martes, 25 de agosto de 2009

Que onda?


Hubo una época donde, al llegar a algún lugar de vacaciones, los atractivos se centraban en las bellezas naturales de la zona. Cataratas, glaciares, sierras, montañas y otros etcéteras eran el motor sobre el cual competían los distintos centros vacacionales para atraer al turista.

Hoy, y créanme que me paso varias veces en distintos lugares, se basan en un aspecto más intangible y claramente indemostrable del lugar: las “energías positivas”.

Les pasó? Cada pueblito de nuestro querido país compite por tener la mayor concentración de rocas de cuarzo que, según los expertos “ondólogos” son las que generan una energía positiva que se traduce en el bienestar que experimentamos al visitar el lugar. Ese lugar y no otro. Porque encima, se hacen competencia y todos se arrogan la exclusividad de estas rocas macanudas. Buena onda las piedritas, no?

No quiero parecer escéptico: soy escéptico, en lo que a “piedras con buena onda” se refiere. Yo entiendo que puedan tener muy buenas intenciones pero a la larga, no les parece raro que nos den energía positiva justo a nosotros?

Y van mas allá: también actúan como una especie de imán para extraterrestres que cada 2x3 aterrizan en nuestro planeta, más específicamente en Córdoba… Hecho que me hace dudar si los extraterrestres vienen por las piedras, para conquistar el planeta, para esclavizar a la raza humana o por el Fernet y la Mona Jimenez. Yo por mi parte tengo mi teoría pero no les quiero arruinar el negocio a los amigos del Uritorco.

Llegado el caso y si tuvieran energía tan poderosa como para modificar nuestra actitud, atraer extraterrestres y alterar el equilibrio energético del área que las rodea, no nos hubieran manipulado ya para que les rindiéramos culto? No estaríamos a esta altura adorando al “Dios Piedra”?

Y espero que en este momento las piedras no estén leyendo el blog. A ver si se les ocurre que quieren sacrificios humanos…

Cualquier cosa, si no vuelvo a postear, ya saben quién (o mejor dicho “qué”) está atrás de eso.

Buena onda, gente! (será por eso que me dicen que tengo cara de piedra?)

martes, 18 de agosto de 2009

Cuenta regresiva… por suerte!!!


Si. Soy un tipo raro y me encanta.

En este caso me voy a referir a un tema central dentro de mi rareza. Un tema que refiere a la locura popular, pasión de multitudes, el "circo" de los pueblos: el deporte!!!

Y a mi me gusta el deporte. Uno en especial: el football. No el aburrido, monótono y repetitivo en el que 22 tipos corren como descosidos durante 90 minutos atrás de una pelota (que encima es redonda!) y en el pico de la euforia… el partido termina 2 a 1!! No jodan, muchachos.

Para muestra, vean esto:


http://www.nfl.com/videos/nfl-game-highlights/09000d5d80adb2ed/NFLTA-Eagles-vs-Cowboys-highlights (Gracias Matias!)

A mi me gusta el football, claro. Pero el football americano.

Yo se que es difícil de entender y que al principio muchos me recomendrán internación neuropsiquiátrica, pero es sólo cuestión de tiempo. Miren un par de partidos, interiorícense de las reglas y después hablamos. Y sobre todo, hablemos despues de que hayan visto un Super Bowl.

Para mi, fue un viaje de ida. Desde que me enganché con la NFL, fue puro fanatismo.

La temporada va de Septiembre a Enero (máximo hasta principios de Febrero) y el resto del año, espero que llegue Septiembre nuevamente.

Claro que el tema tiene sus contras:

  • Si tu equipo gana, es un embole ir solo al obelisco
  • No tenés a quién llamar para enrostrarle el triunfo
  • Ni siquiera con quién comentar un gran jugada
  • Sacarte las ganas de ir la cancha es un poco caro
  • Ni que hablar de armar un “picadito”…

Pero por suerte, uno es fiel a sus ideales y aunque cueste, a esta altura del año, ya me invade el acelere de la temporada que se acerca.

Espero que alguno de ustedes se vea tentado de intentarlo y que al final de esta temporada haya varios fanáticos más de este deporte.

Ah! De paso les comento: yo soy fanático de los Dallas Cowboys y mi corazoncito también está con los Miami Dolphins.

jueves, 6 de agosto de 2009

Rompamos las cadenas!




Basta de cadenas! 


No es un grito desesperado por la igualdad, la libertad y la fraternidad. Es simplemente una exigencia para que todos aquellos que se vean tentados de mandarme cadenas de mails, simplemente no lo hagan más.


Saben a cuáles me refiero: esas por las que nos van a regalar celulares, notebooks y LCD´s, o aquellas por las que ayudaremos a un niño en Katmandú con urticaria o esos hermosos “ppt” o “pps” extremadamente empalagosos y que hablan muy mal de las capacidades del remitente.

Entiendo que se vean tentados. Pero no me incluyan. Me pone de muy mal humor y para mal humor, la vida real me ofrece un amplio menú para elegir.


El niño con una enfermedad incurable que hace 10 años (o más) está recibiendo 1 centavo por cada mail que se manda, no sólo que ya se debe haber curado sino que vive bajo una palmera en una isla del Caribe (y tanto la isla como la palmera son suyas!).


Las acciones de Microsoft y otras grandes compañías cayeron en picada por la cantidad de PCs, Notebooks, celulares y otros regalos que les han hecho a todos los que se agregaban a una lista de mails. Incluso, este mail empezaba con una especie de frase/disculpa “a lo mejor es mentira pero,…”. Vamos, gente, somos grandes! A esta altura ya deberían saber que los Reyes Magos son Papá y Mamá… uy! Perdón si les rompí la ilusión, pero Uds. con sus mails me rompen también y sin derecho a réplica.


Pero lejos, las que más urticaria me producen son las que vienen con una especie de amenaza incluida del estilo “si no reenviás esta cadena a por lo menos 10 personas…” (el lector puede completar la frase con las peores catástrofes personales que se le ocurran). No me gusta que me amenacen y menos en el anónimo nombre de un esoterismo electrónico que maneja nuestra existencia. Estas últimas, específicamente, trato de contestarlas: le mando las 10 copias requeridas a quien me las hizo llegar.

Seré muchas cosas, pero nunca desagradecido, yo los favores los devuelvo.

lunes, 3 de agosto de 2009

Quién peló las semillitas?


Vamos a aclarar algo: las semillitas de girasol vienen con cáscara. Es parte de su personalidad. Sacarlas sin cáscara es como sacar a una persona en pelotas a la calle sin su consentimiento.

Mas allá de los sentimientos de las pobres semillitas, hay una larga tradición de pelar las semillitas dentro de la boca que, además, genera un equilibrio adicional: el esfuerzo extra de pelarlas compensa las calorías de comerlas. (*)

Pero hay un tema que me preocupa más: quién pela las semillitas? Todos sabemos que la forma correcta es meter las semillitas en la boca y con un ligero movimiento de los dientes, se extrae la semilla y se escupe la cascarita. Quiere eso decir que el “pelador de semillas” realiza esta insigne tarea sin disfrutar del placer de ingerirlas? Recuerden que las semillas vienen bien cargaditas de sal, no será que por un lado nos venden las semillitas y por otro venden el servicio como una alternativa no invasiva al colágeno en los labios? Porque es vox pópuli que después de un rato de “semillear” los labios te quedan tipo morcilla hiperdesarrollada.

De todos modos, le tengo un poquito de idea a esas semillitas sin cáscara. Yo prefiero pelarlas por mi cuenta, hacer el esfuerzo y disfrutar del trabajo realizado.

Además, no conozco a esa persona que se amorcilló los labios en bien del prójimo y, para ser sincero, las épocas y las distintas epidemias/pandemias reinantes no dan para ir recibiendo fluidos anónimos de manera tan alegre, no?

Saludos y a pelar semillitas.

He dicho.

(*) No estoy seguro que sea asi pero por lo menos ayuda a vender la idea.