jueves, 24 de diciembre de 2009

Alerta sanitaria por SBP


Con la seriedad que me caracteriza, quiero acercar esta información que, si bien es preocupante, es bueno que se de a conocer para actuar en consecuencia y minimizar sus efectos.
Diversos estudios han determinado que el hombre sufre este síndrome con una periodicidad básica de una vez al mes (y en algunos casos con mayor asiduidad, dependiendo de la cantidad de factores exógenos, causantes de SBP, que lo rodean). 


Hasta hace poco no había sido estudiado con la seriedad y profundidad que merece.


Los síntomas claros y visibles de un hombre en el momento de atravesar el SBP (tal es el nombre de este síndrome) son: ojos inyectados, puños apretados, tensión maxilar, leve hinchazón en las venas del cuello y las sienes, taquipnea, coloración rojiza en el rostro y expresiones verbales que alternan entre el murmullo ininteligible y el exabrupto gutural de características animales.


En lo relacionado al comportamiento, hay un aumento de la irascibilidad, con esporádicos ataques de furia que toman como blanco al perro de la casa, alguna pared o la pata de cualquier mueble que esté a su alcance, con alta probabilidad de chaparrones, desmejorando hacia la tarde o noche…


Si bien no poseo datos estadísticos fehacientes, desde lo empírico se destaca una alta incidencia del SBP, en número creciente, en masculinos heterosexuales a partir de los 18 a 20 años y decayendo a partir de los 60. En este último caso, no dejan de sufrirlo pero la sintomatología se suaviza sensiblemente.


Creo necesario dar a conocer este tema y que se tomen las medidas necesarias para encontrar una cura que calme los síntomas y permita minimizar la exposición a este síndrome.


Antes de terminar quisiera agregar algunos datos que podrían aclarar más aún la situación: el SBP (Síndrome de las Bolas por el Piso) suele ocurrir generalmente cuando el varón en cuestión se ve expuesto a los efectos del tan trillado SPM (*).

Salud!


lunes, 21 de diciembre de 2009

Una propuesta innovadora




Ante todo pido a los lectores que si bien algunos términos les resulten inasequibles en principio, continúen leyendo ya que los conceptos básicos convergen hacia una propuesta puntual en el cierre final del post. Es simplemente un abstract de un trabajo que engloba una postura general acerca de nuestro día a día.
El mundo moderno nos impone una cosmovisión integradora de las realidades individuales y los progresos y procesos microsociales que coadyuvan para el posicionamiento de la aldea global.
La presencia de las redes sociales, la estimulación del networking desde los niveles iniciales y la aceleración de los ciclos de vida de los commodities tecnológicos, propician el desarrollo de técnicas educativas remozadas. El docente actual no puede desentenderse del cambio constante que, de manera alternativa, lo acerca y lo aleja de su posición jerárquica. Lo mismo ocurre con el manager y el entrepreneur que intentan ser exitosos en un mundo hiperpoblado de  start ups (ojo!, no stand ups!). 
Palabras que hasta ayer eran desconocidas, hoy son parte integral de nuestra cotidianeidad. Tal es el caso de los blogs, los posts y microposts que compiten vis a vis con la prensa escrita por la atención nuestra de cada día y lo que denominamos updating constante. La contextualización de nuestras actividades diarias marca nuestro mapeo del WGI (World Global Interaction).
La actitud proactiva genera una seguidilla de sinergias escalables que optimizan la potencialidad de las plataformas P2P. El podcasting dejó de ser simplemente un concepto vacío y elitista para ser un daily tool a la mano de los players sociales. Los nuevos conceptos del Nanomarketing y la esquizocustomización, que permite variaciones espacio temporales para un mismo target individual (o dicho de otro modo haciendo marketing personal con variaciones aplicadas a múltiples personalidades), dejan sin efecto teorías que hasta ayer mismo eran consideradas inamovibles.
Y es aquí donde el involucrarse puede marcar una diferencia. 
En este punto pueden darse 2 condiciones básicas:


  1. Alguien trata de explicarme qué carajo quise decir con todo esto
  2. Consigo alguien que se interese en publicar este “trabajo”
Si se diera la primera condición, todo queda aca y yo seguiría mi camino silbando bajito, pero si se diera la segunda, hay amplias posibilidades que sea la figura invitada en un próximo congreso y se me considere el “Nuevo Gurú del Management 3.0”.
Que lo parió Mendieta, adonde hemos llegado….

Fotos:


Working Together Teamwork Puzzle Concept by lumaxart

viernes, 18 de diciembre de 2009

Respeto genérico




Hace un par de días leí un artículo de un brillante escritor español, Arturo Perez Reverte, acerca de un problemita surgido en España por una supuesta discriminación de género en una búsqueda laboral.
Al leerlo quedé muy preocupado porque ya no sé cómo hablar para no resultar ofensivo y evitar una denuncia ante el INADI (*).
El tema de género es complejo. Tal parece que hoy el genérico masculino no sólo que no está bien visto sino que resulta extremadamente discriminador (??!!).
Como no quiero quedarme atrás en la marcha de la historia, he decidido comenzar a utilizar el lenguaje de manera acorde a esta nueva realidad y espero que quienes me leen  puedan comprender que, aunque utilice una palabra que aún no existe, lo hago sólo en beneficio de las generaciones por venir.
Comprenderán que escriba en masculino dado mi condición de género y cuando escriba acerca de la génera femenina deberé acondicionar mi escrituro acorde al situación o la situaciona.
Estoy tratando de tomar conciencio de lo que hago para no meter el pato y que no resulte chocante para ningún parte de la ciudadanía o el ciudadanío.
Hay un viejo frase que, acorde a este nuevo realidad, dice “El caridad bien entendido empieza por caso”, asi que intenté sumar a mi esposa a este cruzado, o cruzada en su casa, de reforma/o de la/el lenguaje cotidiana/o. Al principio, perdón… principia , me miró expectanta, con una mirada sorprendida en sus ojas para ver de qué le estaba hablando. No sé dónde estarían sus pensamientas mientras yo exponía mi teorío. Pero al final de mi charlo, hizo una movimienta de resignación, elevó sus hombras y me dio una besa (que yo recibí como beso) y se alejó ahogando una llanta (de llorar, no de auto) y muy preocupada por lo que ella interpreta como un situación emergente de algún psicopatologío extraño. No sé si tratar de convencerla o buscar ayudo, pero igual sé que ella entrará en razonas y modificará su lenguaja acorde a la tiempa que le toca vivir.
Podré comenzar a explicar este situación a mis hijos? Comprendo que les puede resultar chocante al principio, sobre todo si mi mujer y yo comenzamos a hablar de manera/o tan diferente/a, pero eventualmente comprenderán el temo (son 2 varones) y verán que es para evitar un situación embarazoso y a favor del respeto y el convivencio pacífico.
Tengo que definir aún algunos reglos básicos, pero sé que contaré con el apoyo y la apoya de amigoas/as y desconocidos/as, que podrán hacer circular los reglos (perdón, o las reglas, según corresponda o correspondo).
A partir del dío de hoy, todos los mañanos tomaré conciencio de mis palabros. Sé que, de todos maneros probablemente algún palabro fuero de lugar se me escape, razón por el cual pido los disculpos correspondientes de antemano.
Que la Paz y el Pazo sean con ustedes y ustedas.


(*) INADI: en Argentina,  Instituto Nacional Contra La Discriminación la Xenofobia y El Racismo (por qué no se llama INADIXR? No es discriminatorio con la “X” y la “R”?).


lunes, 14 de diciembre de 2009

Desde el jardín



Esta semana mi hijo termina el jardín. Todo un egresadito.
Lo primero que se me cruza es la frase del Nano Serrat: A menudo los hijos se nos parecen, y así nos dan la primera satisfacción… y me di cuenta que la gran satisfacción, mucho mayor que la primera, es cuando empiezan a parecerse a ellos mismos. Cuando vemos que desarrollan su propia personalidad y sus características individuales, esas que los hacen únicos.
Hace ya varios días que ando de lágrima fácil. No es para menos. Las etapas propias emocionan, pero las de los hijos movilizan mucho más.
Qué fácil es, en estos casos, caer en los lugares comunes: "cuándo creció tanto?", "qué grande que está!", "me parece que fue ayer" y tantos otros. Lo cierto es que uno hace una rápida mirada retrospectiva y la verdad, impresiona.
Pero el foco hoy está no en lo que se termina sino en lo que comienza. Se viene “La Primaria”. Así, con mayúsculas que se leen y pronuncian. Es la puerta de entrada a las herramientas para conocer, para aprender y fundamentalmente para “aprender a aprender”.
No serán muchas expectativas? No le pediremos demasiado a la escuela? Sobre todo tomando en cuenta el estado de la educación hoy (ojo!, no confundir con la educación del Estado hoy, que es otro cantar… pero de melodía muy parecida).
Creo que no. No pedimos mucho, siempre y cuando desde casa, lo podamos acompañar, apuntalar y dar la impronta familiar a esa formación que, nos guste o no nos guste, se terminará de forjar de manera personal, propia  e individual en cada uno de nuestros hijos. Y ese será el momento determinante donde tendremos que descartar el “se parece a” o “es igual a” para ver, con orgullo renovado, que por suerte se parece a sí mismo, es igual a él mismo y es nuestro turno de aprender de sus experiencias.
En lo directo, personal y puntual, no puedo estar más orgulloso de mi egresadito. Por su temple, su fuerza, su personalidad, sus ganas de aprender y su capacidad de superación.
Sé que me va a enseñar que estoy equivocado y que, en realidad, puedo estar mucho más orgulloso. 
Pero para ese momento, tengo algunas lágrimas guardadas. Estoy seguro que las voy a necesitar


Foto: Dad, storm is coming by torugatoru

viernes, 11 de diciembre de 2009

Porque sí




Hay veces que no te da para explicaciones complicadas.
De vez en cuando, mal que les pese a los psicoanalistas (y psicoanalizados con carnet habilitante), a uno se le da por hacer algo sólo "porque sí".
Ya empiezo a escuchar las voces que reniegan de esta aparente sinrazón y comenzarán a buscarle la explicación pertinente, aparte de la urticaria que les pueda llegar a generar.
Me gusta esa sensación de rebeldía. A ellos los subleva un poquito, los lleva a elucubrar un sinnúmero de explicaciones para seguir considerando que el mundo está en orden (*).
Se acuerdan cuando, de chicos, nos decían "porque sí no es una respuesta"? Lamento desmentir a quienes nos han criado pero resulta que, no sólo es una respuesta sino que, además, es una muy buena.
Por otra parte, ayuda a mejorar la relación con el resto del mundo. No me creen? Prueben contestar "porque sí" y, ante la misma pregunta, respondan "porque se me canta". Van a ver que en el segundo caso, por razones que desconozco, la gente no suele tomárselo muy bien. 
Así que, enarbolemos las banderas del "porque sí", fundemos el Movimiento Porquesista y demos rienda suelta a  esa capacidad innata que nos permite estar menos atados a "lo que se debe" y/o "lo que corresponde" y más pendientes de nuestras "acciones líricas" (hacer algo porque se nos canta).
Y ahora dejo de escribir... porque sí.


(*)En orden? Por qué debería estar en orden? Hay una sobrevaloración del orden y su importancia. Soy partidario del caos, sobre todo en mi placard.


Foto: wallpaper by Amsterdamize

lunes, 7 de diciembre de 2009

Me suena muy fantasioso.




Hace un tiempo me puse a pensar (a veces pasa...) y caí en la cuenta que la gente de mi generación se había alejado de la lectura de los textos bíblicos. Y no entendía el porqué de esta situación. Entonces decidí comenzar a leerlos… y ahí entendí.


De movida empezamos mal: “el Señor creó el mundo en 6 días…” Vaaaamos! Y no es que el 1er. día llamó a licitación pública, el segundo analizó propuestas, el tercero definió licenciatarios… No!! El tipo agarró y dijo “Hágase la luz” y la luz se hizo, “hágase la tierra” y la tierra se hizo. Muy gracioso! Así lo hago yo… y si me apuras un poco te lo hago en 3 ó 4 días y tenemos fin de semana largo todas las semanas.


Encima te vende como bueno hasta lo que le salió mal: se le cuarteó la pintura de un lote de caballos? No importa! Las llamó “cebras” y las tiró en la mitad de la selva para que nadie se dé cuenta. Otra partida salio deforme en la parte del cuello: las llamó jirafas y... al mismo depósito que las cebras. Hay un montón de ejemplos más, sólo miren a su alrededor.


Como eso no le alcanzaba, agarró un grupo de tipos y les dijo “Ustedes son el Pueblo Elegido”. 


¡¡¡¡¡¡?????!!!!!!! Lo qué?????


Veamos: elegidos para qué? Y, además, quién te lo pidió? Pero el Señor, lejos de mantenerlo en secreto fue y se lo contó a todo el mundo. Digo yo, con todo respeto, estas cosas, no habría que manejarlas con un poco más de discreción? Algo como “Miren, yo los elegí pero no hagamos de esto mucho viento, mantengámoslo entre nosotros para evitar envidias y problemas, les parece?” Pero no, el Señor decidió bocinarlo a los 4 vientos (encima los 4 los hizo El!). Muy Todopoderoso, muy Todopoderoso, pero de dinámica social y manejo de conflictos no entiende un carajo.


Encima nos elige como los primeros monoteístas. En un mundo donde la cantidad de dioses, en promedio, te daba para llenar un álbum de figuritas, nosotros veníamos sonados: 1 sólo, innombrable e invisible. Hasta los católicos entre los Santos, las vírgenes y los apóstoles un álbum te arman, nosotros… nada!


Para tratar de arreglarla mandó un “Desde los confines de la Tierra los reuniré y los llevaré a la Tierra Prometida”. Promesa o amenaza? Y para complicarla más aún, ustedes vieron lo que era la famosa Tierra Prometida? Un terrenito miserable en el culo del mundo, sin servicios básicos y en una zona donde los problemas con los vecinos se arreglan a cohetazos!! Pero esto no es todo: el tan mentado terrenito no tiene hecha la sucesión, debe impuestos desde que el mundo es mundo y a cuanto tipo pasó cerca le hicieron un boleto “trucho” de compra venta.


Y esto es recién el inicio. Imaginen todo lo que hay para exprimir en el resto de la historia…


Aclaraciones varias:

  1. Al decir "nosotros" o "un grupo de tipos", me refiero al Pueblo Judío del cual soy parte (al que lo dude, le doy el teléfono de mi madre para que comprueben que es una auténtica idishe mame).
  2. Este post fue escrito con humor, entiendo que los comentarios tendrán la misma tónica. 
  3. No me cabe duda que el Supremo tiene buen humor. De otro modo no se explica...

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Dicen que la distancia…




Que impactante es el efecto de la distancia en las relaciones interpersonales, no? 
Lo digo en el buen sentido. En la vida de oficina (o en la vida pese a la oficina), hay un punto importante: a diferencia de una relación de pareja, el buen desarrollo de las relaciones interpersonales es  directamente proporcional a la distancia física entre las partes interesadas (o desinteresadas).
Cuando te toca un superior con determinadas características (léase hincha pelotas con jinetas, ver post anterior), la distancia actúa como un bálsamo y hasta como un disparador de actividades y proyectos que, de otro modo, se encuentran dormidos.
Volvamos a nuestro conocido y nunca bien ponderado Dr. I. Asumamos que, por alguna de esas maravillas de la modernidad, decide viajar y ausentarse físicamente de su oficina por unos días. Oh! Qué será de sus subordinados? Podrán soportar un período prolongado sin su guía, su visión, sus directivas…? 
A mi leal saber y entender, calculo que no sólo podrán soportarlo sino que muy probablemente aumente la productividad. Claro que hay que sortear el obstáculo del querido obsecuente Su popularidad porcentual, gracias a si mismo, no llega a las 2 cifras y en momentos como estos se le debería despertar el natural instinto de supervivencia, llamándose  a silencio. O aprender a volar.
Entonces, si bien existen quejas por la cantidad y asiduidad de los viajes que el Dr. I realiza y los gastos asociados, no debemos apresurar conjeturas. Haciendo un simple análisis de costo-beneficio, cada centavo que cuesta mantener  tan insigne personaje lejos de su ámbito de trabajo, es una inversión orientada a mejorar la productividad promedio. Por esa simple teoría de "mucho ayuda quien no estorba", no les parece?. 
A su regreso, el Dr. I se encontrará con una cantidad de tareas de las que rápidamente deberá asumir la autoría, no se cosa que alguien interprete que hay gente útil entre sus subordinados. Pero siempre es preferible esto a la inacción que su presencia genera.
En cuanto a ti, mi querido obsecuente, por un lado no temas su ausencia y pese a que deberás llamarte a silencio durante los viajes, él mismo solicitará tu eternamente fiel reporte de lo ocurrido y podrás descargarte con tu protector  por el trato (o la falta del mismo) que hayas sufrido. Incluso si te alejas por unos días, no temas por tu permanencia. Tus mismos compañeros, al experimentar de cerca al Dr. I, estarán deseosos que vuelvas y te hagas cargo de sus eternas consultas, dudas y cavilaciones en voz alta. Incluso puede ser que esos mismos compañeros cejen en su intento de hacerte volar por la ventana…
Antes de concluir debo dar el crédito y las gracias correspondientes a quién me abrió los ojos acerca de este tema y me instó a escribir sobre el mismo. Vamos a preservar su identidad, pero él no sólo me dio esta idea sino que hace unos cuantos años, me guía y aconseja desde su experiencia sobre “circunstancias organizacionales”, en especial sobre una determinada organización que se las trae…
Como les digo siempre en estos casos, todo parecido con la realidad es simple observación.
Alguien se atreve a ponerle nombre real a los personajes? 
Yo, por ahora, no…


Foto: time-life_03, by smallritual

Una simple opinión musical


        
El lunes pasado disfruté de un recital fuera de serie. Idan Raichel´s Project se presentó en Buenos Aires en La Trastienda y, quienes estuvimos ahí, salimos con la famosa sensación de quedarse con ganas de que el recital dure más. Si el show hubiera durado el doble, también nos habría pasado lo mismo.


Desde la variedad de instrumentos, a la variedad de orígenes de los integrantes de la banda, pasando por una riqueza musical muy difícil de encontrar, se vivió un recital de altísimo nivel


Les dejo una muestra de uno de los temas que presentaron



Mi recomendación es que no dejen de escuchar todo el material que tiene este grupo. Un dignos representantes de la World Music.
Como yapa, un par de videos más. Que los disfruten!!












viernes, 27 de noviembre de 2009

Escondidos detrás de las palabras.



No es novedad que el lenguaje  nos ayuda a esconder en una pila de palabras de sonido agradable, una gran cantidad de actos o cosas de las que preferiríamos no hablar.
Y ejemplos no nos faltan: desde el cuasi inocente y hasta gracioso “tránsito lento”, utilizado para enmascarar una tremebunda constipación, hasta el moralmente obsceno ha sido una falla administrativa por el ejercicio indiscriminado de actos de corrupción. Claro que la gama es amplia y  dentro de ella,  cantidades de estas pequeñas trampas idiomáticas nos ayudan a sentirnos mejor con nuestras acciones diarias o nos permiten disfrazar, con absoluta pátina de justicia, ciertas posturas… bueh, que si las describo debería apelar a otro eufemismo para que no se me ofendan, vio?
Vamos a algunos ejemplos con su pertinente traducción.
  • Naturaleza sedentaria: cultor consuetudinario de la fiaca, ni en pedo te corro una cuadra. Como deporte prefiero “extracción de pelusa umbilical” a nivel olímpico.
  • Sentirse hinchado: me sacudí solito una parrillada completa, con un totin medio pelusa y 2 porciones de fritas. No me quedó espacio ni para respirar y ahora le voy  dar rienda suelta a mi “naturaleza sedentaria”.
  • Tomarse un tiempo: otra forma de decirle “no me jodas por un tiempo…” o "no te toco ni con una rama de bambú.
  • Proceso creativo: no se me ocurre absolutamente nada. Tengo la cabeza en blanco.
  • Audiencia selecta: rating medido en números negativos.
  • Privilegio el arte por sobre la masividad: no me escucha/lee/mira ni el loro. En el momento que pueda pegar un éxito mando los “principios artísticos” al carajo.
  • Simpática: bagayo.
  • Bellezo exótica: bagayo difícil de describir.
  • Interesante: tiene el sex appeal de la Enciclopedia Británica.
  • No tenés código: yo tampoco pero vos me cagaste primero.
  • Con los mejores deseos: no tengo ni tiempo ni ganas de ponerme a pensar en un deseo personalizado para vos.
  • La pesada herencia recibida: Si todos los anteriores se afanaron hasta el agua de los floreros, no pienso mover un dedo para solucionarlo. Yo me metí en esto para sacar mi propia tajada, no voy a ser tan boludo de ser el “primer honesto”!!!
  • Sensación de inseguridad: mientras a mi no me toque, no pienso hacer nada. Igual yo tengo custodia. Este tema, también, es parte de “la pesada herencia recibida”.
  • Dicen que soy aburrido: parece que aún no se dieron cuenta que además soy un inútil.
  • Estamos condenados al éxito: no importa cuánto meta la mano en la lata, este país se la banca bien y pasado un tiempo, ni se van a acordar.
  • Síganme, que no los voy a defraudar: con la cara de garca que tengo, si sospechan que los voy a cagar estén seguros que no los voy a defraudar…

Y hay muchos más. Pero les dejo a ustedes la opción de completar la lista: es que me siento un poco hinchado y, como soy de naturaleza sedentaria, quiero darle espacio a mi proceso creativo e invitarlos a ustedes, mi selecta audiencia, a que colaboren en el armado de la lista.

Con los mejores deseos…

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Volvió una noche




Y no fue un tango. Volvió y nos reencontró con todos esos amigos que nos acompañan desde que el nos los presentó: Pedro Navaja (su alter ego?), Adan García, Ligia Elena, el padre Antonio, el monaguillo Andres , Pablo Pueblo y tantos otros. Pero lo principal fue que él, Ruben Blades, volvió a un escenario en Buenos Aires y los que estuvimos allí, volvimos a emocionarnos con sus canciones, sus narraciones y su histrionismo.
El recital fue como si el público participara de un reality show, donde el presentador, nos iba trayendo, de sorpresa y sin tiempo de reponerse entre uno y otro, viejos amigos que disparaban memorias y recuerdos de años transitados al son de sus historias. Porque cada canción es una historia, cada tema concentra (y merece ser) un libro que pinta realidades cotidianas, de las buenas y de las otras. Y cada personaje, a fuerza de cantarlos, es un amigo al que conocemos de años.
Todavía recuerdo su recital anterior en esta sureña capital, hace ya varios años: un teatro lleno y Ruben cantando esa musical, pegadiza y contundente denuncia contra la discriminación que es Ligia Elena a capella mientras todos manteníamos un silencio admirado. Silencio que duró sólo hasta el final de la canción, porque en ese momento estalló una ovación que resuena en mis oídos hasta hoy.
Pero lo más importante de este reencuentro fue el rescate  de temas que siguen vigentes y, lamentablemente, sin solución, expuestos de la manera directa y contundente que tiene Blades. Al escuchar “Desapariciones”, sentí que volvió a darle el lugar y la relevancia que tiene la memoria de los desaparecidos de todo el continente. Memoria tantas veces bastardeada por el uso y abuso de quienes deberían preservarla y terminan manchándola. O cuando habla de Pueblo, así con mayúscula, y se entiende un pueblo inclusivo, sin desgarros de rencor ni revanchismos, sin enarbolar banderas de demagogia panfletaria y demostrando, en lo personal, que existe una nueva política que puede cambiar las cosas... y encima para mejor!!
Puede un cantante sonar tanto mejor en vivo que grabado? Puede. Con una banda como es Seis del Solar, que no descuida ningún detalle, que se luce en cada interpretación y que da el marco perfecto para que otra vez el recuerdo de un recital con ellos perdure por mucho tiempo.
Pero no te confíes Ruben, el recuerdo perdura pero ya pasaron unos años y nos pusimos más quisquillosos: no creo que tengamos paciencia para esperar otra vez tanto tiempo. Volvé pronto.


martes, 17 de noviembre de 2009

Es culpa del público




Siempre que la cosa no funcionó, que un monólogo no gustó o que simplemente, sólo cosechamos unas sonrisas de compromiso, la culpa es del público. Rara vez se escucha una sincera autocrítica.
Nos cuesta, seamos realistas, aceptar una falla propia y es mucho mejor definir que la pelota quedó del campo contrario. Después de todo, el público es ese gran imponderable que esta fuera de nuestro control. Salvo que nos vaya bien, en cuyo caso nos arrogamos la  absoluta responsabilidad.
Por lo general las razones de esta falta de éxito (fracaso, jamás!) se adjudican a:

  1. El público estaba frío: claro, se olvidaron de encender la calefacción y esto llevó a que no respondan con la efusividad que el público hubiera deseado. Internamente se estaban desternillando de risa. Lástima que no lo pudieron expresar. Una simple cuestión climática.
  2. El presentador no los preparó bien: cómo se le ocurre? No era su función avisarles que deberían reírse si o si del material que vendría a continuación? Seguro que es pura envidia porque sabe que su monólogo no es tan bueno como el mío… que ambiente jodido, el de los comediantes.
  3. Era un público muy chato, muy superficial: y mi material era una tragedia griega con claros visos psicoanalíticos y profundas referencias a la literatura francesa del renacentismo? Si Platón la pegó con los Diálogos, por ué yo no la puedo pegar con los monólogos? Un poco de humildad, gente!!
  4. No se conectaron con el material: les habrá resultado difícil encontrar el enchufe. O la gracia …

Seamos sinceros: a veces (no se asusten, sólo digo “a veces”) es uno mismo el que no se conectó, el que estaba frío, el que no vino bien preparado y que no supo armar un material acorde al público que iba a tener. Y está bien que de vez en cuando eso nos pase. Es un golpe de realidad que, si lo sabemos capitalizar, podremos tener mejores presentaciones a futuro.
Y si no, seguiremos utilizando nuestra imaginación para elegir nuevas y diferentes excusas que hagan recaer la culpa sobre el público que es, en definitiva, el principal responsable de nuestras apariciones sobre un escenario. Ellos y nuestro no reconocido, jamás asumido y nunca bien ponderado egocentrismo…


viernes, 13 de noviembre de 2009

Abolición de la vergüenza.




La mayoría de nosotros no somos, en nuestra vida personal, muy vergonzosos. Pero existe la vergüenza socialmente inducida. Hay un punto esencial de este tipo de vergüenza que, a mi leal saber y entender debería ser parte del pasado.
No me refiero a perder las mínimas nociones de la vida en sociedad. Hablo de un punto específico: quién se sirve el último resabio de comida?
Llega un punto en cualquier reunión donde la comida sea protagonista, que queda lo que podríamos llamar “el refugio del guerrero”: la última empanada, la última milanesa, el último choricito  e  incluso el último pedazo de torta. Y aquí sobreviene la debacle: todos quieren hacerse de ese trofeo y nadie se permite comerlo. Pero todos miran…
Nadie tiene el coraje (la honestidad) suficiente para dar el primer paso y comer ese último reducto de la dignidad gastronómica.
A lo más que llegan algunos es a decir, mientras cortan a la mitad el trofeo en cuestión, “alguien comparte?” y siempre surge algún alma caritativa. Si, llegado el caso, alguien osara apropiarse del tesoro completo sin compartir, las miradas reprobatorias se multiplicarían y aunque a priori uno piensa que dicen “no te da vergüenza comer tanto?” la verdadera traducción es: “por qué te lo comés vos y no yo?”.
Boguemos, entonces, por la abolición de esta vergüenza inducida a fuerza de abalanzarnos sobre ese último espécimen comestible con una ostensible sonrisa de triunfo y, ante la primer crítica o mirada reprobatoria, expliquemos claramente que no lo hacemos movidos por la gula y el egoísmo, sino por un sano afán educativo: aprendan que si lo quieren lo comen y si no, se lo come otro.
Ahora si me disculpan, tengo que darles una charla educativa a mis hijos que miran con ojos de quiero y no puedo a la última facturita que queda en el plato. Menos mal que uno es un padre dedicado y comprometido con la educación de sus hijos, que si no…

viernes, 6 de noviembre de 2009

Aplicaciones prácticas




Empecemos por presentar, para los que no los conocen, los Premios Ig-Nobel. Son unos premios que conocí gracias al blog de un amigo (Riesgo y Recompensa, de Santiago Bilinkis). 
Es muy interesante: son premios que se otorgan a investigaciones que a primera vista (y algunas, a varias vistas posteriores también) parecen ridículas pero que, contando con la aplicación práctica correspondiente, pasarían de meras estupideces teóricas a genialidades del mundo real.
Tomando datos del blog mencionado (gracias Santiago!), les enumero algunos de los ganadores del premio en el 2009 y a continuación, mi humilde sugerencia para hacer que estas investigaciones redunden en claros beneficios para la vida diaria:




1.     Ignobel de la Paz: para un grupo de científicos suizos que determinaron experimentalmente si hace más daño pegarle en la cabeza a alguien con una botella de cerveza llena o vacía. Adicionalmente determinaron si es posible o no romper el cráneo de alguien de esta manera (aclaración: la vacía es mas firme, el gas de la botella llena hace que explote más rápido).
2.     Ignobel de Salud Pública: para una mujer que inventó un corpiño que, en una situación de emergencia, puede desmontarse y usarse como dos máscaras protectoras, tipo barbijo.
3.     Ignobel de Química: para un grupo de investigadores mexicanos que lograron producir diamantes a partir de una sustancia líquida… más precisamente, tequila! (yo creo que lo sorprendente no es lo que descubrieron sino que voluntariamente utilizado el tequila para la investigación y no para tomar).
4.     Ignobel de Veterinaria: para un grupo de británicos que demostró que producen más leche las vacas a las que se les pone nombre que aquellas que no lo tienen.
5.     Ignobel de Literatura: para la policía de tránsito de Irlanda, que realizaron más de 50 infracciones a un supuesto conductor polaco llamado Prawo Jazdy. “Prawo Jazdy” en polaco significa “Licencia de conducir”.
6.     Ignobel de Física: tres norteamericanos demostraron analíticamente por qué la espalda de las mujeres embarazadas no se dobla al medio con el peso del bebé ni tampoco pierden el equilibrio.
Ignobel de Biología: para científicos japoneses que demostraron que la cantidad de desechos producidos en la cocina de una casa pueden reducirse en 90% usando unas bacterias presentes en la caca de los pandas gigantes.



Y ahora, la aplicación práctica! 
Pensemos en una cita bien planificada:
  1.  Antes de salir, le manda de regaloa la Srta. elegida, el corpiño sanitario y le pide que lo use en la salida.
  2.  Al preparar su casa para la eventual visita de la dama y como probablemene no tuvo tiempo de limpiar la cocina, deje un panda gigante con suficiente comida (yo ya tengo mi pequeña plantación de bambú en el lavadero) y un par de frasquitos de Activia. Nada peor que arruinar todo por el tránsito lento (hermoso eufemismo!) del panda. De este modo, al llegar con ella, el 90% de los desechos ya no estarán. Antes de presentar reparos a este punto, le aclaro que si no está de acuerdo siempre puede limpiar solo, sin la ayuda de los pandas… OK, veo que nos entendemos.
  3. Van a un bar y Ud. pide una/s cerveza/s y una botella de tequila, aclarando que, por el momento, esta última bebida deberá permanecer cerrada.
  4.  Al rato empiece a balbucear incoherencias en algo que parezca polaco (utilice muchas consonantes fuertes y lleve al mínimo el uso de vocales), diciéndole que son poemas de amor licenciosos del conocido poeta conductista polaco Prawo Jazdy.
  5. Para la altura de haber terminado un par de cervezas intente besarla , si empieza con que hace poco que se conocen y el tema de la gripe A, dígale que se saque el corpiño y que, aunque sea, empiecen con los barbijos hasta que haya confianza o un pedo (borrachera) importante que amerite la quita de los barbijos.
  6. Es probable que lo mire raro. Aquí le puede explicar que no hay problema y que, de acuerdo con estos nobles físicos, si con un bebe la espalda no se dobla, menos con el peso de sus tetas que aunque exuberantes y llamativas (es importante el “cumplido”), no llegan al peso de un bebe…
  7. Si la cosa no pinta bien, tenga a mano las instrucciones de los mexicanos, y con rapidez, fabríquele un par de diamantes con el tequila y regáleselos  mientras tararea la melodía de “Diamonds are a girl´s best friend” a modo de mensaje subliminal. Por un lado para que sienta la tentación y por otro para que no le venga con lo de “si somos amigos! No arruinemos esta linda amistad”.
  8. A esta altura se presentan 2 opciones:
a.    Si acepta y se dirigen a una  noche de sexo salvaje: cuéntele el tema de las vaquitas y convénzala que, si funciona con las vacas cuánto mejor será su performance si ella decide ponerle nombre a su miembro y hablarle con cariño.
b.    Si ella no acepta: pártale la/s botella/s de cerveza y llévesela a la rastra. Si después de tanto esfuerzo romántico no aceptó un buen encuentro cuerpo a cuerpo, se lo merece!


Sea cual sea el final de la cita, lleve con Ud. el corpiño. Con la baranda que deben haber dejado los pandas, mejor tener un barbijo a mano...