lunes, 15 de junio de 2009

Atrévase a reconocerlo…


Yo se que cuesta. Se también que uno no está genéticamente preparado para eso. Pero a veces, no queda otra y, con todo el dolor del alma hay que decirlo: NO SE!!

Es tanto lo que nos duele cuando nos escuchamos, que preferimos pelar la guitarra y darle al concierto. No importa el tema, siempre tenemos una respuesta para dar, salvo la real, única y verdadera: NO SE!!

Que quede claro que me incluyo perfectamente dentro de este grupo. Soy, yo también, opinólogo profesional.

De todos modos yo les sugiero no abusar de este método. Puede llegar el momento en que todo lo que digan será catalogado dentro de este rótulo. Para muestra valga este ejemplo: mi mujer considera que toda respuesta mayor a 5 palabras es un síntoma claro de “no tengo idea y estoy inventando”. Esta situación me deja en una posición muy desfavorable al momento de intercambiar ideas. Sutil eufemismo.

Hay muchos ámbitos en los que uno guitarrea. En este caso, sé que estoy cometiendo sincericidio, pero vamos a compartir algunos de los mas ususales:

  • Se te quedó el auto. Llamo al auxilio? Noooooo!!!! Abro el capot y miro con cara de entendido. Que espero encontrar? Un cartel luminoso que diga “Aquí está la falla”? Y suponiendo que encuentre realmente ese supuesto cablecito que se soltó, qué hago? Dónde lo enchufo? (sugiero abstenerse en este punto del chiste fácil).
  • Ampliando el punto anterior, otro opinólogo, se acerca y me “orienta”. Con mi misma cara de entendido, dice barbaridades como “Revisaste la correa?” Qué correa? Es un auto, no un perro. O peor aún: “para mi es el árbol de levas” Qué es eso? Además, desde cuándo hay un árbol en mi motor? Las ramas no me perforaran el radiador?? Qué es una leva? Se come? Mejor dejemos el tema.
  • En mi caso personal, el futbol me importa un bledo. Pero, aún asi, todos los lunes y para que no me quiten la nacionalidad argentina, tengo mis opiniones muy bien fundadas acerca de los principales partidos de la fecha. Incluso le discuto a algún que otro experto.
  • Otra situación: hablo con alguien en “automático” (léase: me hablan y yo estoy en mi propia sintonía). Convengamos que esto ocurre generalmente cuando al otro “selerompiolabarraespaciadorayselecayeronlossignosdepuntuación”. De repente, llega la pregunta terrible que libera tu verborragia opinóloga: “Y vos, qué opinás?”. Aclaración: esto nunca sucede en una charla de pareja. Digo, para evitar malas interpretaciones, se entiende?
  • Qué paso con el accidente de Air France? De golpe todos somos expertos en accidentes aéreos. “Es por la velocidad que tenía el vuelo”; “No, no… es por los tubos pitot”; “De ninguna manera!! Fue un atentado, fijate que todos los datos te lo demuestran”. Para qué agregar comentarios, no?

La lista podría ser larga, pero me gustaría leer comentarios de otros “expertos”. Los invito a participar en los comentarios contando sus propias experiencias. Sientanse libres de comenzar el comentario con “Un amigo me dijo…”

No es sólo para que Uds. se descarguen, después de todo, siempre se puede aprender de los colegas…

2 comentarios:

  1. ja ja muy buena su reflexion, esto me recuerda a una pregunta que me hicieron en una reunión familiar cuando estaba en la facultad de medicina. Vos estudias medicina? a lo que respondo si!! con seguridad, y me lanzaron la pregunta: Que opinas de la cinta roja?
    Yo no recuerdo que respondi ni siquiera se lo que es la cinta roja pero imagine que si me lo preguntaban se supone que tenia que saberlo, ademas unas cuantas miradas esperaban mi sabia respuesta. Pero yo digo quien fue el mas equivocado yo que no tenia idea y respondi o la que me lanzo la preguntita.
    La verdad creo que es un claro ejemplo en que un honesto no se, hubiera sido mejor.
    Gracias por recordad que la sinceridad supera a la ficccion.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. También me recuerda a lo que un amigo dio en llamar "La teoría del convencimiento". A saber: no importa lo que digas, siempre que suene convincente y en un tono mas alto de lo normal, podes convencer a cualquiera de cualquier cosa.
    Saludos

    ResponderEliminar