. Daywalker, hoy comprendo el término "sana envidia"...
    Y de zapan como venimos??
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. te falta que no podemos hablar de corrido ni decir los nombres correctos
    Resulta que el otro día fuimos a....donde era que fuimos...y estaban dando una peli....con michel douglas...o michael keaton era....o miguel rodriguez....
    escribis muy bien por tener esa edad....

    ResponderEliminar
  9. rober querido!
    me haces acordar a cuando estabamos con... en el... donde estaba el coso ese... el de las ... y todo acompañado con gestos que no ayudan mucho. Ya ni para dígalo con mímica calificamos!!
    Tendrías que haberme visto en mi época. Eso era escribir!

    ResponderEliminar
  10. Y si.... me siento reflejada, ya el "señora" es una realidad constante y no poder leer nada sin mis anteojos o pedirle a mis hijos que me lean algo con letra chica, para no usar la lupa es parte del proceso no?
    Muy bueno el blog, seguire pasando por aca..... si me acuerdo, jajaja
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias claudita!
    espero yo tambien acordarme de escribir algo nuevo!!
    Podes sumarte a la pagina en Facebook y tendras ayuda memoria electronico!
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Ahora sí.
    A mí me dicen señor desde los veinticinco. Envejecimiento prematuro?
    Segundo el comentario sobre los aritos estuvo totalmente de más, lo sabés
    Tres: te faltó nombrar la peor humillación: la primera vez que uno se tiene que poner los putos anteojos, buchones de la edad, porque ya no podés alejar más los libros para leerlos (en realidad lejos y abajo...)

    ResponderEliminar
  14. Miguel: no es envejecimiento prematuro, es que en esa época eras muy maduro. Como cambia todo, no? Con lo del arito hice la salvedad "si nunca en tu vida los usaste", espero que no te hayas dado por aludido. Por último, lo de los lentes no es humillación, se puede adjudicar a causas no relacionadas con la edad.
    Saludos!!

    ResponderEliminar