lunes, 14 de diciembre de 2009

Desde el jardín



Esta semana mi hijo termina el jardín. Todo un egresadito.
Lo primero que se me cruza es la frase del Nano Serrat: A menudo los hijos se nos parecen, y así nos dan la primera satisfacción… y me di cuenta que la gran satisfacción, mucho mayor que la primera, es cuando empiezan a parecerse a ellos mismos. Cuando vemos que desarrollan su propia personalidad y sus características individuales, esas que los hacen únicos.
Hace ya varios días que ando de lágrima fácil. No es para menos. Las etapas propias emocionan, pero las de los hijos movilizan mucho más.
Qué fácil es, en estos casos, caer en los lugares comunes: "cuándo creció tanto?", "qué grande que está!", "me parece que fue ayer" y tantos otros. Lo cierto es que uno hace una rápida mirada retrospectiva y la verdad, impresiona.
Pero el foco hoy está no en lo que se termina sino en lo que comienza. Se viene “La Primaria”. Así, con mayúsculas que se leen y pronuncian. Es la puerta de entrada a las herramientas para conocer, para aprender y fundamentalmente para “aprender a aprender”.
No serán muchas expectativas? No le pediremos demasiado a la escuela? Sobre todo tomando en cuenta el estado de la educación hoy (ojo!, no confundir con la educación del Estado hoy, que es otro cantar… pero de melodía muy parecida).
Creo que no. No pedimos mucho, siempre y cuando desde casa, lo podamos acompañar, apuntalar y dar la impronta familiar a esa formación que, nos guste o no nos guste, se terminará de forjar de manera personal, propia  e individual en cada uno de nuestros hijos. Y ese será el momento determinante donde tendremos que descartar el “se parece a” o “es igual a” para ver, con orgullo renovado, que por suerte se parece a sí mismo, es igual a él mismo y es nuestro turno de aprender de sus experiencias.
En lo directo, personal y puntual, no puedo estar más orgulloso de mi egresadito. Por su temple, su fuerza, su personalidad, sus ganas de aprender y su capacidad de superación.
Sé que me va a enseñar que estoy equivocado y que, en realidad, puedo estar mucho más orgulloso. 
Pero para ese momento, tengo algunas lágrimas guardadas. Estoy seguro que las voy a necesitar


Foto: Dad, storm is coming by torugatoru

13 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con vos en el hecho de que cuando los ves desarrollar su propia personalidad da mas orgullo que si lo vieras imitar la tuya.
    Felicitaciones a vos y a Romi por el EGRESADO.
    Un abrazo desde Philly!!

    ResponderEliminar
  2. Al final El Huber se hacía el rebelde pero terminó siendo un gordito sentimental

    ResponderEliminar
  3. Gracias Ronith!!
    Como va todo por el "home of the Eagles"?
    No se aceptan gastadas referentes a Dallas.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Estimado anonimo (serás el famoso Odioso?): no te lo voy a permitir!!!!
    Yo soy un gordito sentimenta desde el principio, no "al final".

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta. Qué bueno que no se nos parezcan! Sabemos de qué estamos hablando, no?
    Qué hermoso homenaje a esos hermosos hijos que tenés, y a esa hermosa madre de tus hijos y gran compañera tuya en las buenas y en las malas.
    Es muy lindo leer lo que escribís cuando te ponés "serio", ojalá de vez en cuando lo sigas haciendo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Si sabremos de que hablamos!!!!
    Me alegro que te guste cuando me pongo serio. Y que diria una idishe mame? Cuando escribo humor no te gusta?!!
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  7. Huber muchas gracias por expresar con palabras aquellas cosas que pensamos y nos cuesta bajar a la realidad. Esta semana tambien termina mi hijo mayor el colegio, y como vos estoy llena de emociones y lagrimas.
    Son el mejor regalo que hemos recibido, no? cariños Sele
    Besssssos capaz que te lo plagio y lo leo el jueves que es el dia de la fiestita!

    ResponderEliminar
  8. Huber, se como estas/n. Es un momento donde se te cruzan miles y miles de cosas; recuerdos, anecdotas, fantasias... y dices "¿Ya, tan rápido? pensar que fue ayer cuando nos daban el resultado del sub-Beta con valor por arriba de 1000..." en fin, crecen y vamos aprendiendo de ellos. Y dandonos cuenta las cosas que hacemos porque esos chiquiticos copian, maman nuestras acciones. Me ha pasado que en situaciones siento que me estoy viendo en el espejo, me llena de orgullo y otras me da lecciones. Que te puedo decir, somos padres y acompañados va la palabra orgullo y aprendizaje...
    Te felicito por este gran día y por tus palabras.
    Besote
    Glori

    ResponderEliminar
  9. Tus palabras me hiceron recordar cuando nos cruzamos en el auditorio y me contaste que ibas a ser papá, que emocion!! Y yo lo tenia a Tiago en mi panza... Increible, paso el tiempo. Yo tambien estoy viviendo su egreso del jardin, su crecimiento, su independencia, sus ilusiones.
    Es fascinante ver a lo largo del camino como se cruzan las vidas de las personas que transitan cerca nuestro, y coinciden y se acercan... y se alejan. El egreso de Tiago, mi primer hijo, me tiene tan emocionada como a vos. Te acompaño en esta etapa y te felicito por esa paternidad a flor de piel que no dice otra cosa que de tu sensibilidad!
    Besos enormes!!

    ResponderEliminar
  10. ...las etapas de los sobris tambien emocionan!!! (Y como!). Muy bueno. THP(II)

    ResponderEliminar
  11. Glorica,

    gracias y felicidades a uds. tambien por su egresadita!!

    ResponderEliminar
  12. Vero,
    gracias por tus palabras. Es cierto, uno se va cruzando en este camino y coincidiendo en muchas etapas.
    Que disfrutes mucho del egreso de Tiago!

    ResponderEliminar
  13. MHP: me encantaría saber cuánto emocionan las etapas de los sobris... se te ocurre alguna forma de colaborar para que pueda saber cómo es?

    ResponderEliminar