martes, 29 de septiembre de 2009

Apilando basura


El hombre es medio urraca. Y en eso yo soy muy hombre.

Conste que no lo digo como una autocrítica sino como una reivindicación de la memoria asociada a objetos.

Cuántas veces escuchamos un reclamo que dice más o menos así: “Por qué no tirás de una vez esa remera vieja, descolorida y agujereada?”. Y lo peor es que te lo dicen así, sin anestesia y sin sopesar los alcances de semejante afrenta. (el lector puede cambiar las palabras “remera vieja…” por otras que describan el elemento a punto de ser relegado al olvido por el tornado barredor de recuerdos).

Es que las mujeres tienen como una fijación acerca de las fechas de vencimiento. Incluso con esos elementos que no tienen vencimiento, pero que tantos buenos recuerdos nos trae de recitales/viajes/campamentos/etc. Claro que muchos datan de la década del 70 y 80.

Yo, aprovechando esta oportunidad que le blog me brinda, quiero hacer la lista de esas cosas que espero nunca tener que tirar. Digamos que es una especie de Habeas Corpus de mis recuerdos previo a que sean incluidos en la lista negra que bajo el disfraz de “hagamos lugar en el placard” sólo intentan despojarnos de esos elementos que hacen a nuestra identidad.

Con ustedes mi lista:

  • Un programa de cuando actué en 3er. grado haciendo de vendedor de velas.
  • La entrada al recital de Queen del ´81, que aunque totalmente descolorida e ilegible, para nosotros está clarísima.
  • Una Patoruzito del ´78. Por el recuerdo del año del mundial, vio?
  • Varias revistas Humor y SexHumor.
  • El cuaderno de 5to. Grado donde por única vez hice un dibujo que mereció un “Muy Bien!” (asi, con signo de admiración) en lugar del usual “Debes ser más prolijo y aplicado”.
  • 3 ceniceros de clases de cerámica que fueron lo único que se parecía a lo que la profesora quería que haga.
  • Una remera del recital de UB40 del ´94, originalmente con fondo negro hoy sin color y casi sin fondo… de más está decir que no me entra ni en un brazo. Tanto encogió?
  • Varias camisas con estampados y/o cuellos anacrónicos que, milagrosamente, también encogieron mucho.
  • Un video (VHS) del recital de primavera del ´84 en el Parque Sarmiento, grabado de la tele con presentación de Badía. Ya ni se escucha pero, que recuerdos!!
  • 4 programas de distintos presentaciones de la época en que bailaba (al primero que se ría lo expulso del blog…). Por suerte, sin fotos.
  • Fotos 9x13, bastante descoloridas de diversos campamentos entre mis 13 y 17 años.
  • 10 caramelos ½ hora de la misma época.
  • Resúmenes de Sociedad y Estado, Ciclo Básico de 1985 (si, fui de los inaugurales de tan brillante idea).
  • Varias fotos mías con barba y pelo largo (en realidad era más alto que largo)
  • Una caja registradora National de más de 100 años, que “no hace juego con el resto de los muebles”.
  • 2 banderas de los Cowboys (football americano) que claramente no pegan con la pintura de la habitación y por lo tanto no merecen estar colgadas en la cabecera de la cama.
  • Unos cuantos cassettes grabados a lo largo de varios años, con la cinta bastante estirada e imposibles de escuchar pero que son memoria viviente de años pasados.
  • Varios boletos de bondi (del cortaboletos, no de las maquinolas impersonales).
  • Varias recetas de cosas deliciosas, en papel ya amarillento y nunca utilizadas pero que en cualquier momento las hago.
  • Varios discos, entre ellos algunos impresentables y otros totalmente desconocidos, pero míos.
  • Yo (uno nunca sabe).

Si en algún momento, esta lista total o parcialmente deja de ser parte de mi patrimonio, que se sepa que no fue por propia voluntad, sino que he sido forzado.

Larga vida a esa pila de basura que nosotros llamamos “nuestros recuerdos”. Aunque parezca que por guardarlos, estamos relocos.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Ahora si, me cebé!!!


Cuando armé mi post anterior me inspiré en la cruzada reivindicadora del gobierno argentino. Esa que realiza para exponer y neutralizar al monopolio multimedios que constantemente nos lava la cabeza y nos engaña, como claro agente del imperio, privilegiando sus espurios intereses en desmedro del crecimiento de la Argentina y su pueblo (tomá! Te lo dije).

En ese momento limité mi denuncia a uno de los monopolios que sin miramientos tratan de manipular nuestras expresiones más particulares e íntimas (ver aquí).

Haciendo un análisis más profundo, descubro que no es el único. Nos rodéan, nos acorralan y quieren lucrar con nuestra honesta inocencia.

No puedo, por mi naturaleza, ceder ante sus embates. En honor a la verdad, en defensa de los derechos inalienables de los ciudadanos honestos y para cumplir con el deber que a cada uno de nosotros compete, decidí ampliar mis denuncias para que todos sepamos quiénes son y qué pretenden:

  • La Chiqui Legrand: no nos dejemos engañar. Acaso es la única? Hay otras personas que almuerzan. De hecho, yo lo hago varias veces por semana. Incluso he puteado durante los almuerzos. Sra. Legrand, abandone sus prácticas monopólicas. Usted no es la única almorzadora de este país, si bien gracias a otros, no todos almuerzan todos los días…
  • Telemarketers: qué se creen? Que son los únicos que pueden tratarte como el culo y que vos te la tengas que bancar? Momentito! Los que te venden el boleto del subte hace añares que vienen haciendo lo mismo y ni que hablar de los bancarios. A cara de culo y trato jodido, el subte y el banco lo hacen por lo menos de manera más personalizada: te miran a la cara! No se escudan detrás de un cobarde teléfono. Podríamos decir que es un "honesto trato como el culo". Reivindiquemos el maltrato de esta noble gente que hace años trabaja para joderte la paciencia, mucho antes que lleguen estos representantes del imperio con su anonimato y cobardía vergonzantes. Ah! también podemos sumar a los/as cajeros/as del supermercado.
  • Facebook: no cedamos ante este monopolio de la pérdida de tiempo. Usando un envoltorio llamativo y explotando la memoria emotiva de las inocentes víctimas, intenta desterrar al olvido a nuestros eternos compañeros de la pérdida de tiempo y el aburrimiento: el solitario, el tetris y el buscaminas. Sigamos perdiendo el tiempo con ellos y a este monopolio del boludeo online digamos: Basta! Llegado el caso, este blog también cumple con tan excelsa función, o no?
  • INDEC: Acaso no saben que la mentira es una de las prácticas más democráticas e igualadoras? Hacía falta que nos hagan creer que sólo ellos pueden inventar semejantes barbaridades y encima pretender que las creamos? Además echaron por tierra el principio de Goebbels que decía "Miente, miente que algo quedará". Muchachos, como que sigan mintiendo acá no va a quedar nada!

Se que la lista sería larga, pero valga esto como muestra.

Igual lo que mas me molesta, no es que existan estos monopolios. Lo jodido es que no sean míos, míos y sólo míos!!!

O no es eso lo que mueve a todas estas “honestas luchas por la dignidad popular”??

lunes, 21 de septiembre de 2009

No jueguen con nosotros!!


Quiero denunciar un monopolio.

Hace tiempo que lo veo y recién ahora, que la lucha abierta contra el monopolio de los medios se hizo carne en la conciencia popular, es que me atrevo a denunciarlo.

Quienes tenemos memoria recordamos que había en otras épocas muchas posibilidades pero hoy todo quedó, aparentemente, reducido a una sola opción. Por qué? Quién define que nuestra decisión pase por un solo camino?

No podemos dejar que, una vez tras otra, los poderes hegemónicos coarten las decisiones de nuestra vida diaria.

De a poco van eliminando a quienes puedan ser competencia y con el acceso facil a la publicidad y el control de los medios de comunicación, estos Goliath inescrupulosos pisotean a los David que durante años y con perseverante entrega nos han liberado de tantos pesares.

Hagamos que el proyecto de ley llegue al Congreso! Que la resolución salga rápido! Sabemos que tenemos razón y la verdad nos asiste pero por las dudas que lo revise la menor cantidad de gente posible. Yo se que quienes se opongan es porque no les importa el bienestar del Pueblo.

Unanse al pedido que hoy, hará nuestras vidas dignas de ser vividas nuevamente, sin presiones, sin imposiciones llamando a las cosas por su nombre y en libertad:

  • No lo llamen tránsito lento: es constipación.
  • Libertad para las ciruelas, frescas o en compota, los cítricos y cualquier otra solución que las abuelas nos hayan legado.
  • Activia no es el único camino.

No nos monopolicen los intestinos ni su producto!!!

jueves, 17 de septiembre de 2009

Mientras haya motivos…


Se viene un año nuevo: el 5770. Para aquellos que no son de la comunidad judía, quédense tranquilos, no es que me crea un viajero del tiempo. Simplemente se festeja un nuevo año en el calendario judío.

Y por suerte hay motivos para festejar.

Lo importante es precisamente eso: que existan los motivos. Las excusas, siempre se pueden encontrar. Hoy porque es Rosh Hashana, mañana por alguna otra razón.

Generalmente uno tiende a usar estas fechas para hacer un breve recuento de lo que pasó y de cómo piensa encarar lo que viene. Este es el tiempo en el que muchos se proponen metas a realizar que, casualmente, son muy similares a las que se prometieron el año pasado y por motivos siempre muy bien justificados, no cumplieron. Por lo general, el impulso renovador y la voluntad de cambio les duran... un par de días.

Yo, para ser un poco más sincero conmigo, prefiero no prometerme nada. Bastante jodido es después andar reclamándose a uno mismo.

Y para la autoevaluación, nada mejor que hacerlo con una buena dsis de “humor propio”. Créanme que no hay nada mejor que reírse de uno mismo para bajarle los decibeles a cualquier situación. Ojo, no exageren. Hay una clara diferencia entre reírse de uno mismo y reírse como un pelotudo de cualquier cosa que te pase.

En definitiva, les deseo que tengan un buen año, que puedan mirar la vida con humor, que desarrollen el “humor propio” y que, principalmente, tengan siempre motivos para festejar. Eso si: cuando cuando los tengan, aprovechen.

Shaná Tova Umetuká! Que tengan un año bueno y dulce!


martes, 15 de septiembre de 2009

La rebelión de las máquinas


Yo soy una de esas personas que se apasiona por la tecnología y sus novedades sin llegar a la categoría de geek (supongo que sólo por una cuestión de presupuesto).

De ahí que considero como un avance cualquier "chiche tecnológico" que surja y toda mejora en el nivel de autonomía de cuanto aparato este a nuestro servicio. Pero este es el punto central: a nuestro servicio.

A que quiero llegar? Simple: si hay algo que me causaba gracia, luego un poco de hastío y ahora bastante cansancio es la frase "la máquina no me deja...". Y aquí se puede completar la oración con la actividad que más les guste: imprimir, mandar un mail, agregar un archivo, etc.

Por lo general quienes se escudan en esta naturaleza autocrática de las PCs, o cualquier otro elemento tecnológico, son personas a las que un control remoto con mas de 3 botones puede poner en un aprieto. Recuerden el algoritmo básico del manejo de la tecnología: mas de un botón por neurona y la persona colapsa.

Convengamos que no es de buen compañero prohibirle a alguien trabajar tranquilamente. Sobre todo si sos una computadora. Con que derecho le coartan a alguien la libertad de hacer su taréa y desarrollarse en su ambiente de trabajo?

Yo, lo que les recomendaría es que lo hablen. En una de esas, un aparato que tiene la capacidad de "no dejarte" hacer algo, puede llegar a entrar en razones. Como dice la sabiduría popular, hablando se entiende la gente. Aplicará también a los aparatos (ambos)?

No se dejen pisotear por una máquina: charlenlo, explíquenle sus razones, traten de llegar a un acuerdo y sobre todo, cuando lo hagan, avísenme que quiero verlo!!


Sólo espero que mi PC no se sienta ofendida por lo que escribí y que cuando quiera publicarlo "no me deje".


lunes, 14 de septiembre de 2009

Un deporte en serio.


Si, finalmente llegó Septiembre y no es que me agarró un ataque de romanticismo por la primavera.

Simplemente, es que en Septiembre comienza la temporada del football americano. Aunque a muchos les cueste entenderlo, para mi es una pasión y casi diría una adicción.

Para los que todavía no lo siguen, les voy mandando un adelanto de la primer semana. Sepan que el equipo que yo sigo es el de los Dallas Cowboys y, empezar la temporada de esta manera, alimenta la ilusión (aunque por los resultados de los últimos años...).

De todos modos, espero que durante esta temporada mas gente se sume a ver Football Americano. Los fanáticos de este deporte necesitamos mas football, pero para eso necesitamos mas fanáticos.

A sumarse!


viernes, 11 de septiembre de 2009

Liberarnos de la tiranía


Ayúdenme a desentrañar algo que para mi es un misterio.

Tomemos a 2 personajes ficticios: Servilio y Comodio.

Servilio se preocupa de cuidar de Comodio.

Lo alimenta, lo cuida, limpia sus cosas, si lo ve mal lo lleva a que lo atiendan, se preocupa de darle todo lo que Comodio necesite.

Comodio desordenó algo? No hay problema, allí estará Servilio para volver a ordenar. Y no intenta reprenderlo. Comodio nunca tomará en cuenta los reclamos de Servilio.

Comodio se aburre? No desesperen, Servilio se encargará de que pueda jugar, pasear o recibir algún juguete nuevo que calme su aburrimiento.

Comodio rompió algo? No se preocupen, Servilio lo va a arreglar o reponer y, a lo sumo, se podrá enojar un poco sin hacer este enojo demasiado visible. No sea cosa que Comodio malinterprete sus acciones.

Comodio, si necesita un baño o una mejora en su aspecto físico, contará con el servicio incondicional de Servilio.

Hay más ejemplos de esta extraña relación pero con esto me alcanza para plantear mi duda: por lo que vimos queda claro que Servilio está al servicio de Comodio, no? También está claro que, quién manda, a quién se lo trata a cuerpo de rey y quien tiene todas las prerrogativas del dueño de casa es Comodio, verdad?

Entonces por qué, si yo soy quién actúa como Servilio y mi perro es Comodio dicen que el hombre es el amo y el perro su mascota?

No sé cómo será en su casa. En la mía, el amo es el perro. Llegué a pensar que, a través de los tiempos, los perros nos han hecho creer que nosotros mandamos, sólo para que no nos demos cuenta quién lleva realmente las riendas en esta relación. Incluso llegó a convencer a mi mujer que cagar en el living es menos grave que dejar una toalla tirada. O por lo menos eso es lo que aparenta, de acuerdo a las reacciones de ella ante ambos hechos.

Pongámosle fin a esta tiranía canina: a partir de mañana, hasta que el perro no me traiga el desayuno a la cama, me lleve al médico si me siento mal, ordene lo que queda tirado y limpie la casa, yo no muevo un dedo.


lunes, 7 de septiembre de 2009

Deportes en la oficina


Volviendo a mi serie de posts acerca de la vida oficinesca, esta vez me permito realizar un análisis de los distintos deportes que se desarrollan en el ambiente laboral.
Quién dijo que en la oficina no se puede hacer deporte? Yo les puedo asegurar que, no sólo se puede, si no que casi todo el mundo lo hace. No será el deporte más activo físicamente pero les aseguro que existe.
Veamos algunos ejemplos:
Basket: un deporte de equipo. Claro que en este caso el equipo rival está dentro de la misma organización. Lo importante es meterle la pelota en el aro a “los otros”. Ventas le ensartó 2 toneladas de telgopor a una librería de barrio? Que se encargue cobranzas de levantar el muerto. Total, si no se lo cobran y la mercadería vuelve, la culpa es siempre del otro (“Nosotros vendimos, son ellos los que no pueden cobrar”). Pero ojo con eso: estos torneos internos son casi siempre de suma cero y al final todos los equipos se van quedando sin jugadores…
Futbol: un clásico. Pasión nacional. Vamos todos! Lo vamo´a reventar! A poner huevo! En resumen son un montón de tipos corriendo, tratando de agarrar la pelota. Cuando parece que la cosa va para un gol, siempre surge el que lo hace solo y se queda, también solo, mirando el arco y sin entender por qué la pelota no entró. El análisis posterior es idéntico al del futbol tradicional: si hubo un gol, es una jugada de equipo y si terminó en un bochorno, la paga el último que la pateó. En general, estos partidos raramente terminan con un marcador llamativo. Corren, corren y corren y, con suerte mandaste un 3 a 1. Lo que es cierto es que, si el DT (o Director o Gerente) no tiene idea de qué quiere conseguir, cómo manejar a sus jugadores, cómo potenciarlos y cómo pararlos en la cancha, no importa cuántas estrellas tenga. Igual van a terminar como un equipo de segunda, con suerte.
Volley: este es precisamente uno de los mas desarrollados. Sobre todo por aquellos que necesitan hacer de cuenta que saben hacer su trabajo. En qué consiste? Simple: cuando le llegue la “pelota” (a la que algunos llamamos tareas a realizar) péguele fuerte y envíela lejos de su campo. Lo mejor es al campo rival pero si no llega, no se preocupe, mándesela a alguien cercano y, si este no puede deshacerse de la pelota, Ud. siempre podrá echarle la culpa por su falta de eficiencia. De todos modos lo importante es que nunca lo agarren con la pelota en la mano. Quienes suelen descollar en este deporte son, por lo general, los arquetipos que describo en el post de “Cómo ser un obsecuente exitoso”. Cabe destacar que, para estas personas, es más fácil ya que tienen al árbitro de su parte y (casi) nunca serán encontrados con la “pelota” en su poder. No se preocupen por ellos. No sirven para otro deporte ni otra “cancha” que no sea la que recién describo.
Tenis: esto aplica al mismo tipo de individuo que juega al Volley de Oficina. La diferencia es que, en este caso, nos encontramos frente a 2 tipos similares que se pelean por mandar la pelota a la otra cancha. Ninguno de los 2 tiene la menor intención de quedarse con la pelota (léase hacer el trabajo que de ellos se espera). Y se pelotean con alma y vida. Uno, con un cierto grado de inocencia, pensaría que es menos problemático hacer el trabajo que estar poniendo tanto esfuerzo en mandarlo al otro lado. Nos falta un pequeño detalle: quien se maneja de esta manera no sabe hacer lo que de él (o ella) se espera y lo que necesita es dejar en evidencia al otro esperando que tampoco lo sepa hacer. A veces estos tipos se encuentran con alguien que no devuelve el golpe. El problema es que la tarea se realiza y el “tenista” sigue perpetuándose en su incompetencia.
Hay más deportes? Seguro! Pero los iremos analizando en próximas entrgas.
Recuerden que cualquier semejanza de lo descripto con la realidad es pura… observación objetiva!!!!

Actualización: Más de la serie laboral!