jueves, 6 de agosto de 2009

Rompamos las cadenas!




Basta de cadenas! 


No es un grito desesperado por la igualdad, la libertad y la fraternidad. Es simplemente una exigencia para que todos aquellos que se vean tentados de mandarme cadenas de mails, simplemente no lo hagan más.


Saben a cuáles me refiero: esas por las que nos van a regalar celulares, notebooks y LCD´s, o aquellas por las que ayudaremos a un niño en Katmandú con urticaria o esos hermosos “ppt” o “pps” extremadamente empalagosos y que hablan muy mal de las capacidades del remitente.

Entiendo que se vean tentados. Pero no me incluyan. Me pone de muy mal humor y para mal humor, la vida real me ofrece un amplio menú para elegir.


El niño con una enfermedad incurable que hace 10 años (o más) está recibiendo 1 centavo por cada mail que se manda, no sólo que ya se debe haber curado sino que vive bajo una palmera en una isla del Caribe (y tanto la isla como la palmera son suyas!).


Las acciones de Microsoft y otras grandes compañías cayeron en picada por la cantidad de PCs, Notebooks, celulares y otros regalos que les han hecho a todos los que se agregaban a una lista de mails. Incluso, este mail empezaba con una especie de frase/disculpa “a lo mejor es mentira pero,…”. Vamos, gente, somos grandes! A esta altura ya deberían saber que los Reyes Magos son Papá y Mamá… uy! Perdón si les rompí la ilusión, pero Uds. con sus mails me rompen también y sin derecho a réplica.


Pero lejos, las que más urticaria me producen son las que vienen con una especie de amenaza incluida del estilo “si no reenviás esta cadena a por lo menos 10 personas…” (el lector puede completar la frase con las peores catástrofes personales que se le ocurran). No me gusta que me amenacen y menos en el anónimo nombre de un esoterismo electrónico que maneja nuestra existencia. Estas últimas, específicamente, trato de contestarlas: le mando las 10 copias requeridas a quien me las hizo llegar.

Seré muchas cosas, pero nunca desagradecido, yo los favores los devuelvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario