viernes, 27 de noviembre de 2009

Escondidos detrás de las palabras.



No es novedad que el lenguaje  nos ayuda a esconder en una pila de palabras de sonido agradable, una gran cantidad de actos o cosas de las que preferiríamos no hablar.
Y ejemplos no nos faltan: desde el cuasi inocente y hasta gracioso “tránsito lento”, utilizado para enmascarar una tremebunda constipación, hasta el moralmente obsceno ha sido una falla administrativa por el ejercicio indiscriminado de actos de corrupción. Claro que la gama es amplia y  dentro de ella,  cantidades de estas pequeñas trampas idiomáticas nos ayudan a sentirnos mejor con nuestras acciones diarias o nos permiten disfrazar, con absoluta pátina de justicia, ciertas posturas… bueh, que si las describo debería apelar a otro eufemismo para que no se me ofendan, vio?
Vamos a algunos ejemplos con su pertinente traducción.
  • Naturaleza sedentaria: cultor consuetudinario de la fiaca, ni en pedo te corro una cuadra. Como deporte prefiero “extracción de pelusa umbilical” a nivel olímpico.
  • Sentirse hinchado: me sacudí solito una parrillada completa, con un totin medio pelusa y 2 porciones de fritas. No me quedó espacio ni para respirar y ahora le voy  dar rienda suelta a mi “naturaleza sedentaria”.
  • Tomarse un tiempo: otra forma de decirle “no me jodas por un tiempo…” o "no te toco ni con una rama de bambú.
  • Proceso creativo: no se me ocurre absolutamente nada. Tengo la cabeza en blanco.
  • Audiencia selecta: rating medido en números negativos.
  • Privilegio el arte por sobre la masividad: no me escucha/lee/mira ni el loro. En el momento que pueda pegar un éxito mando los “principios artísticos” al carajo.
  • Simpática: bagayo.
  • Bellezo exótica: bagayo difícil de describir.
  • Interesante: tiene el sex appeal de la Enciclopedia Británica.
  • No tenés código: yo tampoco pero vos me cagaste primero.
  • Con los mejores deseos: no tengo ni tiempo ni ganas de ponerme a pensar en un deseo personalizado para vos.
  • La pesada herencia recibida: Si todos los anteriores se afanaron hasta el agua de los floreros, no pienso mover un dedo para solucionarlo. Yo me metí en esto para sacar mi propia tajada, no voy a ser tan boludo de ser el “primer honesto”!!!
  • Sensación de inseguridad: mientras a mi no me toque, no pienso hacer nada. Igual yo tengo custodia. Este tema, también, es parte de “la pesada herencia recibida”.
  • Dicen que soy aburrido: parece que aún no se dieron cuenta que además soy un inútil.
  • Estamos condenados al éxito: no importa cuánto meta la mano en la lata, este país se la banca bien y pasado un tiempo, ni se van a acordar.
  • Síganme, que no los voy a defraudar: con la cara de garca que tengo, si sospechan que los voy a cagar estén seguros que no los voy a defraudar…

Y hay muchos más. Pero les dejo a ustedes la opción de completar la lista: es que me siento un poco hinchado y, como soy de naturaleza sedentaria, quiero darle espacio a mi proceso creativo e invitarlos a ustedes, mi selecta audiencia, a que colaboren en el armado de la lista.

Con los mejores deseos…

3 comentarios:

  1. Huber querido, te tiro unas frases más:
    - "Te quiero como a un hermano": no te toco ni con un palo
    - "Ya es una señorita": ya tiene período
    - "Sos nuestro empleado más responsable": el más boludo de todos y por eso laburás de más
    - "me vas a cuidar?": te voy a romper las pelotas las 24 horas del día
    Tengo muchas más pero tengo que rajarme.
    (Te odio)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por ser como sos...
    Aunque te escudes en el anonimato, tu eterno odio te delata.
    Saludos a la Madre Naturaleza!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno! Tengo dos para sumar:
    -"Cualquier cosita, doy una vueltita y vuelvo": Frase típica de una mina en un negocio de ropa. En realidad, la pilcha no le gusto una merda y no piensa volver hasta la prox. temporada.

    -"Estuviste increíble": aplicable para quedar bien en muchas situaciones sin mentir demasiado. Si te dicen esto, desconfia. Lo más probable es que te hayan querido decir: "estuviste increiblemente como el tujes, pero no da ni para que te lo diga".

    ResponderEliminar