jueves, 21 de mayo de 2009

Che, para votar, hay que llamar al 2020?


Por fin! Era hora que las elecciones se hagan más entretenidas! Ahora, para elegir, miramos Gran Cuñado y listo. Son más divertidos que los originales y votas por SMS!! En otras palabras: tanta discusión por el voto electrónico y el 2020 solucionó el tema.

Igual, no hay mucha variación en el “elenco”, no? Claro, es que en la época del “que se vayan todos” a lo sumo se consiguió que se vayan algunos y sólo de vacaciones. Por las dudas, aclaro: no soy partidario de sacar a nadie de su cargo antes de terminar su mandato, lo haya votado o no.

Igual, muchachos, pongámonos aunque sea en este tema, un poquito más serios.

A ver si, de tanto tomar decisiones de esta manera, del próximo monólogo que haga me llueve una candidatura…

Yo, por las dudas empiezo a pulir mi monólogo (perdón, mi discurso electoral…).

Ahora que lo pienso, en una de esas, hago un par de buenos remates, a alguien le parece que doy bien en cámara y listo. No se seré bueno en esto de gobernar pero que nos divertiríamos todos, seguro.

Aunque, para ser sincero, todavía no se si tengo pasta para este tema de los cargos. Yo me pierdo cuando hago muchas cosas a la vez y después de un par de años ya no sabría a qué me estoy dedicando. No nos olvidemos que puedo ser diputado que está en campaña para gobernador, con licencia de mi cargo de intendente y a la espera de mi próxima nominación como presidente, siempre y cuando no coincida con mis aspiraciones para ser senador mientras hago una changuita como legislador provincial por Tierra del Fuego. Esto último creo que lo puedo justificar porque una vez fui de paseo y estuve como 4 días.

Por suerte no hay que calentarse mucho en el tema de la plataforma electoral. Para qué meterse en las complicaciones de armar largos discursos, entender y explicar cifras y analizar proyectos o programas? Igual, a la hora de elegir, quien se fija hoy en los contenidos?

Todo pasa por qué candidato/a es más lindo/a, más simpático/a, más sonriente/a (si ya se que “sonrienta” no existe pero… si podemos decir Presidenta…), si es mas denunciante/a (ver aclaración anterior) y sobre todo si tiene más “viveza criolla”, que es un eufemismo por “te afano, me río y los demas me aplauden”.

Lo más fácil es el ejercicio del cargo en sí: se comienza por culpar a “la pesada herencia que hemos recibido”. Con esto zafo por lo menos, la primera mitad del período para el que me elijan. Despues la remato con “la ingobernabilidad generada por la oposición”: excusa que se utiliza con gran éxito en la segunda y última etapa del cargo y sirve, sin dudas, para rajarse a tiempo antes de que las consecuencias de lo hecho o lo que se dejó de hacer, se empiecen a notar.

Como no somos muchos de familia, me puede resultar un poco complicado armar mi gabinete. Voy a tener que incluir a amigos y conocidos. El problema es que la mayoría son más divertidos y fotogénicos que yo. Sólo espero que no me saquen cámara, a ver si termino yo como parte del gabinete de ellos. De ninguna manera! Eso sería inadmisible!!

Es que uno, lo quiera admitir o no, es un poco egocéntrico. Si no, no se subiría a un escenario, verdad? (no, escenario no, quise decir candidatura…!!)

1 comentario:

  1. Leyendo tu parodia no podía evitar pensar en que tu ejercicio de "honestidad brutal" es un poroto al lado del real politik del "estadista" Luis Abelardo Patti, cuyo lema de campaña confiesa sin tapujos: "No tenemos un plan, somos la solución" (ver aquí: http://www.clarin.com/diario/2009/06/04/elpais/p-01932556.htm)

    Me queda boyando si al somos la solución no se olvidaron de ponerle el adjetivo "final"... En realidad no hacía falta, no? Es una sutileza.

    ResponderEliminar